Poder futbolístico femenino

Si bien Azerbaiyán espera poder utilizar suprimera organización de un torneo de la FIFA no solo para encender la pasión porel fútbol, sino igualmente para presentarsu país al mundo, el anfitrión japonés de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA de este año no requiere tal introducción.

La nación de Asia Oriental será anfitriona del segundo de tres torneos de la FIFA realizados en un período de solo 12 meses,con la competición sub-20, a disputarse entre el 19 de agosto y el 8 de septiembre, insertada perfectamente entre la Copa Mundial de Clubes de la FIFA de diciembre de 2011 y de diciembre de 2012.

Al margen de que el Barcelona fue el impresionante ganador en la cancha en Yokohama a fines del año pasado, resultó tal vez menos patente para los televidentes la manera eficiente en que Japón organizó el torneo. Basándonos en el perfecto desarrollo del sorteo oficial en junio pasado, el próximo Mundial sub-20 promete ser un evento igualmente bien estructurado.

En muchos sentidos, no puede haber un lugar más apropiado, considerando que Japón ganó con gran aclamación su primer título en la Copa Mundial Femenina™en Alemania el año pasado. Las Nadeshiko no solo impresionaron por su estilo y elegancia, sino que la victoria de la selección levantó a una nación que sufría las consecuencias de un terremoto y un tsunami devastadores que habían azotado el país pocos meses antes.

El terrible número de víctimas que sufriera Japón el año pasado permanecerá, sin duda, en la mente de todos los participantes en el próximo torneo sub-20, particularmente en vista de los cinco partidos de grupo que se disputaránen el estadio Miyagi, recientemente reconstruido y ubicado cerca del epicentro del terremoto. De hecho, la centrocampista japonesa Iwashimizu, oriunda de la región golpeada, comentó en el sorteo en Tokio que esperaba que el torneo diera “energía y coraje” a las personas en las zonas devastadas.

Las favoritas tradicionales Cuando adviene la cuestión de quién celebrará finalmente en el campo de juego, el sorteo de junio representó un gran reto para los rivales del grupo D, conformado por Ghana, la RP China, EEUU y Alemania, ganadoras de cuatro de las cinco ediciones celebradas hasta la fecha. Alemania intentará revalidar su título logrado dos años atrás en casa, mientras que EEUU, uno de los favoritos en toda cita de fútbol femenino, hará también todo lo posible para llevarse la corona.

Hace dos años, su selección sub-17 fue el primer y único equipo de EEUU en cualquier categoría de edad en faltar a las eliminatorias de un Mundial femenino. Y ello pese a la notable campaña clasificatoria en la cual anotaron 38 goles sin recibir ninguno, para perder luego su pasaje al Mundial tras una derrota en la tanda de penales contra Canadá. Con más de la mitad de las integrantes de aquel elenco presentes en Japón, se espera que elequipo de las “barras y estrellas” exhiba una férrea determinación en todos sus encuentros.

Sin embargo, todas las miradas estarán puestas en el desempeño de las dueñas de casa, gracias a su nueva posición en la jerarquía mundial. La confianza en el equipo será indudablemente sólida, considerando su actuación en las eliminatorias de octubre pasado en Vietnam, en las cuales contabilizaron cuatro victorias y un empate en cinco choques.

Muy pocos estarán dispuestos a apostar contra la presencia de Japón en la final del 8 de septiembre. Incluso menos apostarán contra Japón 2012 –y su homólogo Azerbaiyán pocas semanas más tarde– encuanto a un rotundo éxito organizador ya la capacidad de ofrecer más momentos de alegría en el continuo crecimiento del fútbol femenino.