El mundo del fútbol llora la muerte de Paolo Rossi

10 dic. 2020
  • La leyenda italiana falleció a los 64 años

  • Fue clave en la Italia campeona mundial en 1982

  • El Presidente de la FIFA Gianni Infantino lo homenajea

Hoy, la FIFA y el mundo del fútbol han recibido con profunda tristeza y conmoción la terrible noticia del fallecimiento de Paolo Rossi a los 64 años. El fútbol pierde a otra verdadera leyenda, a otro símbolo y a otro gran futbolista que hizo soñar y vibrar a toda una generación, particularmente en los ochenta.

Sin lugar a dudas, Paolo Rossi fue el héroe y el protagonista de la Copa Mundial de la FIFA España 1982, el artífice de aquella inolvidable aventura que reportó el tercer entorchado mundialista a la selección italiana, dirigida entonces por Enzo Bearzot. Pablito, como pasaron a llamarlo después de aquel torneo, fue el ídolo de los italianos y de los hinchas de la Azzurra del pasado y del presente.

yawkwyqxt6n0icu09aw0.jpg

Sus tres goles contra Brasil en aquel inolvidable 3-2, el doblete en la semifinal contra Polonia y, por último, el primer gol contra la República Federal de Alemania en la final que se jugó en Madrid el 11 de julio de 1982.

En aquel momento, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, tenía doce años y, junto con su familia, animó a aquel combinado italiano que conquistó la Copa Mundial. Por supuesto, también alentó a ese gran delantero que lucía su famoso dorsal número 20 y que se convirtió en un símbolo eterno.

Gianni Infantino rindió un homenaje personal a Paolo Rossi, a quien recordó con profunda emoción: “Ciao, Pablito. Un símbolo de alegría, de redención, de generosidad, de simpatía, de éxito y, en lo personal, un motivo de orgullo para todos los italianos. Un héroe humano y una leyenda mundial. Gracias, Pablito, por las lágrimas de felicidad que nos regalaste y que hoy se transforman en lágrimas de infinita tristeza. Un abrazo sincero para tu familia. Descansa en paz”.

“Paolo Rossi era un delantero purasangre que sabía hacernos vibrar a todos con su fútbol y, especialmente, con sus goles”, agregó el presidente de la FIFA. “Su amor por el fútbol era inmenso, y nos lo transmitió a todos nosotros. Siempre que hablaba de fútbol mostraba ese aplomo y esa inconfundible sonrisa en los labios. Pero, por encima de todo, Paolo Rossi fue un gran hombre, humilde y amable, a quien yo estimaba mucho y con quien tuve el placer de coincidir personalmente en un par de ocasiones. Guardaré aquellos encuentros en mi corazón y siempre tendré un bonito recuerdo de Paolo. Ciao, Pablito”.

Nuestro más sentido pésame para sus familiares y amigos en estos momentos tan difíciles.