Joyce Cook: "Los hechos son más elocuentes que las palabras"

28 jun. 2021
  • Joyce Cook, directora de Responsabilidad Social y Educación de la FIFA: "Debemos celebrar y reconocer la contribución al fútbol de la comunidad LGBTIQ+"

  • La FIFA se compromete a apoyar a sus federaciones miembro en la lucha contra la discriminación por motivos de orientación sexual

  • Tenemos que mejorar y estamos decididos a conseguirlo

Cada año, el mes del Orgullo, en junio, es una celebración para la comunidad LGBTIQ+, así como una oportunidad para protestar de forma pacífica e incrementar la concienciación política acerca de los problemas actuales.

Joyce Cook, directora de Responsabilidad Social y Educación de la FIFA, habla del compromiso permanente de la FIFA con la promoción de la diversidad y la inclusión del colectivo LGBTIQ+ en el fútbol en todos los niveles, y de la lucha continua contra la discriminación en todo el mundo.

¿Qué importancia tiene la promoción de la diversidad y la inclusión para el desarrollo del fútbol?

Son dos objetivos que van de la mano: uno no puede existir verdaderamente sin el otro. Pero para que eso ocurra hay que garantizar que el fútbol, en todas partes, sea accesible, acogedor, seguro y divertido para todos. También es importante promover y celebrar la rica diversidad de este deporte. Es una responsabilidad que la FIFA, como custodio del fútbol mundial, se toma muy en serio, utilizando su voz para sensibilizar en todo el deporte y de una forma más amplia.

¿Cómo describiría usted al fútbol, en tanto que comunidad diversa y representativa, y su papel en la concienciación acerca del colectivo LGBTIQ+ y su inclusión?

El fútbol es increíblemente diverso, no hay más que ver los equipos que más éxito tienen, tanto dentro como fuera del terreno de juego. En la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019, en Francia, participaron más de 40 mujeres abiertamente homosexuales y bisexuales. Hay grandísimas estrellas, como Megan Rapinoe y la entrenadora Casey Stoney, que ejercen de modelos positivos con los que la juventud LGBTIQ+ que pasa por dificultades en razón de su sexualidad puede identificarse y tener un sentimiento de orgullo y pertenencia, en lugar de miedo y vergüenza sin fundamento.

Hay que enfrentar el hecho de que sigue existiendo mucha intolerancia y odio hacia la comunidad LGBTIQ+, y que nuestro fútbol no es todavía tan acogedor e inclusivo como debe ser. Los últimos acontecimientos nos lo han recordado, tanto dentro del fútbol como en general. Tenemos que preguntarnos por qué la mayoría de los futbolistas masculinos LGBTIQ+ siguen sintiéndose incapaces de hablar abiertamente de su sexualidad, por qué les causa tanto temor.

La discriminación se basa en gran medida en el miedo y en la ignorancia, pero puede causar un daño y un dolor indecibles, y hay quienes deciden dejar el deporte que les entusiasma, o peor aún, se autolesionan o incluso se quitan la vida. Todavía queda mucho por hacer. Dicho esto, se está llevando a cabo un ingente trabajo positivo en todo este deporte para combatir la homofobia y la discriminación y para ensalzar la diversidad y la inclusión.

Muchas veces hablamos de los valores del fútbol —trabajo en equipo, respeto, juego limpio— y también de la tolerancia y de la bondad. No podremos avanzar a menos que vivamos de verdad con arreglo a estos valores.

¿Qué está haciendo la FIFA para combatir la discriminación contra la comunidad LGBTIQ+? ¿Cómo podría hacer más si cabe?

Somos plenamente conscientes de nuestra responsabilidad en la lucha contra la discriminación en este deporte, tal y como se establece claramente en los 11 objetivos del Presidente de la FIFA en su Visión 2020-2023 – Por un fútbol realmente global.

Hace muy poco, el Presidente y la Secretaria General de la FIFA se unieron para apoyar el #Orgullo2021 con la bandera del arco iris ondeando en la sede de la FIFA por primera vez en sus 117 años de historia. Fue un momento pequeño pero increíblemente simbólico y lleno de orgullo para muchas personas en el fútbol, entre ellas yo misma y otros empleados, familias y aliados LGBTIQ+ que trabajan en la FIFA.

La postura de la FIFA es clara. Tenemos una posición de tolerancia cero ante la discriminación, también en torno a nuestras competiciones y eventos. De cara a la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™, por ejemplo, la FIFA está trabajando estrechamente y en plena cooperación con las partes interesadas, incluidas las organizaciones LGBTIQ+ y los grupos de aficionados, formando a las fuerzas de seguridad, al personal y a los cuerpos arbitrales de los partidos en los estadios y sus alrededores, así como a las autoridades policiales, para garantizar que todos los aficionados sean recibidos con respeto. En los torneos futuros de la FIFA, estos requisitos en materia de derechos humanos también formarán parte de los procesos de licitación y organización.

¿Cómo pueden ser los estadios de fútbol entornos más acogedores para los jugadores, los entrenadores, el personal y los aficionados LGBTIQ+?

La educación es fundamental. Proporcionamos orientación y asesoramiento para ayudar a nuestras 211 federaciones miembro a desarrollar sus estrategias y acciones nacionales basadas en la Guía de la FIFA de buenas prácticas en materia de diversidad y lucha contra la discriminación. E instamos a las federaciones miembro de la FIFA a colaborar con sus expertos locales para desarrollar guías prácticas y soluciones educativas a medida.

Esta orientación y este apoyo están ayudando a conseguir que los hechos sean más elocuentes que las palabras. Hay que reiterar la importancia que esto tiene y mostrar que, al aceptar la diversidad y la inclusión, todos salimos ganando. Como símbolo, también apreciamos el arco iris en todos los torneos de la FIFA, ya sea como bandera, en los petos para el calentamiento, en los cordones de las botas o a través de cualquier otra expresión.

Al utilizar las redes sociales para promover la concienciación sobre el colectivo LGBTIQ+, ¿cómo valoraría las actitudes sociales relativas a la inclusión, dentro y fuera del fútbol?

Reconozco su utilidad para compartir información y promover los valores de la diversidad y la inclusión de una forma más amplia. Siempre me anima mucho ver lo abiertos, positivos y respetuosos que son la gran mayoría de los usuarios, al igual que la gran mayoría de las personas dentro de nuestro deporte. Sin embargo, está muy claro que el acoso y los insultos constituyen un problema cada vez mayor en las redes sociales.

Es un problema que la FIFA, en colaboración con nuestras federaciones miembro y los propios jugadores, se está tomando muy en serio. Los legisladores y las plataformas de las redes sociales deben hacer más para abordar este problema, y estamos dirigiéndonos a ellos en consecuencia.

¿Qué historias le han impresionado más en cuanto a la representación del colectivo LGBTIQ+ en el deporte?

Hace poco, el año pasado, Mara Gómez se convirtió en la primera mujer trans futbolista profesional de Argentina, lo que supone un gran hito, mientras que Lily Parr fue una adelantada a su tiempo en la defensa de los derechos de las personas LGBTIQ+, en la década de 1920. Y como a tanta gente en el deporte, me emocionó profundamente ver a Carl Nassib salir del armario como primer jugador abiertamente gay de la NFL. Ha sido un paso muy importante y valiente, no cabe duda de que las acciones de Carl salvarán vidas y ofrecerán esperanza a muchos jóvenes en todos los deportes.

Lamentablemente, hará falta que salgan del armario aún más futbolistas y personalidades, como Thomas Hitzlsperger, sobre todo en el fútbol masculino, antes de que alcancemos un estado de las cosas “normalizado”, en el que esto deje de tener importancia. Ese día llegará. De eso no tengo ninguna duda.

Por último, no hay que olvidar nunca la valentía y el sufrimiento que han padecido otros, los que han permitido que llegásemos hasta aquí, incluido Justin Fashanu, el primer jugador abiertamente gay de Gran Bretaña, que acabó quitándose la vida. Tenemos que hacerlo mejor, y en la nueva FIFA estamos decididos a hacerlo.

Tenemos que estar dispuestos, de forma proactiva, a hacer que se escuchen más las voces de los grupos marginados, y eso incluye indudablemente a los jugadores, el personal y los aficionados LGBTIQ+. Y celebrar y reconocer las enormes contribuciones que han hecho al fútbol y a la sociedad en general.

¿Qué significó para usted ver cómo se alzaba con orgullo la bandera del arco iris en Home of Football?

Fue un momento histórico y de orgullo para la FIFA, para nuestro equipo y para mí. Para mí, representó un refuerzo significativo y genuino de nuestro compromiso con la diversidad y la inclusión, y de nuestra promesa de apoyar a la comunidad LGBTIQ+. Todo el mundo es bienvenido en la nueva FIFA. Nos tomamos en serio lo que decimos y llevamos estos valores con nosotros a través de acciones y medidas concretas que consideramos de la máxima importancia, durante todo el año.