Un punto de unión entre la alegría y la tristeza

15 jun. 2019
  • Andriy Lunin, en una noche inólvidable

  • Lee Kangin, con un consuelo de oro

  • Kangin: "Ojalá podamos tener otra experiencia como esta"

En el fútbol, generalmente la alegría de unos es directamente proporcional a la tristeza de otros. Cuando el árbitro hizo sonar su silbato para dar por terminada la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Polonia 2019, todos los jugadores de Ucrania corrieron de aquí a allá festejando su primer título mundial.

En cambio, la tristeza derrumbó a los representantes de la República de Corea. Y cómo no... ¡Tan cerca y a la vez tan lejos de la gloria!

Sin embargo, poco después, a la hora de la ceremonia de premiación, ambos equipos encontraron motivos para sonreír: Lee Kangin se quedó con el Balón de Oro adidas y Andriy Lunin se fue a casa con Guante de Oro adidas.

FIFA.com habló en exclusiva con ambos sobre sus impresiones al respecto.

El más joven de los jugadores coreanos en Polonia 2019 también fue el más brillante. La serenidad y la técnica deliciosa del Balón de Oro adidas lideraron a los Guerreros del Taegeuk a un histórico subcampeonato. (Photo by Lars Baron - FIFA/FIFA via Getty Images)

Lee Kangin, ganador del Balón de Oro adidas:

"Todo esto es gracias al cuerpo técnico y a mis compañeros que han corrido un montón. Ha sido un partido difícil, pero nosotros nos hemos esforzado hasta el final; hemos dado todo lo que podemos dar. No pudimos ganar, pero es lo que hay".

"Ahora tenemos que mirar al futuro. Ha sido un torneo muy bonito. En lo personal, también estoy muy contento de mi torneo. Ojalá alguna vez pueda tener una experiencia como esta. Ahora vamos contentos a casa y disfrutar. A la afición que está en República de Corea y a toda la gente que hizo el esfuerzo de venir hasta acá, le tenemos que dar muchas y sinceras gracias.

hr4lrk7bkuwgywocyu5u.jpg

Andriy Lunin, Guante de Oro adidas:

"Es increíble haber levantado la Copa. Nuestro país ahora gana por primera vez el trofeo y para nosotros es simplemente hacer historia. En el plano personal, haber ganado el reconocimiento individual es muy importante. Ha sido una temporada muy difícil para mí a nivel de clubes. Fue una temporada de aprendizaje, pero no jugué mucho".

"Entonces, para mí este torneo fue respirar aire fresco, oxígeno puro. Estoy muy agradecido con mi equipo, porque sin ellos no podría ganar nada. La clave fue nuestro seleccionador. Estoy muy agradecido con él por la confianza, porque cuando un jugador no tiene muchos minutos en la cancha, la confianza del entrenador es vital para salir adelante".