Las intenciones de Osei

5 oct 2009

Han pasado dos años y un mes desde que FIFA.com entrevistó por última vez a Ransford Osei. En estos 25 meses, el ghanés ha vivido mucho. La última vez que hablamos con él, el 4 de septiembre de 2007, el joven ariete estaba a punto de enfrentarse a España en las semifinales de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. Pero aquel partido no terminó precisamente como los ghaneses habían previsto.

"Tuvimos mala suerte. Llegamos con empate a 1-1 a los últimos cuatro minutos de la prórroga", recuerda. "Bojan marcó un gol muy inteligente y, por culpa del cronómetro, nos resultó imposible remontarlo. Todavía me escuece cuando lo pienso, pero los recuerdos de aquel día me han hecho más fuerte".

Sus seis goles en Corea 2007 le sirvieron para debutar con la selección absoluta en un amistoso contra Togo. También atrajeron sobre su persona la atención del Maccabi Haifa, que fichó al jugador en principio con un contrato de cesión y después firmó con él por tres años. Sin embargo, Osei no pudo aclimatarse al club y actualmente juega cedido en el FC Twente.

Nos conocen bien y nosotros los conocemos bien a ellos, pero confiamos en nuestras fuerzas.

"Me costó mucho adaptarme a Israel", admite el joven. "Tenía solamente 17 años cuando llegué, y me encontré con una cultura muy diferente a la que yo conocía en Ghana. No me gustó la comida, no tenía amigos ni familiares junto a mí, y el estilo de juego del Haifa no tenía nada que ver con el mío".

"Estoy mejor en Holanda, me siento más cómodo. Las instalaciones son mejores, es mucho más fácil adaptarse a su cultura y la liga es superior. Steve McClaren, mi entrenador, se porta muy bien conmigo, y me da la impresión de que me ayudará a crecer y mejorar como futbolista".

Desde la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, algo ha cambiado para el delantero centro en este equipo nacional, aunque una constante muy importante permanece. Osei tiene un nuevo compañero de ataque, Dominic Adiyiah, quien sustituye a Sadick Adams, autor de cuatro goles en Corea. Sin embargo, el Sellas Tetteh sigue ahí, para deleite del ariete.

"Es un técnico excelente, y un hombre atento y cariñoso", comenta el joven. "Además de nuestro entrenador, es como un padre para nosotros y un hombre bueno. Nos alienta en todo momento. En un partido que no esté yendo muy bien, nunca dejará de animarnos. Te ayuda muchísimo la confianza que pone en ti".

"Por lo que respecta a Dominic y Sadick, no hay tanta diferencia. Sadick es un jugador excelente, un compañero excelente y jugábamos de memoria en Corea. Pero Dominic es muy parecido. En el poco tiempo que llevamos juntos, nos compenetramos muy bien. Eso es fantástico".

Adiyiah y Osei han contribuido con tres goles cada uno a la trayectoria por la fase de grupos de Ghana, que el martes por la tarde disputará contra Sudáfrica en Ismailia el partido de octavos de final. Con todo, Osei está deseando superar la cuenta goleadora de su compañero, aunque sólo si eso permite a Ghana levantar el trofeo el 16 de octubre.

La primera es contribuir a que mi país gane esta competición y, desde el punto de vista individual, quiero ganar la Bota de Oro.

"Éstas son mis intenciones", revela con una sonrisa. "La primera es contribuir a que mi país gane esta competición y, desde el punto de vista individual, quiero ganar la Bota de Oro. De momento vamos bien, y espero que sigamos así".

"El partido de octavos será difícil. Los sudafricanos tienen un buen equipo. Es cierto que los derrotamos en los clasificatorios africanos, pero nos costó mucho. Nos conocen bien y nosotros los conocemos bien a ellos, pero confiamos en nuestras fuerzas. Espero que me lleguen ocasiones y, si Dios quiere, pienso aprovecharlas y meter el balón en el fondo de las mallas".

Y concluye: "Marcar goles no es sencillo. En estas competiciones tienes delante a los mejores defensas jóvenes del mundo y los guardametas se emplean a fondo para pararte. Por eso me pongo tan contento cuando lo consigo".