El meteórico ascenso de la precoz Malu

  • Malu Gaspar hizo historia el domingo debutando con el primer equipo del Braga

  • Hasta hace poco, la quinceañera ni siquiera había estado nunca en la nómina de un club de fútbol

  • Su sensacional ascensión incluye haber representado a la selección sub-16 de Portugal

Quién pudiera tener 14 años… “Me encantaba esa época de mi vida”, afirma Maria Luiza Gaspar, con una sonrisa nostálgica en el rostro. Malu, como es más conocida, disfrutaba paseando por las pintorescas playas de arena de Vila do Conde –un paraíso tranquilo al norte de Portugal–, pasando el rato con sus amigas, interactuando en las redes sociales, viendo Netflix y dando patadas al balón los fines de semana. “Parece como si fuese hace un siglo”, precisa a FIFA sobre un estilo de vida que, asombrosamente, tenía hasta hace escasos meses. Una de las aficiones citadas, de hecho, la llevó a dejar de hacer prácticamente todas las demás. Malu cumplió 15 años en noviembre, fue convocada por primera vez con una selección nacional en diciembre, debutó y deslumbró con las sub-16 de Portugal en enero, dio el salto a la plantilla del Braga B en febrero y, el pasado domingo, entró de lleno en los 101 años de historia del Sporting Clube de Braga, convirtiéndose en el futbolista más joven, de cualquier género, en jugar en su primer equipo.

“No hay forma de creerse que todo esto me esté pasando a mí”, recalca Malu. “Es increíble. La verdad es que las cosas han ocurrido muy deprisa. Todas las personas tenemos sueños, pero jamás podría haber soñado que todo esto ocurriría tan deprisa”. Malu nació en Niteroi, que está separada de Río de Janeiro por la bahía de Guanabara y es conocida como la ‘Ciudad de la sonrisa’. Y cuando era todavía más pequeña, solo había una cosa que la hacía sonreír. “Desde que era muy pequeña, lo único que quería hacer cuando no estaba en el colegio era jugar con un balón”, recuerda. “Eso era lo que me hacía más feliz. Desde que tengo memoria, siempre me ha encantado dar patadas a un balón con mi hermana”.

A Malu se le desdibujó la sonrisa temporalmente en 2016, cuando de repente, su padre comunicó a la familia que iban a mudarse a Portugal, donde vivían sus padres, mientras cursaba una maestría. Al principio, las hermanas se mostraron escépticas, pero rápidamente se enamoraron de la nación lusa. Y para su deleite, también lo hicieron sus padres… Lo que era una estancia de seis meses se convirtió en una residencia permanente y, para Malu, en la vida típica de una adolescente… hasta hace poco. “Mi vida ha cambiado radicalmente”, explica. “Este año he sido convocada con la plantilla del primer equipo y tengo entrenamiento todos los días”. “Tengo que ir al colegio y luego tengo entrenamiento. Mis amigas siempre están quejándose de que ya no puedo juntarme con ellas. La verdad es que ojalá pudiera; las echo de menos, pero esto es lo que quiero hacer en la vida, y sé que tengo que seguir manteniendo una dedicación plena”, subraya. “Mi objetivo no fue en ningún momento convertirme en la jugadora más joven, ni batir ningún record. Mi objetivo siempre ha sido llegar a ser profesional”, precisa Malu. “Lógicamente, se trata de un hito histórico muy bonito y estoy muy contenta, pero no dejaré que se me suba a la cabeza. Sé que tengo que seguir trabajando duro; y seguir mejorando cada vez más para poder gozar de más oportunidades con el Braga y la selección nacional”, añade.

Y es que Malu nunca olvidará la primera vez que recibió la llamada de la selección… “Fue algo inexplicable”, afirma esta chica que idolatra a Cristiano Ronaldo. “Que te convoquen con tu país es el sueño de todo futbolista. Me puse más que feliz. Los ojos se me llenaron de lágrimas por la emoción”. “Fue curioso porque justo acababa de empezar a comer cuando recibí el mensaje. Me quedé estupefacta; ni siquiera sabía que en la selección nacional sabían quién era yo. Me puse tan nerviosa (eso sí, unos nervios agradables) ¡que ya no pude seguir comiendo! [risas]”.

Malu Gaspar lines up with the Portugal U-16s

Aunque esa comida se desperdiciase, lo cierto es que el estreno de Malu con la camiseta roja de la Selecção das Quinas no tuvo ningún desperdicio… La quinceañera deslumbró con un Portugal sub-16 que se apuntó 3 victorias en 4 encuentros, incluida una que hizo historia en febrero. “Ninguna selección femenina de Portugal, de ninguna categoría de edad, había vencido a Alemania”, resalta Malu sobre esa victoria por 2-0. “Ganarle supuso una sensación indescriptible. Fue una proeza extraordinaria. No tengo palabras para explicar lo felices que estábamos”. “Pero todo eso fue el resultado de nuestro trabajo duro: del cuerpo técnico, de las jugadoras. Demostramos que podemos tumbar a cualquier selección”, avisa. El combinado luso de la siguiente categoría de edad ha tomado el testigo en su pugna por un puesto en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA India 2022™. Pese a haber figurado en el bombo 3 en el sorteo de la primera liguilla, las sub-17 portuguesas vapulearon por 6-0 a Finlandia (que provenía del bombo 2) para acceder a la siguiente ronda de la fase de clasificación europea, donde este miércoles, en su estreno en el Grupo A7, se impusieron por 2-1 a Italia con una Inês Simas intratable. “Pues mira, acabo de irrumpir en la selección sub-16 y estoy muy feliz”, matiza Malu. “Pero sí que sueño con el Mundial sub-17. Sería extraordinario”.

Malu, no obstante, alberga una fantasía más grandiosa: jugar junto a su hermana Maria Antonia, una mediapunta de 20 años que goza de un disparo envenenado y ha representado a Portugal en categorías menores, en una Eurocopa o una Copa Mundial Femenina de la FIFA™. “Mi hermana es mi mejor amiga”, subraya. “Todo lo que he aprendido en el fútbol se lo debo a ella. Todas las jugadas, la mentalidad… todo. Ella siempre sacó un hueco para explicármelo todo: lo que estaba bien, lo que estaba mal… Eso fue importantísimo para mi evolución y siempre le estaré agradecida”. “Es una jugadora excepcional. Siempre he jugado con ella, pero apenas acabo de empezar a jugar con ella en partidos como Dios manda… Es algo increíble. Ella acaba de regresar de una larga lesión, y jugar junto a ella ha sido realmente especial. Sería increíble acudir a un gran campeonato con ella”, concluye.