Samoura: "Tenemos una oportunidad única en la Ciudad de los Estudiantes"

Dunedin, situada en la costa oriental de la Isla Sur de Nueva Zelanda y sede de seis partidos de la fase de grupos de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Australia y Nueva Zelanda 2023™, fue la segunda parada en el país para una delegación de la FIFA que está visitando cada sede de la cita mundialista.

El itinerario arrancó con una reunión con el director ejecutivo y la directora de operaciones de Football South (Dougal McGowan y Julia Connor, respectivamente), y con un recorrido por las instalaciones de Logan Park, en el norte de Dunedin.

El campo de césped artificial, dividido en dos y financiado mediante el Programa Forward de la FIFA, es utilizado por los equipos locales (masculinos y femeninos) para partidillos de entrenamiento, desarrollo de la cantera y entrenamientos comunitarios. Asimismo, sirve de campo de entrenamiento para el Southern United, ganador de la liga nacional femenina en 2021.

El grupo de la FIFA vio varios partidos en juego en las instalaciones, y habló del entusiasmo que impera entre la comunidad del fútbol local ante la perspectiva de que la Ciudad de los Estudiantes (como se conoce a Dunedin) albergue partidos de la Copa Mundial Femenina de la FIFA.

El Estadio de Dunedin, el único estadio de césped natural del mundo completamente techado, fue la siguiente parada. Allí, el alcalde de Dunedin, Aaron Hawkins, el director municipal de Desarrollo Comunitario y Eventos, Joy Lanini, y el director general de Dunedin Venues, Terry Davies, mostraron a la delegación las instalaciones de ese recinto con 28.500 localidades de asiento.

Está construido con un techo cubierto por 20.500m2 de ETFE (etileno tetrafluoroetileno), un material de cubierta transparente también utilizado en el Proyecto Edén (Inglaterra) y en el Cubo de Agua de Pekín (China). El techo permite que una corriente de aire especial entre en el estadio, de modo que el césped del campo crece muy rápidamente y debe ser cortado a diario.

Asimismo, la construcción del techo proporciona una acústica envidiable, de modo que los espectadores pueden oír con claridad lo que ocurre en el campo; y además los mantiene fresquitos en verano y calentitos en invierno.

El campo es de césped de verdad, reforzado por fibras de césped sintético insertadas a bastante profundidad en el suelo. Ello aumenta su resistencia, lo que permite un uso tres veces superior al de un campo de césped natural. Está asistido por 2,5 km de alcantarillado, 15 km de sistema de riego y 40 aspersores automáticos; y el agua se recoge en el techo y se canaliza hacia el campo. Tres tipos diferentes de semilla componen el césped junto con 3.200 m3 de arena, tierra y compost en tres capas diferentes.

Tras el recorrido por el Estadio de Dunedin, se debatió sobre la mejor forma de promocionar la Copa Mundial Femenina de la FIFA en la ciudad, que es muy respetada en la región por sus acontecimientos deportivos, musicales y de ocio que se celebran en el estadio; hasta tal punto que, en el periodo 2015-2018, ocupó la décima posición en el mundo en cuanto a venta de entradas para conciertos.

Al concluir las reuniones que mantuvo la delegación, Fatma Samoura afirmó: "Como ciudad literaria para la UNESCO y sede de la Universidad de Otago (la universidad más antigua de Nueva Zelanda), aquí en la Ciudad de los Estudiantes tenemos una oportunidad única para que los aficionados y selecciones descubran el ambiente y la cultura de la región y a los primeros pobladores de estas tierras (mana whenua). Tenemos muchas ganas de aprovechar la ilusión en torno al certamen entre la población local para crear un festival futbolístico y cultural de diez días".

qvftc4serciaq2sjztdv.jpg