Rapinoe, sobre Naeher: "Nos dio una gran confianza a las lanzadoras"

31 jul. 2021
  • Naeherse erigió en la heroína del encuentro de cuartos de final contra Países Bajos

  • Rapinoe, relajada en la tanda de penales y también después del choque

  • "¿Qué podía pasar?"

La pregunta era tan inevitable como justificada: “¿Ha sido el mejor partido de su carrera?”, quiso saber un periodista dirigiéndose a Alyssa Naeher. Poco antes de que se cumpliera el tiempo reglamentario, y con 2-2 en el marcador, la arquera estadounidensele detuvo un penal a Lieke Martens. Alrededor de media hora después, su figura se engrandeció aún más y desbarató los lanzamientos desde los once metros de Aniek Nouwen y Vivianne Miedema.

Pese a todo, la respuesta de la portera fue muy sencilla: “Eso tendrán que decidirlo otros”, se limitó a contestarla gran protagonista con una tímida sonrisa. Todo el mundo estaba avisado: “La verdad es que no habla mucho”, había dicho poco antes Megan Rapinoe, autora del gol decisivo en la tanda de penales. A continuación, se deshizo en elogios hacia su compañera.

"Lleva todo el torneo siendo importantísima para nosotras. Ya había hecho algunas paradas increíbles en partidos anteriores", señaló la californiana. "Parar el penal en el tiempo reglamentario fue impresionante. Y que después detuviera otros dos en la tanda nos quitó mucha presión a las lanzadoras. Nos dio una gran confianza".

Desde luego, la decisión con la que Rapinoe convirtió el lanzamiento que significó el 4-2 definitivo impidió que se notara la presión. ¿Fue gracias al buen hacer de Naeher en los penales previos? "Yo siempre intento mantener la calma, y me digo a mí misma: ‘A ver, ¿qué es lo peor que te podría pasar? Sí, podrías echarlo todo por la borda, perder los Juegos Olímpicos para tu país, pero nada más'". Y volvieron a escucharse las risas.

YOKOHAMA, JAPAN - JULY 30: Emily Sonnett #14 of Team United States celebrates with Megan Rapinoe #15 following their team's victory in the penalty shoot out after the Women's Quarter Final match between Netherlands and United States on day seven of the Tokyo 2020 Olympic Games at International Stadium Yokohama on July 30, 2021 in Yokohama, Kanagawa, Japan. (Photo by Alex Grimm - FIFA/FIFA via Getty Images)

Rapinoe, de 36 años, saltó al campo cerca del minuto 60 de partido y estuvo muy activa en la banda izquierda. “Esa es una de nuestras virtudes, que tenemos un banquillo muy amplio. Es un torneo difícil, con unas condiciones muy duras”. De hecho, el seleccionador estadounidense Vlatko Andonovski introdujo cuatro cambios y sustituyó a sus tres delanteras. "Sabemos que, aunque no estemos en el once titular, vamos a jugar. En la prórroga estuvimos algo mejor que ellas".

Puede que fuera así, pero sin la heroicidad de Naehera nueve minutos del final del partido no habría habido prórroga. "Desde el principio he dicho que mi deseo no es otro que ayudar a mi equipo a ganar la medalla de oro. Estoy orgullosa de haber sido capaz de acercarnos un pasito más a ese objetivo", indicó Naeher, que es la primera vez que participa en unos Juegos Olímpicos como la arquera titular de Estados Unidos.

Pero ¿qué hay que hacer para detener tres penales en un partido? “Intento actuar por instinto, vivir el momento, concentrarme en el balón, respirar profundamente un par de veces y aislarme del entorno. Pero sí que oía los gritos de ánimo de mis compañeras. Eso me dio fuerzas”, añadió la portera, de 33 años.

"Parar el primer intento en una tanda de penales te permite llevar la iniciativa”. El hecho de que la lanzadora fuera precisamente Vivianne Miedema, quien, con diez goles en el torneo —dos de ellos a Naeher en el tiempo reglamentario—, se ha mostrado intratable, reforzó quizá el presentimiento de las futbolistas de la Oranje de que la victoria se les iba a escaparen el imponente estadio de Yokohama.

"Yo tenía mucha confianza en nuestras cinco lanzadoras, por eso quería detener un penal a toda costa. Al final, paré dos", añadió la portera del Chicago Red Stars.“Cuando vi a Megan correr para ejecutar el tiro decisivo, mis sensaciones eran muy buenas. Le había pedido que sentenciara el choque, y así lo hizo".

La última palabra, cómo no, la tuvo Rapinoe: "Sí, la verdad es que pensé: ‘Vamos allá. Con confianza. Esto hay que sentenciarlo’".