Marinovic: "Hay una fe tremenda en el seno de la plantilla de Nueva Zelanda"

  • Nueva Zelanda busca reeditar su celebradísima clasificación para Sudáfrica 2010

  • El sorteo del clasificatorio de la OFC y la repesca intercontinental ha trazado el camino de los Kiwis a Catar 2022

  • El portero titular de Nueva Zelanda, Stefan Marinovic, recalca la ambición y la confianza del equipo

La dramática victoria de Nueva Zelanda en la repesca intercontinental contra Bahréin que le permitió acceder a la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™ y acabar con una larga sequía mundialista sigue siendo un momento histórico para el fútbol y el deporte del País de la Larga Nube Blanca.

Sin embargo, los posteriores intentos de reeditar ese gran hito se han saldado con una amarga decepción. De cara a Brasil 2014, los Kiwis fueron humillados por un México despechado en el imponente Estadio Azteca y, en el tramo final del camino a Rusia 2018, fueron apeados por un Perú curtido en mil batallas en otra repesca intercontinental.

Ahora, Nueva Zelanda se ha blindado psicológicamente con una firme determinación para asegurarse de que a la tercera vaya la vencida.

"Las esperanzas son altas", afirma a FIFA.com el portero neozelandés Stefan Marinovic. "La última vez no estuvimos muy lejos. En mi opinión, tenemos un equipo muy bueno. Contamos con abundante experiencia sobre el campo. Al encarar los partidos de clasificación, habrá una fe tremenda en el seno de la plantilla".

"El seleccionador ha impuesto su sello en el equipo en cuanto a su filosofía y cuáles son sus expectativas; y esas expectativas pasan por acceder al Mundial. Lo que pasó en aquella repesca mundialista contra Perú [en 2017] ya ha quedado atrás", añade el guardameta.

Tras celebrarse el sorteo de la fase de clasificación de la OFC este lunes, así como el de la repesca intercontinental la semana pasada, ya está trazado el camino de Nueva Zelanda hacia la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™.

Los neozelandeses afrontarán una ardua campaña de cinco partidos a finales de marzo en un clasificatorio de la OFC que albergará Catar debido a las restricciones por la COVID-19. Su misión dista mucho de ser sencilla, ya que deberán enfrentarse en la fase de grupos a Nueva Caledonia, dos veces subcampeona de la Copa de Naciones de la OFC, a un serio rival tradicionalmente como Fiyi, y a Papúa Nueva Guinea, subcampeona continental en 2016.

Está por ver cómo se desarrollará ese agotador certamen de dos semanas. Lo que sí está claro es que, si Nueva Zelanda quiere volver a estar presente en la máxima competición del fútbol mundial a finales de 2022, necesitará imponerse además en otra repesca intercontinental. En esta ocasión será contra la cuarta clasificada de la CONCACAF; una posición que ocupa actualmente Panamá, presente en Rusia 2018.

Marinovic es una de las figuras clave de la plantilla de Nueva Zelanda, una selección que no ha podido gozar de muchos compromisos internacionales en las fechas recientes. Los neozelandeses apenas han jugado 9 encuentros oficiales en los 4 últimos años; un periodo que incluye 23 meses seguidos sin un solo partido.

Hace cuatro años, el portero de 30 años afincado actualmente en Israel fue un pilar del equipo durante el camino a Rusia 2018. Paró dos penales para ayudar a los All Whites a ganar la Copa de Naciones de la OFC, luego causó una gran impresión en la Copa FIFA Confederaciones 2017, y mantuvo la sangre fría en el caldeado y tenso ambiente que rodeó a la eliminatoria a doble partido contra Perú.

Antes de la liga israelí, Marinovic, un reputado guardameta por sus paradas, ha militado en equipos de Alemania, de Inglaterra, de la MLS estadounidense y, por último, en el Wellington Phoenix. Sobre todo, ayudó al conjunto neozelandés a quedar tercero en la A-League 2020; su mejor resultado de siempre en la liga australiana.

Marinovic, que actualmente suma 30 internacionalidades, es uno de los cinco jugadores de la convocatoria más reciente de Nueva Zelanda que acumulan más de una decena de partidos con la selección Kiwi.

"Tenemos un grupo de nuevos jugadores abriéndose paso desde las selecciones sub-20 y sub-23 que están labrándose un nombre en esto. Contamos con algunos jugadores fantásticos que juegan al máximo nivel, y todas nuestras expectativas se resumen en que queremos estar en este Mundial", subraya.

"El seleccionador permanece en contacto con todos nosotros y nos lo sigue reiterando, recordándonos que sigamos concentrados en nosotros mismos, pero con un ojo puesto en el clasificatorio y en la oportunidad de jugar el Mundial", concluye Marinovic.  

Stefan Marinovic of New Zealand makes a save