Un joven ataque estadounidense inspirado por Pugh

Aunque Estados Unidos haya ganado tres veces la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA y vuelva a partir entre las favoritas en la presente edición, no hay que olvidar que las norteamericanas cuentan con uno de los ataques más jóvenes en Papúa Nueva Guinea 2016. En su triunfo por 3-1 sobre Nueva Zelanda, la delantera centro era Ashley Sánchez, de 17 años, apoyada por dos jugadoras de 18 años: Emily Fox y la Jugadora Live Your Goals del Partido, Mallory Pugh. De hecho, tan joven es el tridente que las tres seguirán siendo seleccionables en 2018 para la próxima edición de la cita mundialista femenina sub-20.

Cada una posee un grado de experiencia muy diverso. Sánchez capitaneó a Estados Unidos en la reciente Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA. Pugh ya se ha hecho un sitio en la selección absoluta, e incluso vio puerta en el reciente Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Rio 2016. Fox, en cambio, está viviendo sus primeros días de experiencia en un Mundial.

El punto de referencia del ataque –y, de hecho, del equipo– es Pugh. Esta potente y habilidosa delantera, dotada de un disparo demoledor, ya ha conseguido mucho en su todavía incipiente carrera. Debutó con la selección absoluta con sólo 17 años –siendo la jugadora más joven de las Barras y Estrellas en 11 años–, e inmediatamente marcó su primer gol.

Contra Nueva Zelanda, Sánchez y Pugh ya habían visto puerta a los 8 minutos, en un comienzo perfecto de Estados Unidos. Además, las dos fabricaron junto con Fox el que podría haber sido el mejor gol del partido, pero el envío final de Sánchez se estrelló en el poste.

No es de extrañar, por tanto, que las todavía inexpertas compañeras de Pugh estén gozando con la ocasión de poder jugar junto a su famosa capitana. “Me encanta jugar con ella”, confirma Sánchez a FIFA.com. “Es fácil jugar con ella, y creo que somos jugadoras parecidas. Me parece que sus internadas y movimientos son muy buenos. Nos buscamos la una a la otra, y funcionamos bien mutuamente”.

Fox muestra un entusiasmo similar al hablar de la capitana del equipo: “Es increíble verla regatear a todas y enganchar disparos desde todas partes”, subraya a FIFA.com. “Es genial poder admirarla y poder entrenar con ella, y realmente ofrece esa faceta de modelo a imitar”.

Gozando de una nueva experiencia Fox, que todavía va al instituto, está disfrutando cada momento de su experiencia poco común en un Mundial de fútbol. La jugadora del FC Virginia describió al ruidoso público de este jueves, con 2.399 espectadores, como “probablemente” el más numeroso ante el que nunca ha jugado.

“Había mucho público”, explica, “y disfrutamos de veras con que todo el mundo venga a vernos. Es una sensación magnífica tener alrededor a mucha gente viéndote jugar. Intento no dejar que se me suba a la cabeza, y tratarlo como cualquier otro partido de fútbol. Pero desde luego, con los ánimos extra, es una sensación positiva”.

“Es sencillamente genial estar aquí en el campo con algunas jugadoras extraordinarias, y enfrentarte a algunas de las mejores futbolistas del mundo”, añade Fox.

Y la joven jugadora también está disfrutando de su experiencia fuera del campo, donde el caluroso recibimiento que les ha brindado la población papú se ha visto correspondido. “En el autobús, nos encanta saludar con la mano a toda la gente de Papúa Nueva Guinea y decirles hola. Todos nos devuelven el saludo. Es una de esas pequeñas cosas adicionales con las que he disfrutado de veras”, concluye Fox.