Maxi Rodríguez: “Fue un gol que marcó mi carrera”

  • Se cumplen 15 años de su gol a México en Alemania 2006 

  • El tanto metió a Argentina en 4tos y fue elegido el mejor del torneo 

  • FIFA.com habló con él de ese y su otro hito con la Albiceleste

Si uno repasa los goles más gritados por los hinchas argentinos en una Copa Mundial de la FIFA este siglo, aparecerá sin dudas aquel de Maximiliano Rodríguez a México, por los octavos se final de Alemania 2006.

Con el duelo 1-1, Rodríguez clavó un zurdazo impresionante en el primer tiempo extra, marcando un tanto que, además de meter a la Argentina de José Pekerman en cuartos de final, fue elegido luego como el Mejor del Torneo, premio que se otorgaba por primera vez en esa edición.

“Ese gol no cambió quién era yo, pero sí marcó mi carrera. ¡A dónde voy me lo recuerdan!”, dice con una sonrisa Rodríguez a FIFA.com. “Todos soñamos con hacer un gol para que Argentina gane y pase de ronda. Cumplirlo fue muy fuerte”.

Detrás de esos dos segundos que tardó la pelota en viajar del pecho de Maxi hasta el fondo del arco mexicano, hay detalles que merecen recordarse este 24 de junio, en su 15º aniversario. Decisiones que se toman en milésimas...

“Me acuerdo la secuencia como si fuera hoy”, continúa el futbolista de 40 años, que marcó 3 de sus 15 dianas con la albiceleste en ese Mundial. “Sorín recibe por izquierda, yo pico por derecha y se la pido a los gritos. Juampi no era de cambiar de frente, pero se ve que lo cansé... ¡Y le salió perfecto!”.

“Al verla venir, decido bajarla con el pecho para mi derecha, la pierna hábil. Pero ahí noté que había un defensor, entonces solo la bajé y le di de zurda. Y apenas salió del botín, me di cuenta que le di bárbaro. Vi todo el recorrido, y cuando cayó detrás del arquero, ¡me volví loco!”, recuerda con emoción.

Con Sánchez tenemos una buena relación, y siempre me dice ‘¡cabrón, si la zurda la tenías solo para subir al auto!’.

Maxi Rodríguez

El ex portero Oswaldo Sánchez dice que, de no haber estado tapado, hubiera dado el paso atrás y la habría sacado. Gonzalo Pineda, el lateral que adivinó la intención inicial de Maxi, aún no cree pateara de zurda. Y Ricardo La Volpe, el seleccionador mexicano ese día, todavía culpa a Pineda, “por no salir a apretar un pase de 30 metros”.

“Con Sánchez tenemos una buena relación, y siempre me dice ‘¡cabrón, si la zurda la tenías solo para subir al auto!’. Yo no creo que fuera culpa de nadie, nunca había hecho un gol así de zurda. Son goles fuera de contexto. Hasta ahí había sido un partido muy parejo”, explica Rodríguez, defendiendo a sus colegas mexicanos.

Argentina quedó eliminado en cuartos de final al perder con Alemania por penales, aunque Maxi marcó el suyo en la tanda decisiva. “Teníamos un equipazo, muy completo, y a los alemanes debimos ganarles. Pero a veces no alcanza con jugar bien, necesitas una cuota de suerte, que nos faltó en los penales”.

LEIPZIG, GERMANY - JUNE 24: Oswaldo Sanchez of Mexico dives in vain as Maxi Rodriguez of Argentina scores in extra time during the FIFA World Cup Germany 2006 Round of 16 match between Argentina and Mexico played at the Zentralstadion on June 24, 2006 in Leipzig, Germany. (Photo by Clive Mason/Getty Images).

El resultado no opacó las repercusiones del Mejor Gol de Alemania 2006. “Yo jugaba el Atlético Madrid con un técnico mexicano, Javier Aguirre, y me volvía loco. Es más, hasta fuimos de pretemporada a México, pero me trataron muy bien. Es un país bárbaro”.

Durante años, Rodríguez solo conservaba el botín y la camiseta de ese día, pero en 2016 le agregó el recuerdo más preciado: la pelota del gol, un regalo de Oscar Ustari, tercer arquero de aquella selección.

“La agarró apenas terminó el partido, y siempre me dijo que la tenía, me mandaba fotos… Somos muy amigos. Un día, para mi cumpleaños, se acercó y me dijo ‘esto lo tenés que tener que vos’. Fue un gesto impresionante”.

El penal decisivo en semifinales de Brasil 2014

Rodríguez también jugó el Mundial de Sudáfrica 2010, con Diego Maradona, y el de Brasil 2014, con Alejandro Sabella. Allí, el destino volvió a darle un momento cumbre en la semifinal ante Países Bajos, al marcar el penal que significó la clasificación a la final, tras 120 minutos sin goles.

“¿Sabés cuándo se me pasó por la cabeza eso del destino? En la caminata desde el medio hasta el área. Fue más difícil que el penal, porque en el gol con México no tuve tiempo de pensar en las consecuencias, sólo ejecuté. Acá, pensé qué pasaba si lo hacía, pero, ¿y si lo erraba? En toma de decisiones, fue lo más fuerte que viví en el fútbol”.

Cuando la pelota entró, confiesa que sintió “alivio primero, y una explosión de alegría después, por todo lo que significaba”.

Maxi no participó en la final contra Alemania, pero sufrió la derrota como todos. “Esa vez nos faltó algo de puntería, porque a la suerte tenés que ayudarla. Nunca volví a ver el partido, fue uno de los golpes más duros de mi carrera”.

A pesar de alguna convocatoria posterior, Rodríguez no volvió a jugar, retirándose oficialmente del seleccionado en 2016, tras vestir la camiseta en 54 partidos.

Un cambio de futbolista a hincha que no le resultó fácil, admite. “Uno es hincha de la selección hasta cuando juega, y al principio me costaba verla por televisión. Fueron muchos años, era como si quisiera seguir, pero todos los ciclos terminan. Hoy sufro y aliento como cualquier otro”.

Cerca del adiós definitivo en su amado Newell’s Old Boys, hoy dimensiona bien su paso por la Albiceleste. “Con lo difícil que es llegar y mantenerse, yo gané un Mundial Sub-20 y jugué tres Mundiales de mayores. Igual que los goles, son cosas que me marcaron en Argentina, pero también a nivel mundial. Y esas cosas no se olvidan más”.

SAO PAULO, BRAZIL - JULY 09: Maxi Rodriguez (L) of Argentina celebrates with Sergio Romero after scoring a penalty to win in the penalty shootout during the 2014 FIFA World Cup Brazil Semi Final match between Netherlands and Argentina at Arena de Sao Paulo on July 9, 2014 in Sao Paulo, Brazil. (Photo by Shaun Botterill - FIFA/FIFA via Getty Images)