Los rejuvenecidos Chollima cabalgan de nuevo

La RDP de Corea ha demostrado ser perfectamente capaz de dar más de una sorpresa en Asia y más allá a lo largo de los años, empezando por su mítica cabalgada hasta los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Inglaterra 1966™. La formación de Asia oriental se clasificó increíblemente para Sudáfrica 2010, certificando su segunda presencia mundialista en detrimento de pesos pesados tradicionales del continente como Arabia Saudí e Irán. Más recientemente, los Chollima (“Caballos alados”) han vuelto a sorprender encabezando su grupo de clasificación para Rusia 2018.

A falta de un partido, la RDP de Corea lidera su quinteto con un punto más que la potente Uzbekistán, tras un balance de 5 victorias y 1 empate en 7 encuentros. Pero más impresionante aún es su progresión sostenida en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola desde que arrancó la campaña clasificatoria el pasado junio. En apenas nueve meses, el combinado de Kim Chang-bok ha escalado 51 puestos en la jerarquía mundial, pasando de la 146ª plaza a la 95ª que ocupa este mes.

Equipo revelación Sin embargo, el panorama no se presentaba tan halagüeño cuando la RDP de Corea inició su andadura clasificatoria, tras su malograda campaña en la fase final de la Copa Asiática 2015. Allí, los norcoreanos no lograron superar la fase de grupos tras encadenar 3 derrotas, incluido un 0-1 ante Uzbekistán en la primera jornada. Los propios uzbekos partían como favoritos para encabezar el Grupo H, que se perfilaba como uno de los más reñidos de esta fase de clasificación asiática, con otros aspirantes como Bahréin, semifinalista en la Copa Asiática 2004, y una Filipinas en rápido crecimiento.

Sea como fuere, los pupilos de Kim empezaron muy bien, con un 3-0 contra Yemen. Pero a continuación les esperaba Uzbekistán, un duro rival al que nunca habían ganado. Sin embargo, espoleada por su público, la RDP de Corea se impuso por un sensacional 4-2 en Pyongyang, convirtiéndose en un líder insospechado. Su recompensa en la clasificación mundial de julio fue palpable, al remontar 17 posiciones, hasta la 129ª.

Los norcoreanos siguieron brillando al doblegar a Bahréin por 0-1 y, pese a no poder pasar del 0-0 en casa contra Filipinas, reaccionaron derrotando a Yemen por un solitario gol y ampliando su ventaja a cuatro puntos. Su primera y única derrota la sufrieron en Uzbekistán, donde los locales remontaron un gol adverso (3-1) para tomarse la revancha de su derrota en Pyongyang. Pero los Chollima aparcaron rápidamente esa decepción y, el pasado noviembre, regresaron a la senda del triunfo con un 2-0 a Bahréin que los mantuvo al frente del quinteto.

Los buenos resultados clasificatorios impulsaron a la RDP de Corea a concluir el año con otro salto considerable, al subir 15 puestos el pasado diciembre: del 120º al 105º. En enero no jugó ningún partido y descendió 8 peldaños, pero en la edición de febrero protagonizó uno de los mayores avances del mes, plantándose entre las 100 mejores selecciones del mundo con un brinco sensacional de 18 posiciones.

Un plantel rejuvenecido  Esa subida en la tabla ha supuesto una oportuna inyección de moral para encarar el próximo mes su último compromiso del grupo: la visita a Filipinas. Un triunfo de la RDP de Corea la haría pasar como primera de grupo si Uzbekistán, con un partido menos, pierde alguno de sus dos encuentros restantes. E incluso, de no ser así, los Chollima probablemente se clasificarían como uno de los cuatro mejores segundos.

La RDP de Corea acaricia el pase a la última ronda, pero sus aficionados están más contentos si cabe con la irrupción de sus jóvenes talentos. De hecho, se trata de uno de los equipos más jóvenes de la competición, con nada menos que 8 jugadores sub-23. Entre esas figuras prometedoras destaca el delantero de 22 años Jong Il-gwan. El que fuera mejor jugador joven asiático de 2010 lleva marcados 3 tantos, incluidos los dos que apuntillaron a Bahréin en los dos triunfos contra la nación insular.

También está llamando mucho la atención su compañero de delantera Pak Kwang-ryong (uno de los tres jugadores del equipo afincados en el extranjero), que milita en el FC Biel-Bienne suizo. El experimentado portero Ri Myong-guk, superviviente de la plantilla de Sudáfrica 2010, es el capitán de este renovado combinado que empieza a cuajar, incrementando las expectativas de que la RDP de Corea se clasifique para su tercera Copa Mundial de la FIFA™.