La ilusión mundialista de la diosa del fútbol indio

26 mar. 2020
  • Oinam Bembem Devi es una figura pionera del fútbol femenino indio

  • Ex capitana de la selección, lleva el apodo de una diosa hindú

  • Valora positivamente que su país reciba el Mundial Femenino Sub-17

Las figuras más prominentes del fútbol indio la han descrito como “una leyenda viva” y “una abanderada” para el fútbol femenino. Pero hay un sobrenombre que sí que está unido indisolublemente a Oinam Bembem Devi: ‘La Durga del fútbol indio’.

Y como explica la propia Bembem Devi, no puede haber una mayor alabanza. “Durga es una diosa [hindú] celebrada por toda la India para regocijarse con el triunfo del bien sobre el mal”, señala sonriendo, “así que no sabía cómo reaccionar cuando me pusieron ese apodo. Que alguien pudiera ser apodada ‘Durga’ por jugar al fútbol supuso una inspiración enorme, y un honor”.

La grandiosidad de la denominación refleja la estima en que se tiene a Bembem Devi, y la influencia que posee. La que fuera capitana de la India debutó con la selección con apenas 15 años y siguió siendo una figura destacada hasta su retirada internacional en 2016, inspirando al equipo en todo momento a alcanzar nuevas cotas.

El Gobierno nacional reconoció sus servicios con un Premio Arjuna por sus logros extraordinarios en el deporte y, más recientemente, Oinam se convirtió en la primera futbolista en ser distinguida con un Padma Shri (la cuarta condecoración civil más importante de la India). Pero al igual que muchísimas otras pioneras femeninas, sus primeros pasos en el deporte rey estuvieron plagados de dificultades.

Aunque se sintió atraída por el fútbol por “la simplicidad del deporte y la alegría de dar patadas al balón”, se vio obligada a cambiarse el nombre –‘Bobo’ y ‘Amko’ fueron sus pseudónimos favoritos– para jugar con los chicos del lugar. “De haberles dicho que ni nombre era Bembem, habrían comprendido que era una chica y no me habrían aceptado en su equipo para jugar”, explica.

La actitud de sus padres representó una barrera igual de importante. “Es preciso comprender el contexto sociocultural para comprender su mentalidad”, señala.

“Querían que me concentrase en mis estudios. En aquel momento estaba en desacuerdo con ellos. Pero ahora, cuando miro hacia atrás e intento ver las cosas desde su punto de vista, lo entiendo”.

“Supuso un trabajo extra para mí porque tuve que compensar el tiempo perdido estudiando, ya que de ningún modo iba a renunciar al fútbol. Tuve que conciliar ambas cosas. Fue duro. Pero finalmente el hielo se derritió un poco, cuando me convocaron por primera vez con la selección india. Hubo sonrisas por doquier, y una vez que vi puerta para la India, ya no hubo vuelta atrás”, subraya.

“Siento que he podido mostrar a las chicas que deben perseguir sus sueños. Pero al mismo tiempo, no deben ser rebeldes ni luchar contra los deseos de sus padres; es preciso encontrar ese equilibrio. Pero si he podido inspirar a hasta 11 chicas a jugar a este deporte, considero que he puesto mi granito de arena”.

Oinam Bembem Devi receives the Arjuna Award 

No habrá nadie más orgullosa de que 11 niñas indias se formen para el primer partido. El único remordimiento que tendrá Devi es no ser los suficientemente joven para saltar al campo ella misma.

“Cuando era jugadora, no podía soñar siquiera que mi país albergaría un Mundial como este”, afirma. “Las chicas son muy afortunadas; ¡a veces me pongo un poco celosa [risas]! La confianza, el interés, el desarrollo, la inspiración: todo vendrá de este campeonato. Y después, el cielo es el límite…”.

“No puedo expresar con palabras lo feliz que estaba cuando oí que íbamos a organizar este campeonato, y tengo que elogiar a la AIFF por traerlo a la India. Eso muestra lo en serio que se están tomando el desarrollo del fútbol femenino”, resalta.

lybv2qsflfjktizmhgma.jpg