Kramaric: "Aún se me pone la piel de gallina"

  • Croacia es segunda dentro del Grupo H de los preliminares europeos

  • "Prácticamente una final" contra Rusia el domingo

  • Entrevista con el delantero Andrej Kramaric

     

Si lo que se busca es tensión y emoción de cara a las dos últimas jornadas de los preliminares de la UEFA para la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™, basta con seguir la acción del Grupo H.

Rusia, primera con 19 puntos, y Croacia, subcampeona mundial y segunda con 17, se verán las caras el domingo con el liderato en juego. Los Vatreni partirán con la ventaja de jugar en casa contra la anfitriona de la Copa Mundial 2018 en un duelo a todo o nada. 

"Tenemos un buen presentimiento en cuanto a nuestras posibilidades. Lo más importante es que dependemos de nosotros mismos", declaró un optimista Andrej Kramaric en una entrevista concedida a FIFA.com

yztzauiw3w6vwovk6sfs.jpg

Malta primero, luego una final contra Rusia

"Tenemos confianza en nuestros puntos fuertes, hemos jugado muy bien en los últimos dos meses, tenemos un vínculo muy fuerte en el equipo y muchos jugadores experimentados que saben cómo manejar el tipo de presión que conllevan estos partidos. Obviamente necesitamos trasladar todo eso al terreno de juego, empezando por el jueves contra Malta", aseguró el delantero croata.

"Ante Malta es imperativo ganar, ya que sin los tres puntos allí, el resultado contra Rusia sería seguramente irrelevante. No podemos permitirnos ningún error. Tenemos que estar a tope desde el principio. Tenemos que mostrarnos activos, agresivos y en forma. Si podemos hacer todo eso, nuestra calidad nos otorgará la ventaja que necesitamos". 

Los hombres de Zlatko Dalic no han conocido la derrota en sus últimos siete encuentros de camino a la Copa Mundial, con cinco victorias y dos empates. Además, han mantenido su puerta a cero en cinco de sus seis últimos clasificatorios fuera de casa. "Si podemos conseguir los tres puntos, podremos centrarnos en Rusia, y estoy seguro de que todo el mundo espera con ansiedad ese partido. Noventa minutos con una plaza para la Copa Mundial en juego. No hay nada más emocionante que eso", apuntó Kramaric.

Su contrincante del domingo les traerá además recuerdos felices de sus mejores momentos en la gran cita planetaria. En julio de 2018, los Vatreni se plantaron en la final, donde cayeron por 4-2 a manos de Francia.

En cuartos de final, sin embargo, lograron imponerse a la anfitriona en la tanda penal (2-2, 4-3).

"Fue una época que pasará a los anales de la historia, no solo en Croacia, sino en todo el mundo", aseveró el jugador, de 30 años de edad. "Tengo la sensación de que a los aficionados de todo el mundo les encantó que los tapados de un país pequeño como Croacia lograran derrotar a gigantes del fútbol de la talla de Argentina e Inglaterra para llegar hasta la final de la Copa Mundial".

"Me sigue produciendo una sensación increíble cada vez que me acuerdo. Hay muchos recuerdos que atesoro, cada victoria, cada celebración, las emocionantes tandas penales contra Dinamarca y Rusia, la increíble victoria ante Inglaterra y esa mezcla de decepción y orgullo tras perder la final". 

"Nunca olvidaré el ambiente tan increíble que se respiró en el equipo a lo largo de todo el certamen y el asombroso cortejo por las calles ya en Croacia, donde más de 500.000 personas se congregaron para darnos la bienvenida con muchísima emoción, orgullo y lágrimas en los ojos. Tardamos cinco horas en llegar desde el aeropuerto a la plaza principal de Zagreb, y las calles estaban atestadas de gente a lo largo de todo el camino. Aún se me pone la carne de gallina cuando rememoro esos momentos".

a3o8qq6ofweqplnam1f1.jpg

Esa misma afición bien podría convertirse en el jugador número 12 el domingo en el decisivo encuentro, dado que está previsto que el estado de Split esté lleno hasta la bandera nuevamente tras la pandemia. "Todas las entradas se vendieron en un día", explicó el delantero del Hoffenheim. "La gente está ansiosa por ver un partido importante como este en nuestro feudo. Su apoyo se hará sentir durante los 90 minutos y eso nos ayudará a superar cualquier momento difícil que surja".

Una nueva generación tras 2018

Si Croacia logra asegurarse el domingo la plaza para la Copa Mundial frente a su público, Zlatko Dalic, su seleccionador, podrá echar la vista atrás con orgullo por haber incorporado a toda una nueva generación de jugadores. Tras la Copa Mundial de Rusia, muchos de los integrantes de la generación de oro, como Mario Mandzukic, Vedran Corluka, Danijel Subasic e Ivan Rakitic se retiraron. Así las cosas, hubo que dar entrada a los jóvenes. 

"Aportan un nivel de energía y ambición completamente nuevo, y en este momento tenemos una mezcla aceptable de juventud y experiencia en el equipo", añadió nuestro protagonista. "Evidentemente, van a sufrir contratiempos y van a aprender de ellos, como nos sucedió a nosotros en los torneos previos a la Copa Mundial. Aprendimos mucho de la Eurocopa 2021 este año y creo que para los jugadores que no tenían experiencia en torneos grandes fue muy bueno pasar por algo así, con los altibajos que vivimos el verano pasado".

"Todavía hay elementos muy importantes del equipo de Rusia, como el capitán, Luka Modric, que sigue en plena forma con el Real Madrid y con Croacia. Y jugadores como [Ivan] Perisic, [Marcelo] Brozovic, [Dejan] Lovren, [Domagoj] Vida, [Mateo] Kovacic y yo mismo, que tenemos experiencia en un Mundial. Catar puede ser el último torneo para algunos de nosotros, pero no para otros. Así es el fútbol".

lf9cpc2okq50jo6p23f2.jpg

La enorme tradición deportiva de Croacia

"No obstante, en Croacia en general tenemos mucho talento deportivo, y no solo en el fútbol. Tenemos muchos campeones del mundo y de Europa, medallistas olímpicos y atletas de éxito mundial en muchísimas disciplinas. Siempre hemos estado en lo más alto en deportes de equipo relacionados con el balón. Aparte de Estados Unidos, somos el país con más jugadores en el Salón de la Fama de la NBA. Fuimos medalla de oro olímpica en balonmano y waterpolo y hemos llegado a semifinales o a la final de la Copa Mundial de fútbol dos veces en 20 años. Es algo increíble con una población de apenas cuatro millones".

"Tenemos un buen sistema en marcha con entrenadores experimentados y hay un sentimiento real de orgullo a la hora de representar a nuestro pequeño país en la escena mundial. Cuando nos ponemos la camiseta roja y blanca, nos sentimos como si el país entero estuviera con nosotros y pudiésemos ganar a cualquiera, porque hemos visto a figuras como Drazen Petrovic, Davor Suker, Toni Kukoc, Janica Kostelic y muchos más hacerlo antes que nosotros. Para mí es un honor y una lección de humidad formar parte de la generación que inspiró a tantos niños con lo que logramos en 2018".