Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008™
19 de noviembre - 07 de diciembre

Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008™

Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008™

Posición final del torneo

Acerca de

Promesas de futuro y el regreso de Estados Unidos en Chile 2008

La Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008 pasará a la historia por varios motivos: ha sido el torneo con más goles de las cuatro ediciones celebradas, nos ha dejado el gol 300 y el 400 de la competición, ha visto la coronación de la selección de Estados Unidos, pero, sobre todo, será recordada por el profundo legado que deja en el país sudamericano.

La celebración de esta competencia arrancó un tremendo compromiso por parte del gobierno que llevó a cabo la reconstrucción total de cuatro estadios para albergar los partidos. Además, la ANFP se volcó con el fútbol femenino, auspiciando una flamante competición liguera que celebró su primera edición antes de la cita mundial, y respaldando la preparación de la selección femenina chilena que los representaría en esa cita. Así, Las Rojitas, si bien no lograron sumar ni una victoria y quedaron eliminadas en la fase de grupos, entusiasmaron al público con su entrega y coraje. Sin duda, el grupo bregado en este mundial es una semilla con potencial de futuro. De la misma manera, la respuesta de los hinchas durante toda la competición ha dejado claro que el fútbol femenino tiene su espacio en esta sociedad sudamericana, más inclinada al balompié masculino. Ha sido un paso adelante, deportiva y culturalmente.

En lo puramente futbolístico, Chile 2008 ha devuelto a Estados Unidos al trono de la categoría al que ya subiera en la edición inaugural de Canadá 2002. El técnico Tony DiCicco, quien condujó a las barras y estrellas a la cima en la Copa Mundial Femenina de la FIFA EEUU 1999, ha sido el guía para esta nueva generación de talentos, donde brillan con especial fuerza las delanteras Sydney Leroux, Alex Morgan y Alyssa Naeher (triunfadoras en los galardones individuales).

El regreso a la cumbre se selló a lo grande, derrotando en la gran final a las campeonas defensoras, la RDP de Corea. Choe Kwang Sok no se puso nervioso tras perder el primer partido ante Brasil y sabía que cuando sus jugadoras se repusiesen del largo viaje, volverían a ser el equipo sólido y sin fisuras que triunfó en Rusia 2006. Tenía razón y sólo las norteamericanas, gracias al mayor acierto de cara a gol, lograron torcer su camino a la revalidación en el último encuentro.

PARTIDOS