Horan vuelve a su segunda casa

5 jun. 2019
  • Horan jugó en el Paris Saint-Germain durante más de tres años

  • Vuelve a su antiguo hogar para la Copa Mundial Femenina

  • Estados Unidos debutará ante Tailandia en Reims

Por Erin Fish, con Estados Unidos 🇺🇸

La mediocampista estadounidense Lindsey Horan regresará pronto a lo que ella llama su "segundo hogar", la preciosa ciudad de París (Francia).

Mientras que muchas jóvenes deportistas de Estados Unidos crecen con el sueño de conseguir una beca universitaria para practicar el deporte que tanto aman, las aspiraciones de Horan eran algo diferentes. Ella quería jugar profesionalmente en Europa, un anhelo que según su entrenador regional en aquella época nunca se haría realidad.

Horan tuvo la opción de jugar al fútbol a nivel universitario. Por aquel entonces tenía un acuerdo verbal con la Universidad de Carolina del Norte, una de las más prestigiosas en la historia del fútbol femenino.

Pero en 2012, justo cuando se disponía a abordar un programa de cuatro años, nuestra protagonista, que entonces tenía 18 años, renunció a la beca y se convirtió en la primera atleta femenina estadounidense en firmar un contrato profesional directamente desde la escuela secundaria. El club que la fichó no era otro que el Paris Saint-Germain.

knqxxzxkas1ly2j6fu0r.jpg

Sin embargo, la volante no es la única integrante de las Barras y Estrellas con raíces en París. En su segundo año en el PSG, se le unió Tobin Heath, a quien la propia Horan consideraba su ídolo. Después de comportarse como toda una fan al principio, la joven y su heroína terminaron por convertirse en buenas amigas.

Estados Unidos se medirá a Chile en la capital gala en su segundo compromiso en Francia 2019, y a la antigua dupla del PSG, que ahora curiosamente ha vuelto a coincidir en el Thorns de Portland de la NWSL, le gustaría disfrutar de algo más de tiempo para visitar algunos de sus lugares preferidos.

"Tobin y yo dijimos que simplemente nos gustaría volver a la ciudad en la que vivimos", declaró Horan. "Teníamos esos pequeños restaurantes mexicanos e hindúes a los que queríamos volver, y ver mi antiguo apartamento estaría muy bien".

Horan no sabía ni una palabra de francés a su llegada a París, pero aprendió algunas palabras y frases básicas durante sus tres años en Francia que cree que sus compañeras deberían conocer.

"'Excusez-moi' y 'Non, je ne parle pas Français’'- No hablo francés", explicó con una sonrisa. "Incluso solo ‘Bonjour’. Intenta hablar un poco de francés. Los franceses lo aprecian realmente".

No obstante, aunque volver a Francia, y a París en particular, seguro que le hará aflorar buenos recuerdos, Horan está totalmente centrada en la tarea que tienen por delante: asegurar que Estados Unidos revalida su corona.

"He estado dándole muchas vueltas [a la Copa Mundial]", apuntó. "Estaría bien volver a París. Es mi segundo hogar. Pero estoy concentrada únicamente en la Copa Mundial y en lo que estamos intentando alcanzar en Francia".