Damiano quiere dejar “un legado” en Islas Vírgenes Estadounidenses

22 mar 2021
  • Fútbol en las Islas Vírgenes Estadounidenses

  • La pandemia de COVID-19 como oportunidad

  • Entrevista con el seleccionador Gilberto Damiano

La pandemia de COVID-19 ha mantenido en vilo al mundo entero desde hace más de un año y, como es sabido, el virus tampoco respeta al deporte. Muchos partidos siguen disputándose en estadios vacíos o con aforo limitado, y no son pocas las competiciones y fases de clasificación que se han cancelado o aplazado.

Sin embargo, mientras que el tiempo parece haberse detenido en otros lugares, Islas Vírgenes Estadounidenses ha tomado las riendas de su propio destino y ha hecho de la necesidad virtud. “Siempre hay dos opciones: o bien esperas y confías en que las cosas acaben mejorando, o te arremangas y te ocupas tú mismo”, explica el seleccionador Gilberto Damiano ante los micrófonos de FIFA.com. “Empezamos en marzo de 2020, cuando se inició el confinamiento. En aquel momento nos sentamos a pensar qué podíamos hacer. El resultado fue un plan dividido en tres fases de dos años de duración cada una”, añade.

Fase 1

  • “La primera fase consiste en analizar todos los ámbitos para adoptar un enfoque más profesional, desde la administración hasta las redes sociales. Con ese fin también nos fijamos en otras federaciones y tratamos de ajustar cosas”.

Fase 2

  • Análisis de la primera fase y planificación de nuevas adecuaciones.

Fase 3

  • “La tercera fase consiste en implantar completamente todas las medidas y cosechar los frutos de las semillas plantadas en los cuatro años anteriores”.

El cosmopolita entrenador dirige a la selección caribeña desde 2019. “Mi profesión es una de las cosas que más me llenan en la vida. Trabajo en un lugar donde todo el mundo se conoce, y eso tiene unas implicaciones muy significativas. Cuando pones en marcha medidas que permiten mejorar algo, el cambio se nota de manera inmediata. La gratitud que percibes no tiene precio y con frecuencia resulta mucho más gratificante que trabajar en cualquier club grande del mundo”, asegura.

Nacido en Brasil, el técnico emigró a Reino Unido en 2001 y ha trabajado en muchos lugares, como Inglaterra (fue entrenador del Cardiff City galés) o Italia. “Lo bonito del fútbol es la mezcla de culturas. Mis raíces están en el futsal brasileño, pero conozco la filosofía italiana en materia de fútbol defensivo y también el fútbol inglés, que evoluciona cada año”, señala.

A sus 44 años, Damiano pasa la mayor parte de su tiempo en Londres. Antes de la irrupción del nuevo coronavirus, el entrenador viajaba a las Islas Vírgenes Estadounidenses al menos una vez al mes, pero ahora lleva a cabo casi todo su trabajo por vía remota. El técnico brasileño reúne a su equipo hasta seis veces por semana para trabajar cuestiones de preparación física y nociones tácticas con los jugadores, a lo que hay que sumar numerosos encuentros telemáticos con los entrenadores locales.

“He aprendido mucho en los últimos meses. Nuestros futbolistas se encuentran repartidos por países como Francia, Australia, Estados Unidos, Antigua o Islas Vírgenes Estadounidenses. Ahora tenemos más entrenadores sobre el terreno y estamos en el buen camino”, continúa.

Damiano quiere dejar un legado en Islas Vírgenes Estadounidenses. “Algún día vendrá alguien que ocupará mi puesto y espero que, cuando llegue, ese alguien esté agradecido por lo que hemos hecho. Hablamos de un enfoque que se centra en las personas. Me encanta. El fútbol no es el deporte más popular en Islas Vírgenes Estadounidenses, así que nuestra intención es llegar sobre todo a la gente joven y lograr que se apasione por el balompié. En cualquier caso, no hablo exclusivamente de jugadores, sino que con nosotros también se pueden lograr cosas como entrenador o como voluntario. El cielo es el límite”, explica.

Algunos datos sobre Islas Vírgenes Estadounidenses:

  • Se compone de tres islas principales: Saint Croix, Saint John y Saint Thomas

  • Además, está formado por otras 50 islas de menor tamaño

  • Se encuentra en el Caribe, al este de Puerto Rico

  • 110.000 habitantes, aproximadamente

  • 1987: creación de la Federación de Fútbol de Islas Vírgenes Estadounidenses (USVISF)

  • 1998: adhesión a la FIFA

  • Confederación: CONCACAF

Lógicamente, las cosas no están siendo fáciles, pero el pequeño país caribeño está sabiendo sacar la parte positiva de la actual situación. El respaldo de la FIFA cobra una especial importancia en este empeño.

“La FIFA es clave para el éxito del fútbol en Islas Vírgenes Estadounidenses. El apoyo que recibimos del órgano rector del balompié mundial es fantástico. Solo así podemos impulsar el cambio. La FIFA cree en lo mismo que nosotros: priorizar a las personas y brindarles oportunidades para crecer. Y nada como el fútbol para eso. Estoy muy agradecido por formar parte de esta aventura y por tener a la FIFA a nuestro lado”, celebra.

Independientemente de todo el trabajo que se está llevando a cabo en materia de desarrollo, Islas Vírgenes Estadounidenses saltará al césped a finales de marzo con ocasión de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™. Encuadrado en el Grupo A de la CONCACAF, el combinado isleño debutará frente a Antigua y Barbuda el 27 de marzo y deberá además verse las caras con El Salvador, Montserrat y Granada.

“Tenemos que pensar en cuáles son nuestros objetivos. Queremos llegar a todos los partidos con la convicción de que podemos ganar. Queremos competir de tú a tú con nuestros rivales. En una fase de clasificación mundialista no hay grupos fáciles. Todo el mundo quiere ganar, porque todos jugamos para defender los colores de nuestros países. Contamos con una mezcla interesante de futbolistas jóvenes y veteranos. La competición preliminar es una buena forma de poner a prueba todo el trabajo que se está llevando a cabo. Estamos deseando enfrentarnos a los retos que vienen”, concluye.

Damiano sobre su selección:

  • “J.C. Mack ha jugado en Nueva Zelanda y actualmente lo hace en Australia. Se trata de un gran delantero capaz de decidir partidos”.

  • “Tenemos tres grandes porteros que están listos para lo que venga: Lionel Brown, Carlos Quezada y Erik Mozzo”.

  • “Nuestros centrales se acercan a la línea que siguen los defensas modernos. Pueden defender y achicar balones cuando es necesario, pero también saben sacar la pelota jugada”.

  • “En ataque, además de Mack, disponemos de jugadores jóvenes con hambre”.

  • "En general, tenemos un equipo con mucha flexibilidad que nos permite diferentes variantes en cuanto a alineación y dibujo táctico, aunque eso siempre va a depender también del rival”.

crcep5bzudjyqplafumh.jpg