Papúa Nueva Guinea quiere aprovechar su impulso

El fútbol está atravesando un momento especial en Papúa Nueva Guinea. Este año acogerá a las jóvenes más prometedoras del planeta en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA. Antes, el país más poblado de la zona oceánica albergará por primera vez la Copa de Naciones de la OFC, torneo en el que participan ocho equipos y que servirá también de competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA™.

La nación melanesia recibió hace poco una visita promocional muy especial, la de todo un símbolo del deporte rey como David Beckham. Así, 2016 lo tiene todo para ser el año futbolístico más memorable del país, y su comunidad lo afronta con confianza.

Papúa Nueva Guinea confía en aprovechar esta ola de optimismo ante la próxima eliminatoria de repesca a doble partido frente a Nueva Zelanda, con nada menos que un puesto en el Torneo Olímpico de Fútbol femenino Río 2016 en juego.

Aspirantes continentales A lo largo de los diez últimos años, Papúa Nueva Guinea no ha dejado de superar a sus vecinos del Pacífico para convertirse en el principal oponente de Nueva Zelanda por el título continental. Las Football **Ferns, como selección mejor clasificada del continente, obtuvieron de oficio el pase a la eliminatoria, cuyo partido de ida se juega este sábado en tierras papúes, y el de vuelta tres días más tarde en Auckland.

Papúa Nueva Guinea alcanzó la repesca al imponerse el año pasado ante su público en los Juegos del Pacífico y alzar su cuarto título consecutivo, pero esta vez, a diferencia de las anteriores, tuvo que emplearse a fondo, y venció a Nueva Caledonia por un solitario gol en la final.

Los dos conjuntos ya se han enfrentado antes en esta categoría, con triunfos de Nueva Zelanda, aunque muy dispares. Hace ocho años, las Football Ferns ganaron 0-2 en Port Moresby, y en 2012 endosaron un 15-0 global a un desprevenido cuadro papú.

En su última visita a Papúa Nueva Guinea, con motivo de un encuentro de clasificación de la Copa Mundial Femenina de la FIFA™, Nueva Zelanda lo tuvo mucho más difícil. La contienda no se decidió hasta bien entrada la segunda parte, si bien las visitantes acabaron llevándose un 0-3.

Y las neozelandesas saben perfectamente que las sorpresas han sido la tónica en los últimos años por toda Oceanía. Tahití fue la primera en dar la campanada, al sellar su pasaporte para la Copa FIFA Confederaciones 2013, mientras que Fiyi ya se ha adjudicado el único billete reservado a una selección masculina de la OFC para Río 2016. Pero puede que el logro más notable fuese la destacada actuación de Fiyi en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA del año pasado.

Una dificultad añadida para Nueva Zelanda —que apenas llegó 36 horas antes del partido, tras un viaje en el que tuvo que tomar tres vuelos— es la aclimatación, ya que las jugadoras se encontraron a su llegada con el agobiante calor típico del verano melanesio.

El crecimiento paso a paso de las Kiwis Al margen de las condiciones, el seleccionador de Nueva Zelanda, Tony Readings, pretende continuar en la línea de los últimos años, que ha supuesto un crecimiento continuo para su equipo. “En los partidos de Brasil cambiamos algunos aspectos de nuestro juego, para hacer hincapié en la posesión del balón y crear así más oportunidades de gol”, indicó el técnico, refiriéndose a los dos recientes encuentros frente al campeón de Sudamérica, saldados con una victoria y una derrota.

“Vamos a seguir con este trabajo y ajustar también todos los demás aspectos del juego, para acabar siendo un equipo más completo. El principal objetivo de esta eliminatoria es la clasificación, como es lógico, y vamos a centrarnos principalmente en eso. Además de mejorar nuestro propio desempeño, también trabajaremos para neutralizar las amenazas que planteará Papúa Nueva Guinea”.

Gary Phillips, técnico que conquistó la liga nacional y segundo entrenador de la selección femenina de su Australia natal, dijo adiós a Papúa Nueva Guinea después de ganar el año pasado los Juegos del Pacífico. Cedió el testigo del combinado absoluto a la estadounidense Lisa Cole, quien también se ha hecho cargo de la formación sub-20.

La exentrenadora del Boston Breakers ha efectuado una concentración con sus discípulas durante las últimas semanas en Lae, segunda ciudad del país y escenario del partido del sábado. El equipo se ha reforzado incorporando a varias futbolistas sub-20, que acumularán pues una valiosísima experiencia para la campaña del Mundial Femenino Sub-20 de este mismo año.

Pero no adelantemos acontecimientos: de momento, su único objetivo es estar en Río de Janeiro y protagonizar así otra sorpresa memorable en Oceanía.