Yokoyama, goles de ensueño y objetivos concretos

1 jul. 2020
  • Kumi Yokoyama marcó un golazo de ensueño hace 10 años

  • Después, la japonesa ha estado a la altura de las expectativas

  • Actualmente milita en la NWSL estadounidense

Con sus 16 años y su 1,55 metros de estatura, Kumi Yokoyama apenas era todavía una joven Nadeshiko en aquella semifinal de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2010, cuando regateó a seis jugadoras norcoreanas para marcar uno de los goles más bonitos en la historia del fútbol femenino. Esa preciosidad, que le valió una nominación para el Premio Puskás ese mismo año, fue la partida de nacimiento de una jugadora cuyo talento, desde entonces, no ha parado de crecer.

“¡Ese gol es un milagro! Pero si estoy donde estoy ahora es gracias a él”, explica la delantera nipona a FIFA.com. “Ese gol generó muchas expectativas y bastante presión sobre mis hombros, pero he aprendido mucho de eso. La experiencia adquirida me ha permitido superar los obstáculos que se han interpuesto en mi camino”.

Nadeshi-K.O.

Diez años han pasado desde aquella proeza personal, y la pequeña Nadeshiko ha crecido mucho desde entonces. Sus 43 internacionalidades jalonadas con 17 goles, así como su participación en la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019, resumen por sí solas el largo camino recorrido por la japonesa.

“A mi parecer, todavía no he conseguido nada. Solamente he alcanzado los octavos de final de un Mundial”, matiza. “Actualmente hay lagunas tanto colectivas como individuales en el seno de nuestra selección. Mucho trabajo nos aguarda, y eso, por supuesto, vale también para mí. Nuestras predecesoras pusieron los cimientos… ¡Ahora nos tocaría a nosotras poner nuestro granito de arena!”.

Efectivamente, desde que perdió la final del Mundial de 2015, al País del Sol Naciente le cuesta ser una selección tan triunfadora como lo fue en el decenio anterior. Japón, incluso, ha salido de los 10 primeros puestos de la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola. Y parece muy lejana la época en que las Nadeshiko competían de tú a tú con Estados Unidos, que volvió a derrotarlas en su último enfrentamiento, por 3-1 en la Copa SheBelieves.

“Nuestras predecesoras pusieron el listón alto; ellas escribieron la historia. Y si la reputación del fútbol femenino japonés es hoy la que es, es gracias a ellas. Es algo que hay que tener presente. Y nos corresponde a nosotras estar a la altura de esa reputación”, analiza. “Pero sinceramente, no creo que Japón pueda presumir hoy de poder rivalizar con Estados Unidos”.

El sueño americano

Kumi Yokoyama, de hecho, está mejor colocada que nadie para saberlo. Tras haber brillado en la J-League y haber vivido una experiencia en Europa, en la liga alemana, la delantera nipona puso rumbo a Estados Unidos a principios de año, y actualmente milita en el Washington Spirit.

“Es un sueño que se materializa. Tener la oportunidad de jugar en el país de las campeonas mundiales es algo que no se le da a todo el mundo. Estoy muy agradecida al club por haber concedido esta oportunidad a una jugadora que dista mucho de hablar correctamente el inglés”, señala Yokoyama, que todavía no ha podido disputar ni un solo partido con su club como consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

Sin embargo, ese parón impuesto apenas ha alterado el entusiasmo de la ariete: “Quiero llegar todavía más alto”, subraya. “Mi objetivo es crecer como persona, seguir descubriendo cosas, y acumular experiencia como jugadora en esta liga estadounidense, en la selección de Japón… ¡o en otra parte!

Además, Yokoyama no pone ningún límite a sus ambiciones: “Mi máximo sueño sería jugar en un equipo masculino de una liga extranjera”, concluye con una amplia sonrisa, antes de añadir: “¡Aunque no me importaría contentarme con la liga japonesa!”

El arte de marcar goles asombrosos… ¡y de marcarse metas asombrosas!