Zagurskas, capitán de Lituania: "Se ha hecho realidad el sueño de jugar un Mundial"

Jump to
13 sept. 2021
  • El capitán de Lituania, autor del primer gol, dice que han superado las expectativas

  • Esta cita mundialista de futsal "ha puesto a Lituania en el mapa"

  • La Secretaria General de la FIFA asiste a los primeros encuentros

Alivio, tensión, alegría, decepción, orgullo... No cabe duda de que Lituania, sus hinchas, jugadores, técnicos y todo el personal vivieron una montaña rusa de emociones en la primera jornada de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2021™.

Fue un día de estrenos: el primer torneo de la FIFA del país y el primer debut de una selección suya en un torneo de categoría absoluta de la FIFA o la UEFA.

Sin embargo, el combinado anfitrión no tuvo un comienzo de ensueño: cayó derrotado ante Venezuela, a pesar de que su duelo fue reñido. Por un momento, tras el pitido final, el estadio de Kaunas se quedó en silencio, con los jugadores lituanos afligidos. Pero enseguida empezaron los aplausos, que fueron in crescendo, y los jugadores correspondieron al público haciendo lo propio: era un sentimiento de gratitud mutua y de reconocimiento al esfuerzo de sus ídolos por parte de los espectadores.

El sueño de la Copa Mundial

El capitán, Justinas Zagurskas, firmó —de forma muy apropiada— el primer gol de la historia de Lituania en el certamen, si bien prefirió centrarse más en el resultado final. "Fue estupendo, pero solo por un momento, no valió demasiado al cabo de los 40 minutos", señaló.

No obstante, reconoció que el partido del debut quedaría en el recuerdo. "Llevábamos mucho tiempo esperando este partido. Tanto si uno es jugador de fútbol como de futsal, su sueño es jugar el Mundial. Este sueño se ha hecho realidad hoy, aunque, por supuesto, nos habría encantado obtener un buen resultado", afirmó.

Al preguntársele acerca de los aspectos positivos, el capitán lituano dijo que el equipo había superado las expectativas. "Durante algún tiempo todo el mundo nos descartaba ya antes de este torneo, como si fuésemos a ser un rival fácil para los demás. Pero hemos demostrado que podemos competir. Solo cometimos un error más que Venezuela y nos ganó".

Tanto Zagurskas como el seleccionador de Lituania, Evgeny Ryvkin, afirmaron que les afectó la falta de experiencia en partidos de tan alto nivel. "Nuestros jugadores están en clubes semiprofesionales y no tienen muchos rivales fuertes en todo el año", explicó el técnico. "Pero creo en estos chicos, han progresado mucho en poco tiempo. En mi opinión, todavía no han alcanzado todo su potencial".

KAUNAS, LITHUANIA - SEPTEMBER 12: Lithuania head coach Yevgen Ryvkin speaks to his players during the FIFA Futsal World Cup 2021 group A match between Lithuania and Venezuela at Kaunas Arena on September 12, 2021 in Kaunas, Lithuania. (Photo by Oliver Hardt - FIFA/FIFA via Getty Images)

Las palabras del seleccionador son más que un deseo, ya que Lituania cuenta con uno de los equipos más jóvenes del torneo. Albert Voskunovic, de 23 años, fue uno de los protagonistas del primer choque. En una escena emotiva, estuvo a punto de llorar al salir de la cancha tras el partido, pero luego fue consolado por el único jugador realmente veterano del equipo, Arsenij Buinickij, de 36 años.

"Estaba muy triste. Él es un jugador experimentado, se me acercó y me calmó", reveló Voskunovic en declaraciones a FIFA.com. "Lo dimos todo y jugamos muy bien, pero no bastó, es muy decepcionante".

En el caso de Voskunovic, la pandemia de COVID-19 estuvo a punto de frustrar sus sueños: después de que se aplazase el torneo, sufrió una lesión de larga duración el año pasado y tuvo que empezar de cero para recuperar la forma. Por eso, la mera participación en el Mundial es una especie de victoria personal para él.

"Sufrí una lesión, me recuperé, y luego volví a lesionarme", recuerda. "Pasé seis meses sin jugar, pero conseguí volver, y creo que todos nos hemos preparado muy bien físicamente para este torneo. Creo que hemos demostrado al mundo que podemos jugar al futsal, aunque el oponente ha demostrado un poco más de calidad y experiencia. No teníamos experiencia en este tipo de partidos, con tanto público. Ahora ya sabemos lo que es".

Satisfacción tras el comienzo

Ha sido tanto un aprendizaje como un momento de orgullo no solo para los jugadores, sino para todos los implicados: la culminación del duro trabajo de mucha gente. Hace cinco años, cuando Lituania presentó su candidatura a organizar el torneo, pocos creían que fuese posible. Y ha acabado haciéndose realidad, a pesar de todos los contratiempos causados por la pandemia.

"Es una sensación de alivio y de liberación“, explica el presidente de la Federación Lituana de Fútbol, Tomas Danilevičius, a FIFA.com acerca de la primera jornada. "Estuvimos preparándonos durante varios años y hubo muchas dudas, tuvimos que posponer el torneo un año, pasaron muchas cosas, hubo detalles que afinar hasta el último minuto. Pero ahora es como si nos hubiésemos quitado un peso enorme de encima, ya que por fin está en marcha".

Danilevičius se mostró encantado de recibir a la Secretaria General de la FIFA, Fatma Samoura, que asistió a los partidos de la jornada inaugural tanto en Vilna como en Kaunas. "Valoramos mucho la confianza y la atención mostrada por la FIFA. No hay que olvidar que hay millones de personas que siguen la Copa Mundial de Futsal de la FIFA desde 200 países de todo el planeta. Es una especie de ventana de Lituania al mundo. Mucha gente tal vez descubra este pequeño país de Lituania y dónde está en el mapa", apuntó.

Y Lituania va a permanecer en el mapa durante un tiempo: la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Lituania 2021™ no ha hecho más que empezar y hará disfrutar a los aficionados hasta la final del 3 de octubre.