Declaraciones del Presidente y de la Secretaria General de la FIFA

Gianni Infantino, Presidente de la FIFA Estoy muy satisfecho con el resultado de la reunión, pero mucho más todavía con el espíritu que la ha guiado. Ha sido muy positiva, con muchas interacciones y deliberaciones. Hemos adoptado muchas decisiones, que nos conducirán hasta la consecución de nuestra nueva visión.

En los debates sobre cuántas selecciones se incluirán en el Mundial, nos ha movido sin duda un espíritu muy positivo. Supone todo un desafío presidir una reunión del Consejo de la FIFA con más de 30 miembros procedentes de diferentes rincones del mundo, de culturas diferentes, y todos ellos con mentalidades diferentes, pero también con intereses diferentes, lo cual es absolutamente legítimo.

No obstante, al final, todo el mundo tiene que defender los intereses globales del fútbol. Para mí, eso empieza por la premisa de que, si incrementas la cantidad total de selecciones en el Mundial, incrementas también las cifras individuales de regiones participantes.

Estoy convencido de que no hay nada mejor para impulsar el desarrollo del fútbol que participar en él. Haremos los deberes; todavía queda mucho por debatir y definir. Lo totalmente cierto es que, sean cuales sean los costes de ampliar el Mundial, siempre se verán compensados con creces por los ingresos. Al fin y al cabo, se trata de una decisión deportiva.

Con respecto a las medidas de reducción de costes que se han debatido, no se trata en el fondo de conseguir una reducción de costes, sino mayor eficacia. Ni que decir tiene, organizaremos nuestras competiciones y actos con la máxima calidad, pero si podemos hacerlo gastando menos, tendremos más dinero para invertir en el fútbol, que es el objetivo capital.

Fatma Samoura Después de esta reunión, se han depositado muchas expectativas en la administración de la FIFA a la hora de traducir la nueva visión en una estrategia y en un plan de actuación, así como en el trabajo de definición del formato de la Copa Mundial de la FIFA a partir de 2026, y en la agilización de los procesos para contener los costes de gestión y asignar más recursos al desarrollo del fútbol.

Estoy tratando de sistematizar los procesos y racionalizar los recursos. Hemos asignado 1.400 millones de dólares durante este ciclo (de 2014 a 2018) a las 211 federaciones miembros. Si no ampliamos nuestra base de patrocinio y derechos televisivos, todo esto se podrá conseguir sólo si somos prudentes con los costes administrativos.

(La lucha contra la discriminación) es cuestión de educación. Aunque culturalmente algunas expresiones formen parte del deporte y las pronuncien los aficionados, no debemos permitirlas. Se trata de un proceso a largo plazo, y las sanciones graves no pueden ser la única forma de control.

Al igual que en las Naciones Unidas, nos gusta el diálogo y nos gusta educar a las personas. Si las sanciones fueran la única forma operativa de eliminar escollos, hoy en día el mundo sería un lugar mejor, porque la gente tiende a ser muy buena a la hora de sancionar, pero quizá menos a la hora de educar. Tenemos que conjugar ambas cosas.