Chand, del críquet a referente del fútbol nepalí

24 ago 2020
  • Rohit Chand es el 2º jugador con más partidos de la actual plantilla de Nepal

  • Es uno de los pocos nepalíes que juega en el extranjero, en Indonesia

  • Espera obtener mejores resultados en lo que resta del camino a Catar 2022

Si parases a un aficionado nepalí para preguntarle quién es la figura más consolidada de su selección nacional, casi con toda seguridad te responderá: Rohit Chand.

Chand, que puede jugar de defensa central o de mediocentro, ha sido una pieza clave del equipo en lo que llevamos de eliminatorias asiáticas a Catar 2022. Con 63 partidos disputados en 11 años, es el segundo jugador con más internacionalidades en la actual plantilla de Nepal, sólo superado por el guardameta y capitán Kiran Chemjong. También es uno de los pocos internacionales nepalíes que juega fuera, en las filas del Persija de Yakarta indonesio.

El críquet, su primera pasión

Sin embargo, pese a ser un consumado futbolista, Chand inició su carrera deportiva como jugador de críquet. Nacido en Surkhet, practicó múltiples deportes, pero el que más le interesaba era el críquet, y representó a su localidad en torneos regionales de esa disciplina. Sin embargo, influido por su hermano Rabin, empezó a jugar al fútbol, y tales fueron sus progresos que fue elegido para representar a su región en un certamen nacional de fútbol. Ese torneo resultó un punto de inflexión, pues allí se fijaron en él técnicos de la academia ANFA (un proyecto nacional de categorías menores financiado por la FIFA).

A Chand le ofrecieron hacer una prueba en la ANFA Academy y, como si el destino quisiese poner a prueba su pasión por el fútbol, no logró incorporarse al combinado nacional sub-14. Esa decepción, no obstante, sólo sirvió para estimular su deseo de progresar más. “Ese fracaso era justo lo que necesitaba para motivarme a trabajar con más ahínco”, cuenta el jugador de 28 años a FIFA.com. “Si amas de verdad este deporte, ahí está el compromiso. Y al año siguiente me incorporé a la selección [juvenil]”.

Muy pronto Chand hizo su debut como internacional, en un 0-0 contra Palestina en marzo de 2009, convirtiéndose entonces en el nepalí más joven en jugar con la selección absoluta, con apenas 16 años y 22 días de edad. Ese récord se lo arrebataría Bimal Magar en 2012, cuando jugó con la absoluta contra Bangladesh con 14 años.

En 2011, siendo todavía un adolescente, Chand disputó su primer clasificatorio a la Copa Mundial de la FIFA. En el camino a Brasil 2014, desempeñó un papel vital en la retaguardia con un Nepal que arrancó un meritorio 1-1 en la segunda ronda contra Jordania. Ese mismo año se produjo también su eclosión en el ámbito nacional, tras capitanear al Machhindra FC y guiarlo hacia las semifinales de la British Gurkha Cup, para acabar adjudicándose el premio al mejor defensa del año.

Éxito en el extranjero

Sus buenas actuaciones no pasaron desapercibidas en Inglaterra y estuvo a punto de fichar por el Kettering Town FC, pero perdió su oportunidad por problemas con el visado. “Ahora, con esta edad, no atisbo ninguna esperanza de jugar en Europa”, señala, lamentando la oportunidad perdida. “Durante mucho tiempo albergué esperanzas de marcharme a Europa, pero ahora parece menos probable. Los clubes europeos se concentran en formar a jóvenes talentos”.

En cierto sentido, Chand se sacó la espina recalando en el HAL SC indio, antes de probar suerte en Indonesia y fichar por el Persija en 2013. El jugador nepalí impresionó en su primera temporada en el cuadro capitalino, y fue nominado al premio al mejor jugador joven del año. Chand alcanzó su apogeo tras regresar a Yakarta en 2017. En su segunda etapa con el Persija, conquistó el doblete liga-copa al año siguiente, y fue elegido jugador más valioso de la liga indonesia en esa temporada.

“Siento que mi técnica ha mejorado y mi juego ha subido de nivel”, afirma, en referencia a sus progresos con el Persija. “Debo dar las gracias a los directivos del club por la fe que depositaron en mí”.

Inspirado por Maldini

Actualmente, Chand se ha afianzado como un modelo a seguir con su club y su selección, tanto dentro como fuera del campo. Aunque todo eso se debe en gran medida a su trabajo duro durante las dos últimas décadas, el nepalí aprovecha para rendir tributo a su ídolo de la niñez, Paolo Maldini, en quien se ha venido inspirando constantemente.

“Maldini era mi ídolo cuando era niño”, explica, en relación al ex defensa del AC Milan y la selección de Italia. “Y hoy sigue siendo un ídolo y una inspiración para mí. En mi opinión, es más que simplemente uno de los mejores defensas que se han visto en el mundo. Además de eso, su gran personalidad, su liderazgo y su regularidad en el rendimiento fueron cosas que admiraba según iba creciendo”.

Con 1 sola victoria en 5 partidos (un 0-2 a Chinese Taipei en la segunda ronda del camino a Catar 2022), Nepal ocupa la penúltima posición en un complicado Grupo B que también incluye a Australia, Jordania y Kuwait. Aunque todo apunta a que el pase a la siguiente ronda está fuera de su alcance, Chand aspira a una mejora gradual por parte de los Gorkhalis cuando la campaña se reanude el año que viene.

“Primero tenemos que hacer frente al impacto de la COVID-19. Luego tendremos que concentrarnos en los partidos que quedan. Tanto Australia como Jordania están muy fuertes, e incluso Chinese Taipei es una selección a la que no podemos subestimar. Ir al Mundial es el sueño de todo jugador. Pero [para conseguir ese objetivo] tenemos que prepararnos haciéndolo bien primero en el Campeonato del Sur de Asia y en la Copa Asiática”, concluye Chand.