1996: Las Rosas de Acero superan in extremis a Brasil por un puesto en la primera final Olímpica

18 jul 2021
  • China y Brasil se midieron en un duelo épico en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino 1996

  • Las Rosas de Acero se impusieron por 3-2 en la primera semifinal Olímpica de la historia

  • Las legendarias Sun Wen y Fan Yunjie rememoraron el emblemático partido

China y Brasil se enfrentarán este miércoles dentro del Grupo F de Tokio 2020 en el que será su tercer cara a cara en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino. En los dos anteriores, las Rosas de Acero se llevaron el gato al agua en Atlanta 1996, mientras que la Seleção se sacó la espina en Río 2016. Sin embargo, es su primer duelo Olímpico el que ocupa un lugar de excepción en los anales del fútbol femenino.

El 28 de julio de hace 25 años, estas dos contrincantes se midieron en un choque de semifinales que pasó a la historia. Era la primera vez que el fútbol femenino se incluía como deporte Olímpico y este partido puso frente a frente a dos de las selecciones que más rápido estaban progresando en ese momento a nivel mundial. Además, en él tomaron parte algunas de las figuras más rutilantes del fútbol femenino, como Sun Wen, Jugadora del Siglo de la FIFA; una jovencísima Formiga; y la gran estrella Sissi.

En cierto modo, este encuentro tuvo casi todos elementos que convierten a un partido en un clásico: idas y venidas en el marcador, dos tarjetas rojas y un final de infarto. FIFA.com repasa el épico choque.

Antecedentes

China llegó a Atlanta 1996 tras una memorable campaña en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Suecia 1995es victorias ante Suecia (0-2) y Dinamarca (1-5) antes de empatar a 0-0 con la anfitriona, Estados Unidos. Así, como primera de grupo, en la siguiente ronda esperaba Brasil.

La Seleção, por su parte, había empatado a 2-2 con Noruega antes de derrotar a Japón por 2-0. En la última cita del grupo, Sissi dio la réplica al madrugador gol de Pia Wunderlich en el 1-1 con Alemania. Un resultado que les otorgó el pase a semifinales a expensas de las europeas.

Alineaciones China: Guardameta: Gao Hong Defensas: Wang Liping, Fan Yunjie, Xie Huilin y Wen Lirong Mediocampistas: Zhao Lihong, Liu Ailing, Sun Wen y Shi Guihong Delanteras: Shui Qingxia y Sun Qingmei

Brasil: Guardameta: Meg Defensas: Tania, Tafarel y Elane Mediocampistas: Formiga, Sissi, Fanta y Cavalcante Delanteras: Katia Silva, Pretinha y Roseli

1996 Olympic Games, Atlanta, USA, Sanford Stadium, Georgia, Women's Football, Semi Final, China 3 v Brazil 2, Brazil's Sissi battles for the ball with China's Ailing Liu (10) and Lihong Zhao (Photo by Bob Thomas Sports Photography via Getty Images)

El partido RP China 3–2 Brasil Goles: Sun Qingmei 5', Wei Haiying 83' y 90'; Roseli 67' y Pretinha 72'

Tensa pugna Estaba en juego nada menos que una plaza en la primera final Olímpica, por lo que la tensión era palpable. "No era consciente de lo importante que iba a ser este partido para la historia", declaró a FIFA.com la legendaria defensa china Fan Yunjie acerca del memorable encuentro. "Pero echando la vista atrás, fue uno de los pocos partidos en toda mi carrera que me puso nerviosa. Era el primer Torneo Olímpico de Fútbol Femenino y las altas expectativas creadas nos generaron presión".

Dominio chino Se podría decir que fue un duelo entre el trabajo en equipo de China y el talento individual de Brasil. Sun Wen explicó a FIFA.com lo bien preparadas que estaban. "Entrenábamos tres veces al día durante la concentración previa al torneo", rememoró la vicepresidenta de la Federación China de Fútbol. "Me habían operado de la rodilla hacía solo unos meses y terminaba los entrenamientos con las rodillas hinchadas. Pero en retrospectiva, nuestro esfuerzo dio sus frutos".

Así, la fogueada China dominó el encuentro en la primera mitad. Ya desde el minuto cinco se adelantó en el marcador merced al potente cañonazo de Sun Qingmei, que entró por la escuadra derecha. Brasil, por su parte, a punto estuvo de marcar a la contra por medio de Roseli, pero su disparo salió desviado.

Remontada brasileña Ambos conjuntos se quedaron con diez jugadoras en el reñido duelo. La brasileña Tania fue expulsada minutos antes del descanso por acumulación de tarjetas tras cometer falta contra Sun Wen. Y la defensa china Wen Lirong recibió la roja a la hora de juego por zancadillear a Pretinha.

Ante la incapacidad de China de incrementar su renta, Brasil aunó fuerzas para orquestar una espectacular remontada mediada la segunda mitad. La veloz Roseli coló el balón entre las piernas de la arquera Gao Hong y puso las tablas en el luminoso. Y cinco minutos después, Pretinha aprovechó un error defensivo para dar la delantera a las suyas.

De pronto, las tornas habían cambiado del lado de Brasil. "Vi que su dorsal número 8 [Formiga] estaba ya casi lista para celebrar la victoria", afirmó Fan. "Estábamos muy ansiosas y desesperadas por volver a meternos en el partido".

Un revulsivo llamado Wei Aun así, las Rosas de Acero no se dieron por vencidas. Empataron a falta de siete minutos para el final cuando Wei Haiying, que había entrado como suplente en la segunda parte, remató a quemarropa. La dinámica delantera puso la guinda a su campaña con un gol in extremis surgido de una combinación a tres bandas en el área rival.

"Cuando [Wei] marcó el gol de la victoria, le di un abrazo y nos arrodillamos en el césped para celebrarlo", relató Sun Wen. "Me invadió un sentimiento de adoración por ella. No pensamos demasiado en los goles en contra y centramos toda nuestra atención en nuestro juego, intentándolo por todos los medios y creando varias ocasiones claras. Fue nuestro trabajo en equipo lo que nos hizo salir adelante".

¿Sabías que...?

De alguna manera, este partido cimentó el estatus de las dos selecciones entre las grandes potencias del mundo. Un hecho que quedó patente en la siguiente Copa Mundial Femenina de la FIFA, celebrada en Estados Unidos en 1999. Allí, tanto China como Brasil alcanzaron las semifinales. Las sudamericanas cayeron por 2-0 a manos de Estados Unidos. Las asiáticas, entretanto, vencieron con contundencia (0-5) a la vigente campeona, Noruega, para plantarse en la final, donde perdieron ante las locales en los penales. Cabe destacar que Sun Wen y Sissi lideraron la tabla de máximas anotadoras del certamen con siete dianas cada una.