Lalpekhlua: "Albergar un Mundial Sub-17 es una oportunidad de oro"

India está situada en la parte baja de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, y se cuenta entre las selecciones más modestas incluso a nivel continental. De hecho, el segundo país más poblado del planeta apenas ha dejado huella en la escena internacional en las cuatro últimas décadas. Jamás se ha clasificado para la Copa Mundial de la FIFA™ y en sus dos participaciones más recientes en la Copa Asiática de la AFC no logró superar la fase de grupos.

El exiguo registro no refleja ni el enorme potencial que atesora ni su pasión por el fútbol. No obstante, en 2017 será el telón de fondo de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, por lo que sus sueños de disputar un torneo de la FIFA se harán por fin realidad.

Para los locales la oportunidad es doble: por un lado podrán codearse con la flor y nata de este deporte, y por el otro tendrán la ocasión de potenciar el desarrollo del fútbol nacional, tal y como explicó el delantero estrella de la selección, Jeje Lalpekhlua. "Estoy muy contento de que se nos haya otorgado oportunidad de organizar la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA", explicó a FIFA.com el artillero de India y del Mohun Bagan, de 25 años de edad. "Es nuestra primera competición de la FIFA, dado que nos hemos clasificado en calidad de anfitriones. Espero que los combinados participantes y los visitantes venidos del mundo entero se lleven una buena impresión, tanto del rendimiento de nuestros juveniles como de la hospitalidad de nuestro pueblo".

"En el pasado fuimos una de las grandes potencias de Asia", añadió en referencia a los días de gloria de India, durante las décadas de 1950 y 1960, cuando conquistaron en dos ocasiones el oro en los Juegos Asiáticos y se proclamaron subcampeones de la Copa Asiática de la AFC. "Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Japón o la República de Corea, entre otros, se han consolidado en la élite continental gracias a sus elevadas inversiones en el fútbol. Tenemos mucho potencial en términos de población, y si invertimos lo suficiente para mejorar nuestras infraestructuras e instalaciones, podemos hacer grandes progresos. Nos queda mucho por hacer y la Copa Mundial Sub-17 nos ofrece la posibilidad de impulsar el proceso de reconstrucción".

Una oportunidad única Para Lalpekhlua, la próxima Copa Mundial Sub-17 de la FIFA propiciará que surjan y se desarrollen nuevos talentos. Sus expectativas de cara a la primera competición planetaria de India son comprensibles, no en vano, él mismo emergió como figura en ciernes en un torneo regional, los Juegos Sudasiáticos 2010.

Hace seis años, Lalpekhlua, entonces un atacante adolescente en las filas del Pune, tuvo la fortuna de tomar parte en el torneo cuando la Asociación India de Fútbol decidió enviar al certamen a su selección sub-19, en lugar de la sub-23. Al ser entre tres y cuatro años más jóvenes que sus rivales, India abordó la competición con el objetivo de adquirir experiencia internacional. Sin embargo, sorprendió incluso a su propia afición al plantarse entre los cuatro mejores. A destacar la tripleta del diminuto punta en la victoria por 5-1 contra Pakistán que les abrió las puertas de semifinales.

Aquel alarde fue todo un trampolín para Lalpekhlua, que dio el salto a la sub-23 primero y a la absoluta después, en 2012. A día de hoy suma 12 goles en 34 partidos, un resultado que lo coloca entre los mejores del país. Sus cifras son igualmente impresionantes con su club. Esta temporada, el ariete ha sumado seis dianas en la trayectoria del Mohun Bagan hasta los octavos de final de la Copa de la AFC, aún en juego.

Echando la vista atrás, Lalpekhlua atribuyó su fluida evolución desde las categorías inferiores al exseleccionador Bob Houghton. "Es un gran entrenador", declaró sobre el inglés que estuvo al frente de India desde 2006 a 2011. "Él y su segundo, Colin Toal, dirigían a la sub-19 y progresé mucho con ellos. Houghton enseguida me convocó con la absoluta y me hizo jugar en los clasificatorios para el Campeonato de la SAFF así como en otras competiciones internacionales. Yo entonces era muy joven y mejoré muchísimo bajo su batuta".

Figura paterna Otra persona que ha dejado una profunda huella en Lalpekhlua es su propio padre, que en su día fue toda una figura del equipo de su ciudad natal, el Mizoram. Su historia es muy conocida en India, puesto que el hijo debutó con el club pocos meses después de que su progenitor colgara las botas.

"Si he llegado donde estoy hoy es enteramente gracias al apoyo de mi familia. Ellos me animaron a seguir adelante cuando decidí dedicarme al fútbol. Y me apoyaron a pesar de mis altibajos. Otros jóvenes no tienen la suerte de contar con el respaldo de su familia, pero yo tengo a la mía al completo de mi lado".

India abordará su primer torneo de la FIFA dentro de apenas 15 meses, y nuestro protagonista espera mucho de la selección juvenil. "Mi consejo es que sigan trabajando duro y soñando. Un jugador joven puede poseer talento y potencial, pero aún así hay que emplearse a fondo. Además, el camino es accidentado y tienes que estar preparado para afrontar los contratiempos".