Alemania mantiene viva su esperanza (2-1)

La selección alemana aseguró su presencia en los cuartos de final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA al imponerse 2-1 a Canadá en el encuentro que marcó el cierre del Grupo C del certamen. Las norteamericanas, por su parte, quedan eliminadas y emprenden el regreso a casa.

El encuentro, que enfrentó a dos colosos de la disciplina, se definió recién en los últimos 15 minutos gracias a los goles de Erin McNulty (en contra) y Lisa Schwab para el conjunto europeo. Monica Lam-Feist, a nueve minutos del final, había marcado el empate transitorio de las canadienses.

Las alemanas dominaron el balón durante gran parte del partido, aunque chocaron con una defensa compacta que impidió la llegada de goles tempraneros. No obstante, un tiro libre de Carolin Schiewe se estrelló en el travesaño a los 2 minutos de juego. Por su parte, las canadienses preocuparon con una buena aparición de Jonelle Filigno, quien exigió a Alisa Vetterlein desde ángulo cerrado.

En la segunda parte, las germanas crecieron y exigieron a fondo a las campeonas de la CONCACAF. En ese contexto, Nicole Banecki desperdició un par de situaciones claras en lo que sería un anticipo del primer gol del partido, que llegaría luego de que Kim Kulig estrellara una gran volea en el travesaño canadiense.

El esperado gol llegó por intermedio de de la arquera canadiense Erin McNulty, quien tras un tiro de esquina y una desinteligencia de la última línea norteamericana, anotó en propia puerta (1-0; 77'). No obstante, todavía se encontraban festejando las alemanas cuando Lam-Feist igualó las acciones con un buen remate a 10 metros de la portería de Filigno (1-1; 81').

Todo parecía irse al cierre con empate, surgió la imagen de Schwab, ingresada en el complemento, para aprovechar una falla de Alexandra Marton y sentenciar el triunfo alemán (2-1; 90').

La victoria fue celebrada estruendosamente por las alemanas, que aseguraron su presencia en los cuartos de final. Allí, enfrentarán a Brasil en un verdadero clásico de la disciplina. Las canadienses, con la frente alta, se marchan a casa.