Por la gloria continental y un destino mundial

15 ene 2021
  • Llega la 6ª edición del Campeonato de África de Naciones (CHAN)

  • Está reservado a los internacionales africanos que juegan en su liga nacional

  • Para algunos, ensayo antes del reinicio de clasificatorio para Catar 2022

Ojos que no ven, corazón que no siente. Para los aficionados al fútbol africano, son muy escasas las oportunidades de ver a las figuras de sus selecciones, a menudo expatriadas fuera del continente. Tal vez eso explique su entusiasmo con cada edición del Campeonato de África de Naciones (CHAN) de la CAF. No en vano, esta competición está reservada a los jugadores del Continente Madre que militan en su liga nacional, permitiendo que los aficionados vean con la camiseta de su selección a jugadores a quienes ven jugar cada semana dentro de sus fronteras.

La edición de 2020, pospuesta a 2021 por la pandemia de la COVID-19, se celebra en Camerún y reviste especial importancia para los jugadores convocados, ya que podría permitirles afianzarse en su selección de cara a la segunda ronda de la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022, en la que siguen en liza las 16 selecciones participantes en el CHAN. FIFA.com analiza a las potencias presentes a unas horas del comienzo del campeonato.

Datos básicos

  • Fechas: del 16 de enero al 7 de febrero de 2021

  • Sede: Camerún (Duala, Limbé, Yaundé)

  • Defensor del título: Marruecos

  • Participantes:

  • Grupo A: Camerún, Zimbabue, Malí, Burkina Faso

  • Grupo B: Libia, Níger, RD del Congo, Congo

  • Grupo C: Marruecos, Togo, Ruanda, Uganda

  • Grupo D: Zambia, Tanzania, Guinea, Namibia

El contexto

Esta sexta edición debía disputarse inicialmente en Etiopía, antes de ser reubicada a Camerún en abril de 2019. Tras ser aplazada por culpa de la pandemia, la competición se celebra finalmente en Camerún, que también albergará la Copa Africana de Naciones (CAN) el año que viene. El partido inaugural enfrentará a Camerún con Zimbabue el 16 de enero en el Estadio Ahmadou Ahidjo de Yaundé, donde también se disputará la final el próximo 7 de febrero.

Lo que has de saber

Un anfitrión bajo presión: Camerún organiza su primer gran campeonato masculino desde la CAN 1972. En su cuarta participación, los Leones indomables esperan mejorar sus plazas de cuartofinalista en las ediciones de 2011 y 2016, y, sobre todo, su mala actuación como colistas de grupo en la edición de 2018. Sin embargo, los cameruneses no han brillado en sus partidos de preparación (2 derrotas y 1 empate), pese a una delantera compuesta por dos hombres con experiencia en Europa: Jacques Zoua y Yannick Ndjeng.

Un marroquí en su salsa: Marruecos ganó la pasada edición celebrada en su territorio, paseándose gracias sobre todo a un Ayoub El Kaabi en estado de gracia, que se erigió en el mejor jugador y el máximo goleador del certamen, y que se ganó su puesto en la plantilla de Hervé Renard para Rusia 2018. Tres años después, sigue jugando en la liga nacional con el Wydad de Casablanca (tras una breve experiencia en China), y representa la principal baza de los Leones del Atlas para conservar su título. Cabe destacar que el ex internacional Mustapha Hadji, ayudante del seleccionador de la absoluta Vahid Halilhodzic (quien no dirige a Marruecos en este CHAN), ha recibido el encargo de supervisar especialmente a cinco jugadores: Abdelkrim Baaddi, Yahya Jabrane, Hicham El Mejhad, Soufiane Rahimi y Abdelilah Hafidi.

oyb06rg9fcmx5omtggjb.jpg

¿Otro milagro para Libia? Libia, campeona en 2014 y semifinalista en 2018, ha obrado milagros con su combinado de jugadores locales pese a que, paradójicamente, su liga nacional ha sido cancelada varios años en la pasada década. Este año, parece que los Caballeros del Mediterráneo vuelven a estar alumbrados por una buena estrella, ya que fueron eliminados por Túnez en la fase de clasificación, pero jugarán la fase final tras la renuncia de las Águilas de Cartago.

Las Grullas quieren volar alto: En su quinta participación (un récord compartido con la RD del Congo y Zimbabue), Uganda nunca ha parecido tan bien armada para superar por fin la fase de grupos. Dirigidas por el norirlandés Johnathan McKinstry (que estuvo al frente de Ruanda en la edición de 2016), las Grullas vienen de conquistar con autoridad la Copa de la CECAFA 2019. Pero el reverso de la moneda es que el máximo goleador de la fase de clasificación del CHAN, Patrick Kaddu, cautivó al RS Berkane marroquí para que lo contratase y, por tanto, no es seleccionable para el campeonato.

Los Leopardos quieren ampliar distancias: La RD del Congo, vencedora en 2009 y 2016, quiere sumar su tercer título en su regreso, tras haberse perdido la edición de 2018. Los Leopardos registran el retorno a su banquillo de Florent Ibengé, que hizo maravillas con la selección absoluta antes de dimitir en 2019 tras una actuación decepcionante en la CAN. En un combinado que se apoya en gran medida en los dos pesos pesados nacionales, el TP Mazembe y el AS Vita Club, tres jugadores figuraban ya en la plantilla cuando los Leopardos conquistaron su último trofeo en 2016: Michée Mika, Ley Matampi y Ricky Tulenge.

Hemos oído…

“Los partidos amistosos son diferentes de los de competición. En competición, a veces se impone el equipo que juega con más decisión. Debemos comportarnos como Leones indomables entregándonos a fondo en cada partido. Nuestro país ha invertido mucho para albergar este campeonato. No es cuestión de reducir esos esfuerzos a nada. Vamos a darlo todo”. Jacques Zoua, delantero de Camerún, vencedor de la CAN 2017

“Si nos preparamos bien, deberíamos salir airosos. Tenemos confianza en el grupo de jugadores convocados porque, en su mayoría, son jugadores que participaron en la Copa de la CECAFA 2019”. Johnathan McKinstry, seleccionador de Uganda, vencedor de la Copa de la CECAFA 2019

“Todavía queda trabajo por hacer, pero sabemos que estamos casi listos porque ya no queda tiempo para mucho más. Estos partidos eran bienvenidos, y nos han permitido ver un poco nuestras lagunas y estar por fin preparados para la fase final. Representamos a una nación entera, por lo que no tenemos margen de error”. Gnama Akaté, capitán de Togo