Los equipos derrotados lucharán por su orgullo

22 ago. 2010

Aunque no consiguieron puntuar durante la fase de grupos de los Torneos Olímpicos Juveniles de Fútbol, las cuatro selecciones derrotadas de las pruebas masculina y femenina —Vanuatu, Zimbabue, Papúa Nueva Guinea y Trinidad y Tobago— afrontan el choque por el quinto puesto del lunes con la intención de dejar su pabellón bien alto.

Las muchachas trinitenses se miden a las papúes en el primer encuentro de la jornada, con el objetivo de reivindicar su condición de anfitrionas de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA que se celebrará el mes que viene, mientras que el otro partido enfrenta a los chicos de Vanuatu y Zimbabue, dispuestos también a defender su orgullo.

El partido de la jornada Vanuatu-Zimbabue, Estadio Jalan Besar, lunes 23 de agosto, 20:45 (hora local)

Vanuatu, a las órdenes del ex defensor internacional Etienne Mermer, ha demostrado ser en general un conjunto bien organizado en la retaguardia. En su primer choque, frente a una selección boliviana que dispuso de numerosas ocasiones, tan sólo recibió dos goles, y contra Haití llegó a ir ganando por un tanto, si bien bajó la guardia en los últimos compases y los caribeños perforaron dos veces su meta en el espacio de tres minutos. Sin embargo, la finalización sigue siendo un problema para el combinado oceánico, que ha pagado cara su incapacidad de resolver ante el arco rival.

Lo mismo puede decirse de Zimbabue, que dominó el segundo periodo de su primer compromiso, ante Singapur, aunque desperdició demasiadas ocasiones, y acabó perdiendo 3-1. A continuación exhibió su creatividad ante Montenegro, pero careció de sangre fría en el remate, y sucumbió por 2-1. “Nuestros jugadores deben ser más resolutivos cuando lleguen las oportunidades de marcar”, ha declarado el seleccionador Dumaza Dube a FIFA.com. “Tienen que mantener la concentración en todo momento, tanto en defensa como en ataque, para ganar el último partido”.

La previa Papúa Nueva Guinea-Trinidad y Tobago, Estadio Jalan Besar, lunes 23 de agosto, 18:00 (hora local)

Papúa Nueva Guinea, físicamente una de las selecciones de menor estatura de la competición, acude a esta última cita con el propósito de demostrar que el tamaño no lo es todo. Y para ello quiere repetir el fantástico trabajo de equipo que realizó en su debut, cuando estuvo a punto de empatar ante Irán. El equipo entrenado por Michael Robinson cuenta con seis jugadoras del conjunto sub-17, y confía en que su experiencia sirva para poner en aprietos al adversario.

Su homólogo trinitense, Marlon Charles, no opina lo mismo. Después de sufrir dos estrechas derrotas ante Chile y Guinea Ecuatorial, ha instado a sus pupilas a jugar con aplomo y confianza. “En la fase de grupos jugamos contra las finalistas del torneo, y si nuestras futbolistas hubiesen mantenido la calma los resultados podrían haber sido distintos”, ha explicado a FIFA.com. “Espero que hayan aprendido a controlar su juego, ahora queremos despedirnos con una victoria”.

Números que hablan4: Vanuatu y Trinidad y Tobago son los equipos con menos goles en contra de los que participan en las eliminatorias por el quinto puesto.

¿Sabías que…? Papúa Nueva Guinea, uno de los países pioneros en el fútbol femenino de su región, participó en la competición preliminar de la zona oceánica para la Copa Mundial Femenina de la FIFA China 1991, edición inaugural del certamen.

La frase “El torneo tiene una gran significación para nuestros muchachos. Han adquirido experiencia y se han curtido. Ya saben cómo se gana un partido, y también han aprendido a aceptar la derrota”. Dumaza Dube, seleccionador de Zimbabue.