Menzies aplica sus aprendizajes para dejar un legado en los países anfitriones del Mundial Femenino

  • La directiva del fútbol neozelandés Laura Menzies es una apasionada defensora de este deporte

  • Recientemente participó en el Programa de Liderazgo Femenino en el Fútbol, coorganizado por la FIFA y la UEFA

  • Menzies está ayudando a hacer crecer el fútbol en los dos países anfitriones de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2023

Se puede decir que el fútbol ha sido un elemento fundamental en la vida de Laura Menzies desde que aprendió a andar. Esta hincha acérrima del Chester City en su Inglaterra natal ha estado viendo, jugando, entrenando o gestionando el fútbol de forma sistemática y casi sin parar desde muy pequeña.

Su trayectoria futbolística ha alcanzado su punto culminante últimamente con su nombramiento como directora ejecutiva de Northern Region Football –la mayor federación futbolística regional de Nueva Zelanda– y su participación en el reciente Programa de Liderazgo Femenino en el Fútbol de la FIFA y la UEFA.

El próximo año promete depararle experiencias aún más señaladas con la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ que albergarán tanto Australia como su hogar desde hace 16 años: Nueva Zelanda. Menzies, una apasionada defensora del fútbol femenino, está saboreando la oportunidad de ayudar a crecer al fútbol local y dejar un legado duradero en su país de adopción.

Recientemente, Menzies tuvo la oportunidad de contribuir a establecer uno de los pilares fundamentales de ese legado cuando Northern Region Football coorganizó un programa piloto de fútbol base destinado a involucrar a la comunidad maorí de Nueva Zelanda. La región más septentrional del país alberga una nutrida comunidad indígena; un sector de la sociedad neozelandesa que, tradicionalmente, se ha sentido más atraído por el rugby o el netball.

"La idea de honrar a las culturas de la población neozelandesa y maorí –somos una población bicultural– es crucial; así como entender que el fútbol es un vehículo para atender, apoyar y conectar con todo un abanico de comunidades diversas que han elegido vivir en las regiones de Auckland o Northland, o en el resto de Nueva Zelanda", afirma Menzies a FIFA.com.

"El fútbol es una forma de sentirse conectadas con un nuevo lugar; de sentirse conectadas con el lugar del mundo desde el que se hayan podido desplazar. El fútbol puede ser esa clase de lenguaje y forma de expresión, ese lenguaje para poder asentarse; y yo pienso que ese es el verdadero poder del fútbol", subraya.

Recientemente, Menzies estuvo en Suiza para participar en el Programa de Liderazgo Femenino en el Fútbol; una experiencia que resultó inspiradora y reveladora a la par.

"Nunca había estado antes en una sala con personas que son todas mujeres y todas trabajan en el fútbol. Normalmente solo somos dos, tres o cuatro; no unas treinta", resalta Menzies. "Fue una experiencia increíble y realmente fascinante poder conocer a personas de todo el mundo con el factor en común de que éramos mujeres trabajando en el fútbol".

"La [próxima] Eurocopa en Inglaterra va a ser fantástica; un grandioso escaparate. Obviamente, el Mundial en Australia y Nueva Zelanda va a ser increíble, pero todas estamos emprendiendo todavía un nuevo camino. Probablemente por eso, a veces decimos 'esto puede ser un reto y es algo nuevo, y estamos intentando hacer las cosas de forma diferente'; pero tener esa conexión con mujeres de todo el mundo con ideas afines, y ese espacio para reflexionar sobre quién eres como dirigente, y lo que estás intentando conseguir, fue una oportunidad magnífica que tuvimos esa semana".

Fue una experiencia increíble y realmente fascinante poder conocer a personas de todo el mundo con el factor en común de que éramos mujeres trabajando en el fútbol”.

Laura Menzies

Como una especie de misionera del fútbol, Menzies está saboreando la oportunidad de poder ayudar a crecer al fútbol femenino ante la ocasión única que le brinda la organización del mayor acontecimiento mundial destinado a un solo deporte femenino.

"Creo que la mayoría de la gente no necesariamente tiene una idea de lo increíble y grandioso que será el campeonato. El reciente Mundial femenino de críquet [en Nueva Zelanda] fue un acontecimiento increíble con cifras de audiencia tremendas, estadios llenos… Pero al tratarse ahora de la FIFA, nos vuelve a llevar a una nueva dimensión, de modo que la expectación en torno a ese campeonato y las oportunidades que puede generar son enormes", explica.

"Y no se trata solo de 12 meses –y no hay tanto que podamos hacer en los próximos 12 meses…–; la cuestión es que el legado continúa posteriormente durante varios años", puntualiza.

"Estos acontecimientos no se presentan a menudo. El Mundial Femenino seguirá creciendo cada vez más, y podría ser que esta fuese nuestra única oportunidad de organizar un evento de esta magnitud, así que tenemos que hacer lo correcto con el legado", continúa Menzies.

"Tenemos que pensar en el legado para los años venideros. Sí, haremos todo lo que podamos en los próximos 12 meses, pero es absolutamente necesario que sigamos adelante y que prioricemos el legado en el fútbol por todo el país", concluye.

Lausanne, SWITZERLAND - MARCH 29: “UEFA Women in Football Leadership Programme, on March 31, 2022, at the IMD in Lausanne, Switzerland. (Photo by Kristian Skeie - UEFA)