Una proeza familiar y un orgullo nacional

Jump to
22 sept 2021
  • Paraguay se clasificó para los octavos de final de Lituania 2021

  • Juan Salas anotó el gol de la victoria contra Japón a pase de su hermano Javier Adolfo

  • "Es un gol familiar, pero también de todo el equipo y de todo el país", insistió Juan

Como todos los hermanos, Juan y Javier Adolfo Salas se pelean de vez en cuando. Y aunque generalmente todo se arregla con bastante facilidad, ponerlos de acuerdo esta vez fue misión imposible. "¡Él, sin duda!", aseguró el primero. "Obviamente, él", insistió el segundo. No hubo manera de hacerles cambiar de parecer. En su defensa hay que decir que la pregunta que les planteó FIFA.com era complicada...

¿Quién fue el máximo responsable y quién hizo la mayor parte del trabajo en el gol que permitió a Paraguay imponerse a Japón por 2-1 y clasificarse para los octavos de final de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Lituania 2021™? La crucial diana fue obra de Juan, a pase de Javier Adolfo. "Quien marca el gol hace siempre el trabajo más difícil", declaró el autor de la asistencia. "Marcar es lo más difícil en este deporte. Sobre todo teniendo en cuenta las dimensiones de la cancha y de las porterías. Es muy difícil cruzar la línea. Así que él hizo el trabajo más duro".

El artillero, por su parte, mostró su desacuerdo. "Me dio el balón perfectamente, en el momento justo y en el lugar preciso. Solo tuve que tocarlo para que entrara en la portería. Así que la parte más importante fue su pase", replicó Juan, más conocido como Cholo.

El gol de todo un equipo

¿Para qué insistir? ¡Imposible hacerles cambiar de opinión! En cambio, sus respuestas a la pregunta de qué sintieron cuando al balón cruzó la línea de meta japonesa como colofón a esa perfecta combinación fueron muy parecidas. "¿Cómo describir ese momento? No lo sé… Jugamos juntos desde hace tantos años. ¡Mi hermano es mi ídolo! Darle el pase para que marcara un gol tan importante me produce una alegría inmensa", reveló Kuko, que también asistió a Julio Mareco en el empate a 1-1.

"Siempre es agradable marcar, y más aún cuando se trata de un gol tan importante. Pero hacerlo cuando es tu hermano el que te da el pase es una sensación indescriptible", añadió Juan. Con todo, el capitán de la Albirroja se negó a atribuir la gloria únicamente a la familia Salas. "No es justo decir que es un gol de dos hermanos. Es un gol de todo un equipo y una alegría para todo Paraguay".

Una alegría que los guaraníes quieren prolongar al máximo, con la esperanza añadida de olvidar la decepción que supuso su derrota contra Irán en los últimos compases de la prórroga en los cuartos de final de Colombia 2016. "Es una espina que aún tenemos clavada", reconoció Juan, de 31 años de edad, los 12 últimos con la selección, que ese día vio puerta. "Estábamos a unos segundos de alcanzar los penales y de tener la oportunidad de colocarnos entre los cuatro mejores equipos del mundo. Esa derrota nos hizo mucho daño. Pero nos recuperamos, luchamos y aquí estamos de nuevo".

Javier Adolfo, tres años menor, también lo vivió en primera persona y se sirve de ese recuerdo amargo como fuente de motivación. "Siempre tenemos ese pesar de Colombia y queremos utilizarlo para llegar más lejos", explicó en vísperas de que la Albirroja se mida a Argentina en octavos. "Estamos contentos de haber superado esta fase, pero queremos más".

KLAIPEDA, LITHUANIA - SEPTEMBER 17: Juan Salas of Paraguay celebrates with teammate Adolfo Salas after scoring their side's first goal during the FIFA Futsal World Cup 2021 group E match between Angola and Paraguay at Klaipeda Arena on September 17, 2021 in Klaipeda, Lithuania. (Photo by Chris Ricco - FIFA/FIFA via Getty Images)

Lo mejor está por venir

Frente a la vigente campeona mundial, Paraguay necesitará toda la experiencia de los hermanos Salas, que han seguido trayectorias paralelas en el futsal de clubes. Ambos dejaron su país muy jóvenes para desempeñar su oficio en Italia. "Nos ha tocado vivir muchas cosas lejos de casa. Algunas buenas, otras malas. Y es importante haber estado siempre unidos para compartirlas y apoyarnos", apuntó Kuko, que milita en las filas del ASC Pescara C5. "Estamos muy orgullosos de lucir los colores de Paraguay en un campeonato tan reñido".

Cholo, ha jugado sucesivamente en el Napoli Calcio, Lazio Calcio, Alam Salerno y ASD Meta Catania, con un paréntesis en el Cerro Porteño de su país natal. En 2020 dejó Italia para probar suerte en El Pozo Murcia en España, pero la experiencia solo duró una temporada dado que el club español no renovó su contrato tras una campaña decepcionante.

Con la selección, sin embargo, Juan no cabe en sí de gozo. En especial porque le gusta jugar con su hermano como compañero. "Hace mucho que estamos juntos en la selección. Hemos compartido muchas cosas y siempre me alegra jugar con él. Porque es mi hermano, pero también porque es un excelente jugador".

¿El mejor de la familia? Vuelta a empezar… "Yo pienso que es él", afirmó Cholo divertido. "Francamente, nunca hemos querido compararnos, ver quién es el mejor. Siempre hemos intentado apoyarnos mutuamente. Lo importante es que cuando estamos juntos, damos siempre lo mejor el uno por el otro y por nuestro equipo".

Y según Kuko, la familia Salas seguirá al servicio de Paraguay durante mucho tiempo. "Tenemos un hermano pequeño que se llama Emerson. ¡Ya lo verán, es el mejor de la familia!".