Un deporte virtual… ¡y universal!

En más de 20 años de existencia, el juego FIFA de EA SPORTS ha conquistado a millones de jugadores en todo el mundo. Entre ellos figuran, por supuesto, muchísimos futbolistas profesionales que encuentran en él una prolongación natural y lúdica de su oficio, y también grandes nombres de otras disciplinas.

Teddy Riner, que ganó su segunda medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016, es uno de ellos. El mejor judoca de todos los tiempos habla de su pasión por este juego con FIFA.com: “Es sencillo, cuando juego al FIFA en la PlayStation, siempre elijo al Real Madrid. Mis máximos goleadores son Benzema y Cristiano. No juego mucho, pero cuando vienen amigos a visitarme, ¡me encanta! Como no hay simulaciones de judo, me gustan los juegos de carreras y de fútbol…” (risas).

El velocista jamaicano Usain Bolt, que también ejerce un dominio indiscutible sobre su disciplina desde hace años, sí es un jugador frenético. “Es una pasión que tiene desde muy joven”, cuenta Gaël Leiblang, autor de un documental sobre el hombre más rápido del mundo. “Cuando tenía 14 o 15 años, los entrenadores iban a buscarlo a las salas de videojuegos del norte de la isla. Los videojuegos le permiten evadirse. Así se mete en una burbuja”, continúa el realizador francés. “También le encanta el fútbol. ¡Juega al FIFA antes de las competiciones con Yohan Blake!”.

Cambiar de aires Para algunos deportistas, jugar al FIFA es una forma de liberar presión y divertirse con otra cosa, como confirma el baloncestista francés Nando de Colo a FIFA.com: “Cuando estoy de vacaciones, prefiero el fútbol al baloncesto. Y en los videojuegos también. No me gusta demasiado jugar a videojuegos de baloncesto. ¡Ya lo practico bastante durante todo el año como para seguir con él cuando vuelvo por las tardes a casa! (risas) Cuando estoy con los amigos, la familia o los compañeros, me gusta echar unas partidas al FIFA”, añade el MVP de la Euroliga 2015-2016, que aun así apuesta por una cierta moderación.

Todo lo contrario que su compañero de la selección francesa Tony Parker, conocido por ser un gamer apasionado, al que interesan especialmente las simulaciones deportivas, entre ellas el FIFA. “Como me crie con dos hermanos, era imposible que uno jugase y los otros dos mirasen”, explica el base de San Antonio. Kobe Bryant también es un gran aficionado al fútbol. La leyenda de la NBA rodó el año pasado un anuncio con Alex Morgan para promocionar la sección de fútbol femenino del juego —una de las grandes innovaciones de la edición de 2016—, en el que se pudo ver al exjugador de los Lakers disputar partidos intensísimos con la delantera de las Barras y Estrellas.

La estrella de la NFL Victor Cruz también suele ser infiel a su deporte con el fútbol cada vez que toma los mandos. Fue un invitado especial a la velada de presentación del FIFA 13, y disputó un partido memorable con el rapero Snoop Dogg.

Otro estadounidense que ha sucumbido a la fiebre del fútbol virtual es el nadador Michael Phelps, el deportista más laureado y con más medallas de la historia de los Juegos Olímpicos. “Cuando juego, lo hago sobre todo a videojuegos de deportes. Soy un gran competidor en todo lo que hago, así que juego con mucha intensidad. Cuando hacemos un torneo del FIFA, nos reunimos varios amigos, un día cualquiera de la semana, y nos sentamos para jugar todos los partidos que podamos. Lo pasamos muy bien, aunque al final, cuando se disputan los últimos, la situación es muy tensa”.

Competición y confraternización  Pero un campeón siempre lo será, incluso en los videojuegos. El doble vencedor de la FIWC Bruce Grannec puede dar fe de ello. “En los torneos de la FIFA me he enfrentado a jugadores de la selección francesa de tenis y de baloncesto, o a Christophe Lemaitre, que se defiende muy bien”, cuenta La Máquina a FIFA.com. “El que más me ha impresionado es Gaël Monfils. Se notaba que era un apasionado por los videojuegos, ¡y sobre todo un verdadero competidor! Se quedó hasta muy tarde, porque se había empeñado en ganarme aunque fuese una vez. Y al menos consiguió empatar…”.

Pero la joya de Electronic Arts no es únicamente un campo de batalla implacable en el que no cuenta más que la victoria. También es un juego para confraternizar, que une a veces a deportistas enfrentados durante todo el año. Las estrellas del tenis Rafael Nadal y Andy Murray se han hecho amigos gracias a la simulación futbolística más popular, en la que se miden habitualmente en línea. La madre del escocés, Judy, contó el año pasado una escena bastante curiosa: “Recuerdo que un día yo estaba sentada en el sofá en casa de Andy, que de repente empezó a reírse y a emocionarse. Yo le pregunté qué pasaba, sorprendida, y me dijo que estaba jugando con Rafa, que estaba en Mallorca”.

Y seguro que todos estos grandes campeones, como los gamers del mundo entero, esperan impacientes el lanzamiento del FIFA 17, el próximo 27 de septiembre. Y con las muchas novedades y mejoras anunciadas en esta última versión, el juego no dejará de ganar adeptos.