Rakhmatov: "Uzbekistán ha aprendido las lecciones de su debut mundialista"

6 sept 2021
  • Uzbekistán se estrenó en una Copa Mundial de Futsal en Colombia 2016

  • Dilshod Rakhmatov marcó 4 tantos para ayudar a su país a lograr el billete

  • El veterano jugador aspira a un histórico pase a octavos en Lituania 2021

El uzbeco Dilshod Rakhmatov afronta la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Lituania 2021™ con un objetivo claro: hacer que su país se sienta orgulloso. Se trata solamente de la segunda participación de Uzbekistán en la máxima competición mundialista, pero el jugador del Dalian Yuan Dynasty chino tiene muchas esperanzas de firmar una campaña memorable.

"Estoy contento por tener esta oportunidad de exhibir nuestros progresos y defender el honor de nuestro país", afirma el jugador de31 años a FIFA.com. "Venimos a representar a Uzbekistán, y siento que estoy en el apogeo de mi carrera".

Rakhmatov y compañía hicieron su debut en un Mundial de fútbol sala en Colombia 2016, pero su falta de experiencia internacional quedó patente y no lograron superar la fase de grupos, donde sumaron un solo punto en un 3-3 contra el país anfitrión. Cinco años después, no obstante, siente que Uzbekistán está bien posicionada para dar alguna que otra sorpresa en un grupo donde también figuran Rusia, Egipto y Guatemala.

"Nuestro objetivo inicial es salir airosos de este grupo", continúa. "Cometimos errores en nuestra primera Copa Mundial de Futsal, y las lecciones ya están aprendidas".

"Nunca hemos jugado contra Guatemala y no estamos familiarizados con ese rival. En cuanto a las otras dos selecciones, hemos tenido varias experiencias con Rusia y conocemos su juego. Egipto tampoco es desconocida para nosotros, porque nos enfrentamos a ellos en un reciente campeonato internacional en Tailandia (con victoria por 4-0)", recuerda.  

um97pwplcifnrvbqsscr.jpg

Aquella primera clasificación…

Uzbekistán nunca ha tenido una trayectoria fluida en los clasificatorios mundialistas. Desde que se incorporó a la AFC, no ha dejado de participar en la Copa Asiática de Fútbol Sala, actualmente de periodicidad bienal, y que cada cuatro años también es clasificatoria para la Copa Mundial de Futsal. Sí que logró quedar entre las tres primeras en 5 ocasiones de 1999 a 2014, pero su mundo parecía derrumbarse siempre que llegaba la hora de la verdad: en los años en que estaban en juego los billetes mundialistas.

El salto de calidad no se produjo hasta que Uzbekistán albergó en 2016 la fase final del campeonato continental. En el trascendental cruce de cuartos de final, venció a Irak por 3-0 (con un doblete de Rakhmatov) para plantarse en semifinales y, de ese modo, rubricar su presencia en la fase final mundialista. "2016 fue el mejor año de mi carrera”, resalta Rakhmatov, cuya selección quedó subcampeona en ese certamen. “Había ganado otros trofeos con mi club y mi país antes, pero sacar adelante esa campaña clasificatoria y acceder a un primer Mundial fue más importante".

"Jugábamos en casa y teníamos a todo el estadio apoyándonos. Y sabíamos que también había muchos aficionados viéndonos por televisión. Peleamos duro y nos clasificamos. Fueron escenas inolvidables. Incluso hoy, todavía recuerdo los goles que marqué contra Irak. Es un grato recuerdo que valoraré toda mi vida", señala.

"[La clasificación para Colombia 2016] fue muy importante para nuestro país. La selección de fútbol sala de Uzbekistán se creó en 1996, pero fracasábamos en los clasificatorios mundialistas una y otra vez. [En 2016] por fin pudimos dejar todo eso atrás y hacer historia", añade Rakhmatov.

MEDELLIN, COLOMBIA - SEPTEMBER 16: Andre (L) of Portugal fights for the ball with Dilshod Rakhmatov of Uzbekistan during the FIFA Futsal World Cup Group A match between Portugal and Uzbekistan at Coliseo Ivan de Bedout stadium on September 16, 2016 in Medellin, Colombia. (Photo by Alex Caparros - FIFA/FIFA via Getty Images)

Contra viento y marea

Al prepararse para Lituania 2021, Uzbekistán –a las órdenes de su nuevo seleccionador Bakhodir Ahmedov– soportó una serie de dificultades provocadas por la pandemia de la COVID-19.

"Nos complicó la vida", reflexiona Rakhmatov. "El año pasado, durante el confinamiento, no podíamos salir de casa, así que tuvimos que hacer todos nuestros entrenamientos allí. Intentamos, por todos los medios que podíamos imaginar, mantener la forma física. Y gracias a Dios, las cosas están mejorando. Ahora podemos entrenar y jugar fuera".

Se acordaron una serie de amistosos en los meses previos a la cita mundialista, en los que Uzbekistán afinó su forma con un triunfo y un empate contra Venezuela, o con un contundente 10-0 a Mozambique. Cabe destacar que también jugó dos veces contra la vigente campeona mundial, Argentina, y en ambas ocasiones solamente cayó derrotada por la mínima.

"Hemos adquirido buenas experiencias de cara al Mundial", subraya. "Tenemos una plantilla renovada con un montón de jóvenes, y el seleccionador Ahmedov está instándolos a jugar bien. La química en el seno del equipo es muy buena. Estamos listos para pelear".