Calvert-Lewin: “Quiero ser el hombre de los goles”

6 nov. 2020
  • Dominic Calvert-Lewin es el máximo goleador ex aequo en esta Premier League

  • Habla de su poderío por alto y su deseo de liderar la delantera de Inglaterra

  • Elogia a James, Richarlison, Rashford y Lewandowski

En apenas unos meses, la reputación de Dominic Calvert-Lewin se ha disparado por los aires de forma proporcional a como se eleva su torso cada vez que James Rodríguez o Lucas Digne envían un balón apuntando a su cabeza.

En lo que va de temporada, el ariete de 23 años ha marcado 11 goles en 9 partidos con el Everton. En un océano de súper depredadores del área como Harry Kane, Mo Salah y Jamie Vardy, colidera actualmente la batalla por la Bota de Oro de la Premier League inglesa. En su reciente debut con la selección de Inglaterra, DCL marcó… con un cabezazo, naturalmente.

Delanteros legendarios de los Tres Leones como Gary Lineker, Alan Shearer y Wayne Rooney lo han puesto por las nubes. Su juego ha sido comparado con el de Didier Drogba; su majestuosidad por alto, con la de Cristiano Ronaldo. Y según algunas informaciones, el joven de Sheffield con una suspensión en el aire a lo Michael Jordan ha hecho recordar al Real Madrid cómo ‘Bam Bam’ Zamorano causaba estragos por alto a las defensas contrarias, y estaría deseando hacerse con sus servicios.

FIFA.com contactó con Calvert-Lewin para hablar de su increíble comienzo de temporada, de si es el mejor rematador de cabeza del mundo, y de todo tipo de temas sobre el Everton e Inglaterra.

Lleva 11 goles en 9 partidos con el Everton. ¿Está contento con su comienzo de temporada?

Contentísimo. Al encarar esta temporada, tenía buenas sensaciones por los fichajes que habíamos hecho y lo duro que había trabajado. Deseaba de veras empezar con fuerza y, desde luego, lo he hecho. La regularidad es esencial: quiero seguir jugando bien, ante todo, y los goles seguirán llegando.

¿Su poderoso salto es un don innato, o es algo que ha ido puliendo?

Es algo que siempre he tenido. Siempre he sido capaz de saltar alto. He sido bendecido con la capacidad atlética que poseo. Sí he trabajado un poco para intentar afinar algunos aspectos –mi velocidad, salto, coordinación…– para que surtiesen más efecto en el campo de fútbol, pero poder saltar alto siempre ha formado parte de mi arsenal. Cuando estaba en el colegio siempre se me daba bien el salto de longitud; nadie podía ganarme nunca.

¿La gente intentó que se dedicara a otros deportes?

100 metros, 200 metros, salto de longitud… eran las cosas que hacía. Creo que podría haberme dedicado al atletismo, pero el fútbol siempre ha sido mi pasión y lo que quería practicar. Estoy muy agradecido por estar donde estoy ahora.

¿Es usted actualmente el mejor jugador del mundo por alto?

(Risas) Últimamente estoy oyendo eso bastante y, lógicamente, es agradable oír que se reconozca una de mis mejores cualidades. Tengo otras facetas en mi juego, pero es importante potenciar tus puntos fuertes. Cuando tengo una oportunidad por alto, quiero asegurarme de meter el balón al fondo de las mallas. El juego aéreo es algo de lo que estoy súper orgulloso.

¿Cuál fue su reacción cuando oyó rumores de que James Rodríguez venía al Everton?

Es lógico que un club de la talla del Everton, viendo hasta dónde queremos llegar, atraiga a un jugador de ese calibre. Personalmente me ilusioné mucho, porque era consciente de lo que era capaz de hacer. Había visto los golazos que había marcado y los grandes equipos donde había jugado. Es un jugador de primerísima categoría y yo, como delantero centro, sabía que se crearían ocasiones y que me tocaría a mí meter el balón dentro. Así ha sido, y estoy disfrutando mucho jugando con él. Está a otro nivel. Impone su ley en los partidos. Saca a los rivales de los partidos dando toques. Con su forma de manejar el balón es muy difícil quitárselo; creo que no he visto que se lo hayan robado haciéndole una entrada ni siquiera en los entrenamientos.

¿Y qué nos dice de Richarlison?

Richy es lo más. Llevamos ya un tiempo jugando juntos y hemos conseguido aprender mutuamente del juego y la personalidad del otro. Ante todo, está su mentalidad: es un ganador. Trabaja muy duro por el equipo. Son cosas que a simple vista no se ven como espectador, pero si juegas con él, la energía y el ritmo de trabajo que te aporta no pueden subestimarse. Y con la calidad que tiene al irse hacia arriba, es una gran amenaza. Para mí, jugar al lado de un jugador así es una delicia absoluta. Disfrutamos mutuamente haciéndolo bien: marcando, dando asistencias… Cuando él marca estoy igual de contento por él que lo está él por mí cuando yo marco. No tengo la menor duda de que tiene mucho más que dar, pero a las pruebas me remito viéndole cómo juega en estos momentos: tiene un poco de todo.

Pasando al fútbol de selecciones, ¿cómo se sintió al hacer su debut con Inglaterra?

Oh, fue increíble. Es muy tópico decir que soñabas con eso de niño, pero en mi caso era totalmente cierto. Esa sensación de ver el número 9 junto a mi nombre en el vestuario y de ponerme la camiseta de Inglaterra fue absolutamente increíble. Y luego, salir al campo y marcar… es muy emotivo; piensas en lo orgullosa que estará tu familia. Fue exactamente como soñaba que sería. Y no siempre sucede así. El fútbol se mueve deprisa. Juegas bien, ganas, marcas… Puedes asimilarlo, pero luego llega de pronto el próximo partido, así que simplemente tuve que disfrutarlo y aprovechar ese momento. Pero es algo que quiero vivir más. Estoy enganchado. Quiero seguir jugando con Inglaterra, hacerlo bien y meter goles.

Jugó dos partidos como titular, marcó en su debut y firmó dos buenas actuaciones. ¿Cómo valora personalmente sus primeros compromisos con Inglaterra?

Creo que fueron un éxito. A veces la gente no está segura de si eres capaz de competir a ese nivel, y cuestiona si deberías estar ahí, así que tienes que demostrar que te sientes cómodo y puedes competir. Pero yo no quería demostrar simplemente eso. Quería demostrar que podía influir de verdad en los partidos y aportar cualidades diferentes al equipo, por lo que me puse muy contento.

Ha mencionado al equipo, ¿pero en qué medida está decidido a hacerse con la titularidad?

Tienes que estarlo. Todavía estoy creciendo como jugador y como persona, pero la ambición tiene que ser alta y mis metas siempre han sido ambiciosas: jugar con Inglaterra y hacerlo con regularidad. Nada ha cambiado en ese sentido. Incluso cuando estaba muy lejos de ser convocado con Inglaterra, fuera del equipo del Everton, siempre ambicioné estar donde estoy ahora y más aún. Ahí es donde he fijado mis miras: quiero liderar la delantera de Inglaterra en los grandes campeonatos y ser el hombre en quien confíe la selección para meter goles.

De hecho, ya marcó el gol de la victoria de Inglaterra en la final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2017…

Fue una sensación magnífica. Como equipo, nos salió todo bien en ese campeonato. Recuerdo que encaré la final pensando: “Aquí es donde se supone que debo estar; este es mi escenario”. Tras el encuentro recuerdo que me fui corriendo hacia mi familia y que lo celebramos hasta muy entrada la noche, porque ellos estaban en Corea del Sur. Marcar el único gol de la final fue un momento muy especial y algo que tendré grabado para siempre.

¿En qué medida confía en que Inglaterra pueda ganar el Mundial absoluto en Catar 2022?

No llevo mucho tiempo con el grupo, pues sólo he vivido una concentración, pero tengo confianza. Los jugadores lo están haciendo bien en sus clubes semana tras semana. Hay muchísimos jugadores de calidad en la selección. Todos tenemos que apostar por nosotros mismos para competir con los mejores jugadores del mundo. Yo quiero formar parte de eso. Siempre apuesto por mí me enfrente a quien me enfrente, y estoy seguro de que todos los demás compañeros también lo hacen. Hay muchas selecciones punteras en el mundo. Tuve la oportunidad de jugar contra Bélgica en el último paréntesis internacional. Bélgica es la selección número 1 en la clasificación mundial, por lo que enfrentarme a ella en el comienzo de mi trayectoria internacional, y sentir cómo es ese nivel de juego, supuso una experiencia magnífica a la hora de prepararme para lo que está por venir. Al ganar ese encuentro y firmar una buena actuación, creo que demostramos que Inglaterra puede competir con las mejores.

Ha dicho que Inglaterra tiene muchísima calidad, ¿pero quién cree que es su mejor jugador?

En mi opinión, Marcus Rashford. Lo había visto jugar mucho y es un jugador increíble, pero nunca había jugado con él, y es incluso mejor de lo que pensaba. Lo tiene todo: velocidad, potencia, técnica… Es muy incisivo y letal ante la portería contraria. Sabe definir y rematar de cabeza. Como delantero centro, jugar al lado de alguien así te hace estar a tope de confianza, y pensar que puedes vencer a cualquier rival al que te enfrentes. No tengo la menor duda de que va a ser un jugador de primerísima calidad durante muchos años.

¿Y el mejor jugador del mundo?

(Hace una pausa) Robert Lewandowski. Mete muchísimos goles. Como joven delantero centro, si tuviera que inspirarme en los mejores arietes, me fijaría en Robert Lewandowski y estudiaría su juego, viendo en qué posiciones se sitúa; porque creo que tiene cualidades similares a las que yo tengo.