Arni: "Sueño con derrotar a Brasil y terminar terceros"

  • Arni Knaub ha brillado con Kazajstán en Lituania 2021, con dos goles en su haber

  • Fue padre por primera vez en la víspera de su semifinal

  • Arni nos habló de su campaña y del duelo soñado con Brasil por el bronce

Hace pocos días, y en apenas 36 horas, Arni Knaub logró dos hitos, uno profesional y otro personal.

En la noche del lunes, el técnico Paulo Figueroa lo calificó de "superhéroe" después de que su cañonazo pusiera a los kazajos en órbita hacia uno de los grandes resultados de su historia deportiva. El miércoles por la mañana y a 3.000 kilómetros de distancia, en Almaty, su esposa Arina dio a luz a la primogénita de la pareja.

Arni habló con FIFA.com sobre su paternidad a distancia, sus celebraciones, la histórica campaña de Kazajstán y sus ganas de imponerse a Brasil en la pugna por el bronce.

¿Qué sintió al convertirse en padre?

Fue una sensación increíble. Nunca había sentido algo así. Fue difícil por el hecho de estar alejado de mi familia. Quería estar ahí con mi esposa y tener a mi hija en mis manos. Pero es parte de mi trabajo. Esta Copa Mundial ha sido mi misión durante años. Mi esposa me apoya mucho. No sabíamos ni cuándo se iba a celebrar la Copa Mundial ni cuándo iba a llegar el bebé. El objetivo era alcanzar las semifinales, luego la final. Y ahora es ganar una medalla.

Ya festejó la llegada inminente de Olivia con las celebraciones de sus goles en Lituania...

[Risas] Llevaba meses planeándolo. Quería dar las gracias a mi esposa por todo lo alto. Ya de por sí resulta difícil estar embarazada y dar a luz. Pero para Arina ha sido mucho más duro, porque llevo dos meses fuera. Si marcaba en la Copa Mundial, se lo iba a dedicar a ella. Le gustó, lo cual me alegra mucho. La amo.

Uno de esos goles fue un cañonazo en el triunfo por 3-2 ante Irán. ¿Esa potencia de disparo y esa habilidad para rematar de volea es natural o es algo que ha desarrollado?

En el Tulpar coincidí con el brasileño Talles Feitosa. Era un jugador increíble. Vi como remataba, cómo ejecutaba las voleas y me impresionó mucho. Le pregunté y fue muy amable, me dio muchos consejos útiles. Así que empecé a desarrollar mi propia habilidad en este tipo de acciones. Ahora son mi especialidad. Mi potente disparo me permitió marcar en los cuartos de final de una Copa Mundial, dar el empate a Kazajstán y hacer una celebración que podré mostrar a mi hija cuando sea lo suficientemente mayor.

¿Quién cree que ha sido el mejor jugador de Kazajstán en este torneo?

Higuita. Ha estado excepcional. No solo ha sido el mejor de Kazajstán, sino del torneo en general. Sin duda merece el Balón de Oro, aunque soy consciente de que en estos certámenes suele ir a parar a un jugador del equipo ganador.

¿Cuál ha sido la reacción en casa a la campaña de Kazajstán?

Ha sido realmente asombrosa. Era de esperar que alcanzásemos la fase eliminatoria, pero cuando nos clasificamos para semifinales, el entusiasmo se desbordó. Creo que somos el mejor equipo deportivo de Kazajstán. Ningún equipo se ha colocado entre los cuatro mejores del mundo en otro deporte. Nos bombardearon a mensajes, todo el mundo estaba eufórico. Incluso el presidente del país nos felicitó. Realmente queríamos llegar a la final y creo que merecimos derrotar a Portugal. Ahora haremos todo lo posible por ganar una medalla.

Para lograrlo tendrán que imponerse a la pentacampeona, la selección más laureada. ¿Qué siente sabiendo que se van a medir a la todopoderosa Brasil por una medalla en la Copa Mundial de Futsal?

Me produce una alegría inmensa. Desde que era niño sueño con enfrentarme a la selección de Brasil en un Mundial. Los jugadores brasileños eran mis héroes. El mejor, no solo para mí sino para todo el mundo, era Falcão, pero también me gustaba mucho Simi. Mi estilo de juego era más parecido al suyo. Y en el Mundial de Tailandia me deslumbró Neto. Me hace muy feliz saber que me voy a enfrentar al país que ha dado tantos y tan buenos jugadores. Pero los tiempos han cambiado.

Cuando era niño soñaba simplemente con compartir el terreno de juego con estas superestrellas. Para serle sincero, no podía ni siquiera imaginar que Kazajstán pudiese competir contra Brasil. Ahora sueño con derrotar a Brasil y terminar terceros. Y es una posibilidad real. Lo que Kazajstán ha logrado aquí es de por sí como un cuento de hadas. Ganar a Brasil por una medalla sería la madre de todos los cuentos de hadas. Sería algo increíble para el pueblo kazajo. Solo puedo imaginar la emoción y la euforia que sentirían.

¿Qué sentirá al tener finalmente a la pequeña Olivia en sus brazos?

¡Sé que voy a llorar! Será el momento más emotivo de mi vida. Pero antes hay algo que quiero hacer: quiero marcar otro gol en este torneo, contra Brasil, porque tengo una nueva celebración preparada en honor de mi hija Olivia.