Carla Guerrero: entre deseos cumplidos y objetivos firmes

22 abr. 2021
  • Chile jugará su primer Torneo Olímpico de Fútbol

  • La Jefa es líder y una de las figuras de la Roja

  • La defensora analiza a los rivales y delinea metas

“Me gustaría cruzarme a Sinclair en otro partido”.

A Carla Guerrero se le cumplió el deseo. El sorteo del Torneo Olímpico Femenino puso frente a frente a Chile y Canadá, la oportunidad que la defensora estaba esperando… para pedirle perdón a la histórica capitana canadiense: “La mordí en un amistoso hace años. ¡Lo digo y me avergüenzo! Ojalá nos crucemos en Tokio, acepte mis disculpas e intercambiemos camisetas”.

En la voz de Guerrero hay arrepentimiento sincero al repasar el hecho, que sucedió en 2013 durante un cuadrangular en Brasilia. “Era más chica, me ponía muy nerviosa y no sé qué me pasó”, explica a FIFA.com la chilena, hoy de 33 años. “Me dije: ‘¡Qué hice!’. Me sentí realmente mal y quise disculparme, pero no pude hacerme entender”, afirma todavía apenada.

En ese entonces, Guerrero no era aún La Jefa de la selección, apodo que se ganó antes de la Copa América 2018, el torneo que marcó un antes y un después en la historia del fútbol femenino del país.

Allí, con ella como una de las líderes, la Roja resultó subcampeona, logró la primera clasificación para una Copa Mundial Femenina de la FIFA, la de Francia 2019, y el cupo en la repesca por un lugar en Tokio 2020, que sorteó con éxito recientemente ante Camerún para otro hito histórico.

La Jefa, en datos

  • Debut internacional: 10/11/2006 (Chile 1-2 Ecuador, Copa América)

  • Partidos Clase A: 70 (6 goles)

  • Es la segunda futbolista con más partidos clase A de Chile junto a Francisca Lara (Christiane Endler, 79)

  • Partidos por los puntos: 31 (2 goles)

  • Es la futbolista con más partidos por los puntos de Chile

Guerrero también quería enfrentarse a Canadá por cuestiones futbolísticas. “Aquella vez ganamos 1-0, y si bien pasaron varios años, hemos crecido a un ritmo parecido, y podemos jugarles de igual a igual a pesar de que reconocerla como potencia”, explica sobre su segundo rival en Tokio.

Chile debutará el 21 de julio ante Gran Bretaña. “Que puedan elegir entre las mejores de Inglaterra y Escocia habla de su potencial, pero no sé cuánto pueden conocernos, y eso puede ser una ventaja para nosotras. Sentimos que podemos defender bien contra ellas”, razona.

El último partido del grupo será ante Japón, otro rival que Guerrero prefería pese a ser anfitriona del torneo. “Empataron 0-0 con Argentina en el Mundial, y últimamente le hemos ganado a Argentina. No es ilógico pensar en sacar un buen resultado”.

El análisis de Guerrero invita a pensar en un objetivo ambicioso. “Queremos ir a competir, no a participar. La idea es clasificar a la próxima fase, y de ahí uno nunca sabe, el fútbol es incierto. Hasta las mejores selecciones han caído, quizás sea nuestro momento. Hasta aquí, nos hemos preparado bien”.

Es más, el equipo mostró su madurez en la serie ante Camerún, más allá de que Guerrero confiesa haber estado neverviosa antes del duelo de ida, “por todas las veces que se había postergado. Pero una vez que lo trabajado empezó a funcionar, ganamos calma y eso se vio en la cancha en ambos partidos”.

Guerrero, incluso, aportó un gol en ese primer encuentro. “Generalmente soy yo la que pivoteo los cabezazos en el primer palo hacia el segundo, pero esta vez me cayó a mi. Es lindo estar en la estadística de la selección, siempre que ayude al equipo”.

Guerrero aún disfrutaba los ecos de esa clasificación cuando la realización del sorteo la llevó a un nuevo plano. “De golpe me agarró ansiedad, empecé a sacar cuentas de cuánto falta… Mientras le avisaba a mi madre que no estaría para su cumpleaños, que es el 22 de julio, miraba cuando es la inauguración, ya que me encantaría participar”.

Pero más allá de lo que pase en Tokio, La Jefa es consicente de la historia que sigue escribiendo este grupo de jugadoras en Chile, y da un ejemplo concreto. “Ver a niñas vistiendo camisetas de la selección con tu apellido da orgullo, pero tomar consciencia de que buscan un referente mujer, en lugar de un hombre, es enorme”, dice la dueña del dorsal 3, quien creció admirando a su hermano del que heredó el amor por el fútbol.

Guerrero también disfrutó harto el reconocimiento recibido de sus colegas masculinos. “Ese apoyo es muy importante porque nos visibiliza más, y visibiliza más la disciplina, generando una consciencia social importante”, recalca la futbolista chilena con más títulos nacionales, integrante además del equipo ideal de la última Copa Libertadores, donde fue cuarta con su club actual, la Universidad de Chile.

En esta oportunidad, las futbolistas fueron más allá, porque la clasificación es histórica no solo para el fútbol chileno, sino para todo el deporte del país: es la primera vez que Chile tendrá un deporte en equipo femenino en una cita olímpica. “Es un valor agregado valiosísimo. Es decirle a otras mujeres que si luchan y trabajan como nosotras, pueden lograrlo”.