Petkova y Bulgaria vuelven a codearse con los grandes

29 abr. 2021
  • Simona Petkova es mediapunta de la selección búlgara

  • Es una de las pocas futbolistas profesionales de su país

  • Ella y Bulgaria reaparecerán en los clasificatorios de la #WWC

El sorteo preliminar de la UEFA para la Copa Mundial Femenina de la FIFA Australia/Nueva Zelanda 2023™ se celebra este 30 de abril. En él participarán 51 selecciones, entre ellas Bulgaria, 78ª de la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola, que regresa así a la fase previa.

“Es difícil que el sorteo vaya a favorecernos. Todos los partidos van a suponer un verdadero reto. Tenemos que centrarnos en nosotras y no en las adversarias”, advierte Simona Petkova, mediapunta del combinado búlgaro, en declaraciones a FIFA.com.

“Pero estoy encantada con la idea de poder volver a participar en estas eliminatorias, por supuesto. Es la oportunidad perfecta para demostrar nuestro potencial y nuestras cualidades. Va a exigirnos mucho trabajo, pero también nos procurará mucha alegría”, recalca.

Petkova sabe de lo que habla. Nació en 1993, dos meses y medio antes de un partido de leyenda correspondiente a la eliminatoria de la competición preliminar mundialista (de EE UU 1994) Francia-Bulgaria. “Es uno de los grandes momentos de la historia de nuestro fútbol”, señala.

“El doblete de Emil Kostadinov nos dio el pase a Estados Unidos e hizo feliz a todo un país. Fue el apogeo del fútbol búlgaro. Él y Hristo Stoichkov dieron a nuestra gente la oportunidad de vivir momentos de fútbol de pura locura”, prosigue, refiriéndose al cuarto puesto obtenido por sus predecesores en EE UU 1994 unos meses más tarde.

Y Petkova también habla con conocimiento de causa, porque es una de las pocas integrantes de la selección actual que sabe de primera mano la alegría que puede deparar una competición preliminar. Ella y su equipo participaron en la campaña clasificatoria de Canadá 2014. “Mi carrera estaba empezando. Los resultados no acompañaron, pero fue una experiencia muy enriquecedora para una joven como yo”, recuerda.

Ocho años después, está decidida a aprovechar esa experiencia y la adquirida en los clubes europeos por los que ha pasado —el Watford inglés, el Pink Bari y el Empoli italianos y el FC Lugano Femminile suizo— para postularse a un puesto en el Mundial. “¡Tengo fe en nosotras! Siempre hay esperanza”, afirma.

“Estamos ante una gran oportunidad y hay que aprovecharla esforzándonos para poner las máximas probabilidades de nuestra parte. El fútbol femenino búlgaro ha avanzado mucho desde aquella época, y todavía queda mucho margen de progresión. ¡Podemos sorprender!”.

LUGANO, SWITZERLAND, OCT 17: Simona Petkova 17 FC Lugano and Sandy Maendly 8 Servette FCCF during the Axa Women s Super League match between FC Lugano and Servette FC Chnois Cristiano Mazzi / SPP FC Lugano Femminile v Servette FC Chnois F minin PUBLICATIONxNOTxINxBRA

Su trayectoria de superación, en un libro

Y Petkova es también un ejemplo perfecto de ello. Aunque empezó a jugar al fútbol tarde, a los 16 años, el trabajo duro y la perseverancia le permitieron alcanzar el alto nivel. Este año, ya con 27, ha firmado su primer contrato profesional y está desarrollándose plenamente en Suiza, en Lugano. “Me siento muy feliz en mi vida. Suiza es un país magnífico. Soy consciente de la suerte que tengo de poder jugar en el extranjero. Es evidente que es un factor de progreso tanto a nivel personal como futbolístico”, resume.

Pero existe una versión un poco más larga de su historia: Petkova ha plasmado su trayectoria en un libro, Football Journey, publicado en 2020. “Me crie en una familia pobre, sin padre. No tuve una vida precisamente de ensueño, pero creía en mí misma y en la posibilidad de alcanzar mis metas más altas a base de trabajo y convicción”, explica antes de concluir:

“No nacemos para ser perfectos, sino para ser felices, ese es el mensaje que me gustaría transmitir. Para eso, hay que saber lo que se quiere y hacer todo lo posible por conseguirlo. La gente debe tener audacia y valor y, sobre todo, escuchar a su corazón”.