Israel celebra su hito de México 1970

  • Israel se estrenó en la Copa Mundial de la FIFA hace 50 años

  • El cuadro israelí estuvo cerca de dar la campanada ante Suecia e Italia

  • “La selección de México 1970 sigue siendo la mejor de nuestra historia”

En opinión de muchos, el papel de Israel en la Copa Mundial de la FIFA México 1970™ iba a limitarse al de mera comparsa, como en el caso de los otros dos debutantes, El Salvador y Marruecos. No obstante, lo que se vio en aquel torneo fue algo muy distinto.

Hace hoy 50 años, Israel se estrenó en la mayor cita del deporte rey. Fue un salto enorme para unos futbolistas que pasaban de competir en un torneo local a codearse con los más grandes del planeta. “Fuimos a México llenos de angustia”, dice el carrilero izquierdo Shmuel Rosenthal. “Éramos jugadores anónimos que solo veían en acción a las estrellas del Mundial, con Pelé a la cabeza, en los cines, en los periódicos o en grabaciones de 8 mm en blanco y negro”.

El sol y el calor de Puebla esperaban a los jugadores con motivo del segundo encuentro de México 1970, en el que Uruguay terminó imponiéndose 2-0, pero Israel mostró destellos de lo que estaba por venir.

Unos días más tarde, igualaría 1-1 ante Suecia, selección subcampeona del mundo apenas doce años antes. Los israelíes llegaron así al último encuentro de la liguilla con opciones de clasificación, y un empate a ceros frente a Italia, cuyo ataque estaba liderado por Luigi Riva, dejó bien claro a todos los escépticos que también había calidad más allá de las tradicionales potencias futbolísticas de Europa y Sudamérica.

“Éramos una selección nacional, pero jugábamos como un club”, afirma el legendario artillero Mordechai Spiegler, puntal del equipo. “Dejamos a un lado los egos y nos entregamos al máximo”.

En el caso de la clasificación de Israel para México 1970, puede decirse que a la sexta fue la vencida. Por aquel entonces competía en la confederación asiática —se proclamó campeón de Asia en 1964— y obtuvo el pase a la cita norteamericana tras vencer a Australia por un tanteo global de 2-1, gracias a un decisivo gol del propio Spiegler en Sydney.

No obstante, la diana más célebre de su carrera se produjo en el partido de la fase de grupos frente a Suecia, en Toluca. Tom Turesson vio puerta para los europeos justo después del descanso, pero Spiegler replicó materializando su famoso tanto de un disparo desde 20 metros.

“Han pasado 50 años desde México 1970 y todos seguimos recordándolo con entusiasmo”, señala el guardameta Itzhak Vissoker. “Fue un Mundial asombroso en todos los aspectos. Más allá del gran interés que despertó en todo el mundo, aquí en Israel solo se hablaba de fútbol y de la selección nacional. Había pocas posibilidades de pasar de fase, especialmente ante los oponentes que nos habían tocado, y que conocíamos sobre todo por los periódicos”.

cijy29io8niidfjrsiuj.jpg

Italia tuvo ocasiones de ganar el último partido de la liguilla, aunque Spiegler también dispuso de una oportunidad inmejorable, que neutralizó el arquero Enrico Albertosi.

“En el tercer partido, contra Italia, la tensión era colosal”, recuerda el centrocampista Itzhak Shum. “Si ganábamos, Israel arrebataría a Italia el pase a la siguiente fase. Habría causado furor en todo el globo. La selección nacional que viajó a México 1970 sigue siendo la mejor que haya habido nunca en Israel”.

Tan solo diez días más tarde, los Azzurri protagonizarían una de las finales más memorables de la historia del certamen.

“Nos quedamos en México hasta la final del Mundial”, explica el defensor Zvi Rosen. “En una de las mañanas libres que tuvimos después de quedar eliminados, fuimos paseando por el enorme mercado de Ciudad de México y nos encontramos con los jugadores de la selección italiana, que nos dijeron que para ellos había sido una pesadilla enfrentarse a nuestra defensa”.

Israel se quedaría luego a las puertas de alcanzar Italia 1990, al perder por un 1-0 global ante una temible Colombia, dirigida por el genial centrocampista Carlos Valderrama, en su mejor momento. Sin embargo, el mayor logro futbolístico del país sigue siendo la indeleble huella que dejaron los blanquiazules en México 1970.