Ciudad Anfitriona Candidata:  Baltimore

Los orígenes de esta histórica y vibrante ciudad se remontan a la época anterior a la Guerra de Independencia. Su condición estratégica como el puerto marítimo continental más grande del país generó un crecimiento masivo en los 100 primeros años de la historia estadounidense y durante la revolución industrial. Si bien sigue siendo uno de los puertos más prósperos del mundo, la economía y demografía se han diversificado para incluir entidades gubernamentales (dada su proximidad a la capital de la nación), atención sanitaria y ciencia, finanzas, tecnología, ciberseguridad y educación. Baltimore está rodeada por uno de los núcleos de población más cultos y con unos ingresos medios más altos del país. La ciudad continúa creciendo y prosperando al tiempo que constituye el eslabón central unificador del comercio, cultura, diversidad y transportes a lo largo de la costa este de Estados Unidos. El Fuerte McHenry, que inspiró la letra del himno nacional estadounidense, “La bandera estrellada”, está situado en la boca del puerto interior de Baltimore. Hoy en día, esta zona portuaria ofrece tiendas, exclusivos restaurantes de comida marina y atracciones como la corbeta que se conserva de la época de la Guerra de Secesión, el USS Constellation, o como el Acuario Nacional, donde se exhiben miles de criaturas marinas.