La edad no es más que un número

17 jul. 2020
  • El voluntario mundialista más veterano cumple años

  • Paralelismos con Nelson Mandela

  • 2010, un año “muy especial”

Nelson Mandela es sin duda el sudafricano más famoso de todos los tiempos, por lo que no sorprende que en su país hayan bautizado con su nombre un municipio metropolitano, el de Nelson Mandela Bay, ubicado en la costa meridional del país, cerca del punto donde confluyen los océanos Atlántico e Índico.

Este no es sino un motivo más de orgullo para Amrit Daya, originario de esta localidad y, al igual que Mandela, nacido un 18 de julio, aunque en 1930, doce años más tarde que el que fuera presidente de Sudáfrica. Así, Daya cumple hoy, 8 de julio de 2020, nada menos que 90 años.

Hace una década, nuestro protagonista se convirtió en el voluntario de más edad en participar en un certamen mundialista de fútbol. Unas 68.000 personas procedentes de 170 países se postularon para colaborar de manera altruista en la organización de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™.

“Los voluntarios constituyen una pieza fundamental de una cita mundialista, puesto que muchas veces son las primeras personas que ven tanto los aficionados como los jugadores, y además prestan su ayuda en todas partes, ya sea en el aeropuerto, la ciudad o el estadio. Para mí fue un regalo poder formar parte de un acontecimiento de semejante magnitud”, explica Daya a FIFA.com.

79-year-old Amrit Daya is the oldest volunteer applicant for the 2010 FIFA World Cup

“Estoy bien tanto física como mentalmente. Es cierto que ya no puedo conducir, pero eso no constituye un problema, porque así camino más”, aclara.

El simpático jubilado recuerda con cariño las semanas de 2010 en las que su país albergó la cita mundialista.

“El día en que se abrió aquel sobre y se anunció que Sudáfrica organizaría el Mundial, todos saltamos de nuestros asientos con la alegría. Aquel momento supuso el inicio de un proceso que realmente rejuveneció el alma de nuestra gente. Yo siempre tuve claro que una oportunidad así permitiría que África brillase con luz propia y serviría para que el pueblo africano recibiese del mundo el reconocimiento que se merece”, rememora Daya, que quería trabajar en los servicios de recepción e información para invitados.

Al final, su deseo se hizo realidad y nuestro protagonista actuó como coordinador de un equipo de voluntarios que daba la bienvenida en el aeropuerto de Mandela Bay a los visitantes que llegaban a su localidad natal. “Me lo pasé estupendamente. 2010 fue un año muy especial para mí: cumplí 80 primaveras el día en que se celebró el primer Día Internacional de Nelson Mandela y el 9 de abril de aquel año celebré mi 60º aniversario de boda. Además, mi hijo cumplió medio siglo también en 2010. Uno de mis mejores recuerdos de la cita mundialista fue cuando un dignatario dijo en el aeropuerto que aquel era el mejor Mundial al que había asistido”, recuerda.

Numerosos medios de comunicación de todo el mundo se hicieron entonces eco de la historia de Daya, que se convirtió así en una pequeña celebridad.

Planes para su 90º cumpleaños

“Queríamos celebrarlo por todo lo alto, pero, desgraciadamente, no va a ser posible por culpa de la covid-19, así que la cosa se quedará en una videollamada con la familia al completo. Tengo dos hijos, cuatro nietos y cinco bisnietos, y la mayoría de ellos viven en Johannesburgo. Creo que están más entusiasmados que yo y parece ser que quieren que abramos los regalos en directo a través del vídeo. Ya me han dicho que va a haber muchas sorpresas. Me siento agradecido por encontrarme tan bien a mi edad”, explica.

o8qvv7hilbhuwymn2nuc.png

Desde que se jubiló en 1993, Daya se ha mostrado muy comprometido con el trabajo social y ha representado al comité interconfesional del ayuntamiento de Nelson Mandela Bay para la religión hinduista. “He trabajado en aldeas y he prestado ayuda a personas que se encontraban en las condiciones más adversas”, explica.

t27qtlrksjakbv0jss87.png

Nuestro protagonista mantiene también su compromiso con el fútbol y el deporte en general, e intenta en la medida de lo posible prestar apoyo en su ciudad en ámbitos como el tenis, el tenis de mesa o el propio balompié. “La edad no es más que un número”, sentencia.

Y, cuando tiene tiempo, Daya sigue por televisión algunas de las mejores ligas del fútbol europeo. “En competiciones como la Premier League o La Liga se ve un juego magnífico. Mi equipo favorito es el Manchester United y, para mí, el mejor jugador es sin discusión Lionel Messi, que hace magia cuando juega”, revela.

¿Qué le pide al futuro?

“¡Sobre todo, salud! Además, estoy escribiendo un libro sobre mis vivencias, y me gustaría terminarlo”, concluye.