Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA Portugal 1991™
14 de junio - 30 de junio

Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA Portugal 1991™

Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA Portugal 1991™

Posición final del torneo

Acerca de

Portugal 1991: Segundo título seguido para los anfitriones.

El campeón: Dos años después, otra consumada selección portuguesa revalidó su título jugando en casa y, a la vista de los jovencitos que integraban su alineación, no sorprende demasiado. En el mediocampo, João Pinto, Rui Costa y Luís Figo exhibieron todas las prometedoras cualidades que los llevaron a ser figuras destacadas años después. En las labores defensivas, Emílio Peixe y Jorge Costa solamente dejaron que su portero encajase un gol en todo el campeonato. Y en la delantera, los pupilos de Carlos Queiroz apenas materializaron los tantos imprescindibles a partir del sinfín de ocasiones que se fabricaron para ellos. Tras pasearse en la primera fase con sendas victorias sobre la República de Irlanda (2-0), Argentina (3-0) y República de Corea (1-0), la segunda fase resultó más laboriosa: el triunfo por 2-1 sobre México en cuartos únicamente se selló en la prórroga, y el 1-0 en semifinales frente a una aguerrida Australia fue tan reñido como sugiere el marcador. La final contra Brasil fue otro duelo de infarto, e hizo falta una tanda de penales para provocar el delirio en los 127 000 espectadores presentes. Las sorpresas: El Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA Portugal 1991 no deparó grandes sorpresas. Más bien perdura en la memoria el fútbol gris y excesivamente físico que ofrecieron dos de las potencias tradicionales del fútbol juvenil. Tanto Argentina como Uruguay quedaron colistas de sus respectivos grupos con dos derrotas y un empate, y la Celeste encajó incluso un humillante 0-6 ante España. En cuanto a los aspectos positivos, Australia alcanzó las semifinales, donde cayó por la mínima (0-1) ante la futura campeona, Portugal. Jugando con un esquema 4-4-2 muy flexible, los jóvenes Socceroos impresionaron con sus incursiones por las bandas, donde sus dos laterales sirvieron un promedio cercano a los 20 centros por encuentro. Y el defensa central Paul Okon exhibió una vocación similarmente ofensiva. Los australianos llegaron a Portugal con una buena preparación, y su cuarta posición final fue más que merecida. El mejor jugador del torneo: En una selección portuguesa repleta de talento, fue el centrocampista defensivo Emílio Manuel Delgado “Peixe” quien se llevó el Balón de Oro del certamen. El jugador del Sporting de Lisboa, recuperador infatigable, fue vital sirviendo de puente entre la línea defensiva y ofensiva de los lusos. Su rapidez en la toma de decisiones, su inteligencia táctica y sus oportunas incursiones ofensivas lo convirtieron en el complemento ideal en la medular del más creativo Rui Costa. Sin embargo, a diferencia de muchos de sus compañeros de selección, Peixe no gozó de un gran éxito en el fútbol de clubes después del campeonato. Debido a desavenencias con el conjunto lisboeta, se vio obligado a dejar de jugar durante varios meses, y sus posteriores pasos por el Sevilla, FC Porto y Benfica resultaron bastante decepcionantes. Los más destacados: Juan Eduardo Esnáider (ARG), Mauricio Pocchettino (ARG), Mauricio Pellegrino (ARG), Mark Bosnich (AUS), Kevin Muscat (AUS), Paul Okon (AUS), Giovane Elber (BRA), Andy Cole (ENG), Capucho (POR), Jorge Costa (POR), Luís Figo (POR), Emílio Peixe (POR), João Pinto (POR), Rui Costa (POR), Ismael Urzaiz (ESP), Alfonso Pérez Muñoz (ESP), Patrik Andersson (SWE), Magnus Hedman (SWE), Dwight Yorke (TRI), Paulo Montero (URU) Posiciones: 1. Portugal 2. Brasil 3. URSS 4. Australia Goles marcados: 82 (media: 2.56) El mejor ataque: Brasil, 14 goles Máximos goleadores: Serguei Cherbakov (URS): 5 tantos Ismael Urzaiz (ESP), Pedro Pineda (MEX), Giovane Elber (BRA): 4 tantos Sedes: Braga, Faro, Guimarães, Lisboa, Oporto Espectadores: 731 500 (Final: 127 000) Promedio de asistencia: 22 859 espectadores Ojo al dato: Portugal fue la primera y única nación europea que ganó dos Campeonatos Mundiales Juveniles de la FIFA (1989 y 1991), y la segunda del mundo, después de Brasil (1983 y 1985).

PARTIDOS