Cazorla: "Xavi no es una copia de Guardiola; tiene un estilo diferente"

10 nov. 2020
  • Santi Cazorla formó parte de la generación dorada de España

  • En julio emprendió una nueva aventura al fichar por el Al Sadd catarí

  • Habla de su entrenador, Xavi, y de los preparativos mundialistas de Catar

Santi Cazorla inscribió su nombre con letras de oro en la historia futbolística de España como integrante de una generación que dominó el fútbol mundial varios años, y que hizo ganar a la Roja una Copa Mundial de la FIFA™ y dos Eurocopas.

Cazorla, que ahora tiene 35 años, debutó con la selección absoluta en 2008, y ha demostrado durante su carrera que es un centrocampista con cualidades singulares. Lo apodaron merecidamente como el Mago por sus precisos pases, sus impresionantes regates y sus certeros disparos con ambas piernas.

Pese a sufrir varias lesiones importantes, Cazorla ha gozado de una larga carrera futbolística. Tras la gran impresión causada en su regreso al Villarreal las dos últimas temporadas, llamó la atención del Al Sadd catarí y de su entrenador Xavi, quien lo convenció para marcharse al país que organizará la Copa Mundial de la FIFA™ dentro de dos años.

Cuatro meses después de aterrizar en Doha, FIFA.com habla con el español sobre su traslado a Catar, su etapa con la Roja, sus experiencias con Luis Aragonés y Vicente del Bosque, y su opinión sobre Xavi, la liga catarí y el Al Sadd.

¿Qué puede contarnos sobre su decisión de marcharse a Catar y jugar en el Al Sadd?

Es una experiencia emocionante mudarte con tu familia a un país nuevo. De hecho, hablé con Xavi varias veces sobre Catar y el Al Sadd, y me animó a imitar lo que hizo él recalando en el club. Hizo hincapié en lo fuerte que es la competencia. Al Sadd juega un fútbol muy bueno y siempre aspira a ganar títulos nacionales y continentales. He venido aquí para hacerlo lo mejor posible y ayudar al equipo a ganar títulos. Soy feliz en Catar, y creo que es el mejor sitio para concluir mi carrera.

Ha empezado bien, conquistando un título este año y marcando el primer gol oficial en uno de los estadios del Mundial de Catar. ¿Cómo se siente?

Fue una sensación magnífica marcar en uno de los estadios de Catar 2022. Creo que es algo que recordaré siempre. Ganamos ese partido por goleada, y yo marqué dos tantos y causé una buena impresión dándolo todo por el equipo. Gracias a mis compañeros, he podido adaptarme bien desde el principio. Fue un buen comienzo ganar la Copa de las Estrellas de Catar.

Sin embargo, la suerte no estuvo de su parte en la Liga de Campeones de la AFC 2020…

Nuestro objetivo era llegar a la final, sobre todo porque los partidos se jugaban en Catar. Sin embargo, el haber jugado varios partidos seguidos en tan poco tiempo nos complicó las cosas a todos. Creo que lo hicimos bien en la fase de grupos, y el partido [de octavos] contra el Persépolis estuvo muy reñido. Creamos muchas ocasiones, pero, por desgracia, no las materializamos y acabamos perdiendo por un error de concentración en ese saque de esquina.

Viéndolo con retrospectiva, todavía estamos frustrados por ese resultado, pero nos está impulsando a mejorar. Hemos pasado a la final de la Copa del Emir y vamos líderes en la liga. Tenemos que mantener esta buena racha y volver a intentarlo en la Liga de Campeones en 2021.

Actualmente está jugando a las órdenes de su amigo y ex compañero de selección. ¿Qué puede contarnos sobre él como jugador y como entrenador?

Xavi es un magnífico jugador, y todo el mundo vio lo que hizo con el Barcelona y con España. Es uno de los mejores centrocampistas de la historia, y así lo demostró con sus magníficas actuaciones y los títulos que ganó. Es genial jugar bajo su dirección en Al Sadd. Está haciendo un trabajo magnífico con el club y tiene grandes ambiciones, y creo que todos valoran lo que está haciendo.

¿Cómo ve su futuro en los banquillos, dado que a mucha gente le encantaría verlo entrenando en el Camp Nou, como hizo Guardiola en su momento?

Sin lugar a dudas, Xavi es un magnífico entrenador. Trato con él a diario, y las numerosas dotes de liderazgo que tenía como jugador las tiene ahora como técnico. Está haciendo grandes avances como entrenador, y aporta su propia filosofía. Creo que entrenará al Barcelona algún día, pero esa es su decisión, y él sabrá cuándo es el momento adecuado para dar ese paso.

Aunque se formó en La Masía como Guardiola, eso no significa que sea una copia suya. Xavi posee un estilo diferente como entrenador y muchas ideas tácticas, así que estoy seguro de que será un magnífico entrenador. Tenemos que esperar y ver qué pasa.

ag7fgyoq41wmctfgwpwq.jpg

Recuérdenos cómo fue cuando Luis Aragonés lo convocó por primera vez con la selección de cara a la Eurocopa 2008…

Le debo un montón. Luis le dio mucho al fútbol español y brindó a muchos jugadores la oportunidad de brillar y llegar hasta la cima. Recuerdo cuando recibí esa llamada antes de la Eurocopa 2008. Como jugador joven, fue una sensación magnífica recibir esa grandísima oportunidad.

Además, España ganó el título y usted puso su granito de arena…

Fue increíble. Jugué al lado de Xavi, David Silva, Iniesta y otros. Aprendí mucho de ellos, y ellos me apoyaron durante la concentración y a la hora de preparar los partidos. Recuerdo ese partido complicado en cuartos de final (contra Italia). Yo salí en el segundo tiempo en sustitución de Iniesta, y el partido fue a la tanda de penaltis. Me designaron para ejecutar el segundo lanzamiento. La presión era enorme, pero la motivación que recibí por parte de mis compañeros me ayudó a convertirlo.

¿Qué sintió al jugar en la final y ganar el título?

Una final nunca está ganada hasta el pitido final, especialmente cuando la juegas contra Alemania. Tuvimos que mantener la concentración de principio a fin, e intentamos controlar el juego. Al final lo conseguimos. Podríamos haber metido más goles, pero nos alegramos mucho por ganar un título importante tras 44 años de sequía.

Aunque normalmente resulta más difícil mantenerse en la cima, todo pareció más fácil cuatro años después, en la Eurocopa 2012…

¡Es cierto! Pese a tener varios rivales potentes, ese campeonato resultó mucho más sencillo. Dominamos todos nuestros partidos y, en la final contra Italia, metimos cuatro goles con bastante comodidad. Creo que fuimos muy superiores a todos nuestros rivales.

¿Cree que esa victoria le compensó el haberse perdido el Mundial de 2010?

El Mundial es la competición más prestigiosa que puede disputar un futbolista. Desgraciadamente, por culpa de una lesión, no pude unirme a mis compañeros en su camino al título. Pero por supuesto, me alegré por lo que consiguieron allí. Un año antes quedamos terceros en la Copa Confederaciones, y tal vez eso nos dio el empujón necesario para ganar el Mundial.

Cuatro años más tarde, sí tuvo la oportunidad de jugar en Brasil 2014…

No fue la participación que había esperado… Fue una conmoción para todos caer eliminados en la primera fase. Sin embargo, así es el fútbol. A veces la suerte no está de tu lado cuando lo necesitas. A pesar de todo, me gustaría dar las gracias al seleccionador Vicente del Bosque por darme esa oportunidad. Es un magnífico entrenador que ayudó a la Roja a ganarlo todo durante esa época dorada. Es un hombre que influyó positivamente en muchísimos jugadores.

A falta de dos años para Catar 2022, ¿cómo ve los preparativos en el país anfitrión?

Todos estamos ilusionados aquí. Me he quedado realmente asombrado con los preparativos en Catar. Parecen estar preparados para organizar una de las mejores fases finales de la historia. Ya he jugado en algunos de los futuros estadios mundialistas y son realmente impresionantes, con sus diseños y sus campos. Creo que todos los jugadores y aficionados que vengan vivirán un ambiente fantástico dentro de dos años.

¿Cuál es su opinión sobre la renovada selección española que se está configurando ahora?

Es genial que el equipo se esté construyendo de esta forma. Ahora tenemos un montón de jugadores jóvenes y prometedores que lo están haciendo muy bien dadas las circunstancias actuales. Creo que Luis Enrique va por el buen camino; y deberíamos darles el tiempo que necesitan para desarrollarse y adquirir la experiencia necesaria, de modo que puedan acudir al Mundial listos para volver a competir por el título.