El presidente de la FIFA pide liderazgo, paz y desarrollo en su intervención en el Congreso

  • Gianni Infantino se dirigió a los delegados del 72.º Congreso de la FIFA en Doha 

  • Los temas principales que abordó fueron los conflictos mundiales, la capacidad de la FIFA para unir a través del poder del fútbol y los derechos humanos 

  • Infantino manifestó su intención de presentarse a la reelección en 2023 

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, elogió el poder del fútbol para remediar las divisiones y unir al mundo en su discurso ante el 72.º Congreso de la FIFA, en Doha, con la mirada puesta en la construcción de puentes entre culturas y los cimientos que sustentarán el futuro del deporte rey en el año de la Copa Mundial de la FIFA™, detallando asimismo los medios financieros para lograrlo gracias a la gobernanza reforzada de la FIFA.

Infantino también manifestó su intención de presentarse a la reelección en 2023 para proseguir el trabajo que ha permitido multiplicar por siete los pagos de distribución solidaria a las federaciones miembro desde su llegada al cargo, en 2016.

“Queremos ser inclusivos, democráticos y dar voz a los que nunca son escuchados: a la mayoría silenciosa”, explicó el presidente de la FIFA a los delegados reunidos de forma presencial y virtual de las 211 federaciones miembro de la FIFA, excepto una. “Queremos colaborar con ustedes y queremos seguir desarrollando el fútbol. La FIFA es una organización abierta, transparente y democrática, y siempre estamos ahí para trabajar juntos”. 

Además del proyecto del Futuro del Fútbol y su desarrollo sostenible y global, Infantino hizo un llamamiento a quienes ocupan cargos políticos importantes en el mundo para que instauren la paz a través del diálogo y pongan fin a los conflictos y las guerras, al tiempo que expresó el compromiso de la FIFA para ayudar a superar las barreras culturales.

“Vivimos en un mundo agresivo y polarizado, pero creo firmemente en el poder del fútbol para unir a las personas y romper las barreras culturales —declaró el presidente de la FIFA en relación con los conflictos bélicos actuales—. Nelson Mandela dijo que el deporte tiene el poder de cambiar el planeta. El fútbol es el deporte de todos. Por supuesto, no somos tan ingenuos de creer que el fútbol puede resolver los problemas del mundo. Cuando acabe este terrible conflicto y el resto de conflictos existentes —esperemos que sea pronto— el fútbol puede aportar su granito de arena para retomar relaciones, restablecer la paz y fomentar la comprensión mutua. Seremos los primeros en afrontar esta tarea”.

“Mi petición a todos aquellos con poder, a todos aquellos en cargos políticos importantes: por favor, les ruego que detengan los conflictos y las guerras —añadió—. Por favor, por nuestros niños, por nuestro futuro. Dialoguen, incluso con su peor enemigo. Intenten llegar a acuerdos. El fútbol será el primero en ayudarles a lograr la paz juntos”. 

La aportación de la FIFA al crecimiento global del fútbol se reflejó en el Congreso a través de los estados financieros y los informes, que confirmaron que hay una mayor capacidad para cumplir con la obligación estatutaria de la organización de mejorar el desarrollo del deporte. 

“Me siento orgulloso del trabajo que está haciendo la FIFA y que están haciendo todos ustedes para desarrollar el fútbol —continuó el presidente de la FIFA—. Nuestras finanzas son estupendas y, por supuesto, para poder desarrollarse hace falta tener recursos. Además de no haber sufrido pérdidas durante el periodo de la COVID-19, la FIFA ya ha alcanzado el objetivo de ingresos de 6.400 millones de USD para 2022, lo que significa que llegaremos a unos 7.000 millones [de USD], 600 más de lo previsto”.

“No solo eso, sino que somos capaces de invertir en el fútbol. Y somos capaces de hacerlo porque la gobernanza de la FIFA hoy en día es la correcta. Hace poco lo reconoció el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América, que se incautó de 201 millones de USD de funcionarios corruptos de la FIFA y ahora ha devuelto esos 201 millones a la Fundación FIFA para que los reinvierta en el fútbol, junto con la Concacaf y la CONMEBOL, porque confía en la nueva FIFA. Y el nuevo programa FORWARD de la FIFA —FORWARD 3.0— registrará de nuevo un aumento del 25%. Un aumento del 25% implica que, en comparación con 2016, cuando llegué al cargo de presidente, cada federación recibirá 8 millones de USD en un periodo de cuatro años. Esto significa siete veces más fondos que en 2016”. 

Infantino también se refirió a la próxima fase de debate para llegar a acuerdos y compromisos entre todas las partes interesadas del proyecto global del Futuro del Fútbol y, además de agradecerles su aportación durante el proceso llevado a cabo hasta la fecha en relación con el calendario internacional de partidos, hizo hincapié en la colaboración para respetar y defender la estructura institucional del fútbol y utilizarla para optimizar todos los aspectos del deporte y su alcance social.