Kerr frente a Naeher: rivalidad, bromas y mucho respeto

26 jul. 2021
  • Sam Kerr y Alyssa Naeher hablan con FIFA.com

  • Son grandes amigas y jugaron juntas en el Chicago Red Stars

  • Hablan de los atributos la una de la otra y elogian a otra excompañera

Es muchísimo lo que hay en juego para Australia y Estados Unidos, y su misión no podría ser más clara.

Una victoria este martes en Kashima les garantizará un puesto en cuartos de final, mientras que la derrota puede suponer el adiós al Torneo Olímpico de Fútbol Femenino

El resultado de los principales duelos individuales, como siempre, puede ser decisivo a la hora de inclinar la balanza, y pocos de los que veremos mañana serán más fascinantes o relevantes que el que enfrenta a Sam Kerr y Alyssa Naeher.

Una pugna entre quienes posiblemente sean la mejor delantera y la mejor guardameta del planeta ya habría sido fundamental al margen del torneo o la relación personal que haya entre ambas. Pero resulta que Kerr y Naeher se conocen a la perfección.

Pasaron dos años cosechando éxitos en el Chicago Red Stars, durante los cuales Kerr pulverizó todo tipo de récords de la NWSL y Naeher se afianzó como arquera titular de la selección estadounidense. Y a medida que sus carreras progresaron, también surgió un fuerte y duradero respeto mutuo.

“En mi opinión, seguramente sea la mejor portera del mundo”, dice Kerr a FIFA.com. “Pero además de ser una jugadora increíble, es aún mejor persona”. 

“La verdad es que hace tiempo que no me cruzo con Alyssa, así que será muy agradable volver a verla. ¡Pero espero que no esté demasiado contenta cuando nos despidamos!”.

ozulswiqmaja2kss9xxf.jpg

El estado de ánimo de Naeher a buen seguro va a depender en gran medida de que consiga o no impedir que su vieja amiga marque, algo que, reconoce, suele ser más fácil de decir que de hacer.

“Sam es una jugadora absolutamente fenomenal”, afirma entusiasmada Naeher. “Una delantera de gran clase y una persona de gran clase, de las buenas, sin duda. Siento muchísimo respeto por ella”.

“No lo digo por la amistad que nos une, lleva ya varios años siendo una de las mejores del mundo. Será un gran reto jugar contra ella”. 

“Tendremos que estar atentas a dónde está en todo momento, porque es atlética, tiene un gran dominio del juego aéreo y es capaz de marcar de muchas maneras. En la defensa vamos a tener que estar muy despiertas y hacer todo lo posible para frenarla. Si no lo hacemos, no hay duda de que nos hará daño”.

Naeher habla desde la experiencia que le da haber jugado no solo con Kerr, sino también contra ella, en el fútbol de clubes, en torneos de selecciones y, por supuesto, en los entrenamientos. Por lo tanto, la pregunta se hace sola: ¿quién tiende a salir vencedora de sus mano a mano? 

“Ah, estoy segura de que siempre le gano yo”, señala Kerr, riéndose. “¡Aunque claro que ella va a decir lo mismo!”.

“Bueno, yo de eso no sé nada”, responde Naeher, “aunque sí le reconozco a Sam que las bromas siempre se le han dado mejor que a mí (risas). Por aquel entonces congeniábamos muy bien y, bromas aparte, creo que nos ayudamos mucho mutuamente. Entrenar con delanteras de calidad me ha convertido en una mejor portera, no cabe duda, y quiero pensar que yo también le he ayudado a ella a mejorar”.

ibbwr9c5si0el5kxrndb.jpg

Naeher puede estar segura de ello, y no es la única estrella estadounidense que ayudó a Kerr a alcanzar nuevas cotas con su juego en Chicago. 

Julie Ertz, defensa reconvertida en centrocampista, fue otra de las compañeras de la australiana en el Red Stars, y su influencia en el juego de Estados Unidos volvió a quedar patente con el cambio al que contribuyó en su regreso a la alineación de las campeonas del mundo. 

“Es una jugadora importantísima para nosotras, y todo el mundo sabe que cuando no está se echa en falta su presencia”, declara Naeher tras la goleada del sábado contra Nueva Zelanda (6-1). “Es estupendo tenerla de vuelta, y que haya logrado jugar 90 minutos supone un gran estímulo para nosotras”.

“Es una de las mejores, de las que más garra tienen”, coincide Kerr. “Estoy más contenta cuando Julie está en mi equipo que cuando juega contra mí, eso está claro. Lo mismo dirá cualquier otra futbolista. Es fenomenal”.

Y a decir verdad, se trata de algo aplicable a estas tres viejas amigas del Chicago Red Stars antes de su reencuentro en Kashima. La pregunta ahora es: ¿cuál de ellas podrá cantar victoria al término del choque?