Matías Lucuix: "En este Mundial me volví a encontrar conmigo mismo"

25 sept. 2021
  • Lucuix tuvo que dejar el futsal como jugador tras una grave lesión en el Mundial de 2012

  • Gracias a Diego Giustozzi volvió a este deporte como ayudante en la campeona en 2016

  • Ahora como entrenador principal busca reeditar el título logrado hace cinco años

"Son momentos únicos que no sabes si vas a repetir, trato de aprovecharlos al 100% porque igual el día de mañana no vuelves a estar en este lugar”, cuenta Matías Lucuix a FIFA.com Podría ser la expresión de cualquiera que esté disputando la cita de Lituania 2021 con la ambición de darlo todo por llegar lo más lejos posible. Pero en su caso hay mucho más detrás.

Hay que remontarse a noviembre del 2012 cuando el 'Mati' era la gran realidad de una Argentina que todavía no sabía lo que era disputar la final de una Copa Mundial. Espigado ala y estrella asentada en la liga española, estaba llamado a entrar en la historia como una de las principales estrellas del futsal, pero el infortunio se presentó ante él

Jugando con la Albiceleste ante Australia en aquella Copa Mundial de Tailandia, un lance del partido acabó en una grave lesión que tras años de pelea y recaídas le obligó a dejar el futsal, a odiarlo. Pero años después, una llamada de Diego Giustozzi para contar con él como entrenador ayudante lo cambió todo. Aceptó y se reconcilió con el futsal por la puerta grande. Lograba como técnico asistente de Argentina el Mundial de 2016, un título que aquella lesión le obligó a no poder pelearlo como jugador.

Ahora ha dado un paso más. Es el primer entrenador de la Argentina campeona defensora del título en Lituania. Antes de medirse con la RFU en lo que será la reedición de la final de 2016, FIFA.com habló con Matías Lucuix de qué espera en este cuarto de final, sus recuerdos y su reconciliación con el futsal.

Football - FIFA Futsal World Cup Brazil 2008 - Argentina v Russia - Second Round Group F - The Maracanazinho, Rio de Janeiro - 14/10/08.Actionshot, Matias LUCUIX - Argentina in action against Dmitry PRUDNIKOV - Russia.Mandatory Credit: Action Images / Matthew Childs

FIFA.com: ¿Es tu debut en una Copa Mundial de la FIFA como entrenador diferente al que fue como jugador?

Matías Lucuix: Soy joven y en mi corta carrera como entrenador es hermoso poder disfrutar del día a día teniendo esta linda responsabilidad al frente de Argentina. Claramente como jugador se tiene otra perspectiva y otro rol, pero desde dentro se disfruta un poco más. Tuve la posibilidad de vivirlo de las dos maneras y tengo claro que soy un privilegiado por eso y lo tengo que aprovechar.

¿Cómo es el Matías Lucuix entrenador?

Trato de ser lo que soy como persona y lo que fui como jugador: transparente, cercano al jugador y siempre con mi idea y filosofía de juego. Quiero que mi equipo tenga la impronta de lo que busco y quiero. Es difícil porque estoy con jugadores que durante el año trabajan de una manera diferente y es complicado tratar de encontrar esa dinámica en unas pocas semanas de preparación. Aun así, se ve el reflejo de lo que yo quiero, una selección dinámica, protagonista y que sabe qué hacer con la pelota y cuando no la tiene.

Hablas de que eres joven, y es que eres uno o dos años mayor que una parte importante de tus jugadores. ¿Te apoyas en su opinión como veteranos?

Soy joven, pero tengo la experiencia de haber estado en torneos importantes, juveniles y absolutos, y creo que más allá de la experiencia que te dan los años, yo soy un poco más de las vivencias. Me aferro un poco a eso.

Está claro que hay jugadores con los que fui compañero dentro en la selección, aunque hoy en día estoy en otro lugar. Soy yo el que decido y la última palabra la tomo yo, aunque trato de ser cercano, apoyarme en ellos y escucharlos, que sean participes. Al final son jugadores y ven otra realidad a lo que nosotros vemos desde fuera con nuestra pizarra y nuestras ideas.

Tras ganar a Paraguay hablabas de que ante la RFU no tendréis la presión que ellos tienen por ganar el Mundial, aunque puede ser el último para buena parte de tu plantel como para ellos. ¿Puede jugar el manejo de esta presión un factor diferencial?

La RFU es muy competitiva, de las mejores del mundo, aunque siempre le faltó ese paso complicado de ganar un gran torneo. Tienen experiencia y nosotros también. Nosotros tuvimos la posibilidad de salir campeones del mundo, y cuando ya creíamos que habíamos tocado techo, en las Eliminatorias para este Mundial en Brasil ganamos a la actual Brasil para salir campeones. Vivimos de esto, nos gusta…Tenemos hambre, compromiso y un punto de valentía. ¡No nos conformamos!

¿Qué diferencias hay entre la RFU y la Argentina de 2016 y las actuales?

En la RFU la estructura es la misma, son equipos muy compactos y en defensa y en ataque son similares, tratan de llevar la iniciativa del juego. Se asemejan, pero el tiempo cambia. Todos tenemos cinco años más.

En Argentina hay muchos jugadores que ya fueron campeones del mundo y hay nuevos que están dando sus primeros pasos haciendo un gran Mundial. Pero hay diferencias, cambiamos los entrenadores y cambiaron los jugadores en estos cinco años. Trato de seguir y mejorar la línea de trabajo que había con Diego [Giustozzi]. El conformismo no te lleva a seguir siendo una selección competitiva y la idea es ser protagonista para tener la posibilidad de seguir ganando torneos.

Me hablas de Diego Giustozzi, una gran influencia para ti…

Sería muy poco objetivo si hablo de Diego por el cariño y la relación que tenemos. Es un amigo y un maestro. Tuve la posibilidad de estar mucho tiempo a su lado, de adquirir muchísimo conocimiento y le estoy muy agradecido.

Tuvo un papel importante para que dieras el salto a Europa, ¿cómo fue esa historia?

Sí, estábamos juntos en la selección argentina y en un torneo panamericano en Brasil me comentó la posibilidad de ir a hacer una prueba a España, a Caja Segovia. Era joven y tenía la ilusión de jugar en la mejor liga del mundo, pero también esos miedos y dudas de dejar a mi familia, mi país, mis amigos y de cómo iba a estar…

Él y Miguel Rodrigo me convencieron para dar ese pasito adelante. Hicieron realidad mi sueño de ser profesional, me hicieron llegar a lugares que nunca habría imaginado y les doy las gracias. Son dos amigos de la vida, de los que te da el deporte y les agradezco que me formaran también como persona.

¿Ha hecho este Mundial que te reconcilies con el futsal tras verte obligado a retirarte por lesión?

Cuando pasas momentos malos en el deporte, como los míos con la lesión que me obligó a retirarme, te sientes dolido. Te preguntas ‘¿por qué a mí?’, no encuentras explicación… Pero en este Mundial me volví a encontrar conmigo mismo, sentí esa necesidad de estar en esos lugares en los que había estado tanto tiempo, en los que me había sentido tan feliz. Hoy en día soy pleno, soy un agradecido por lo que me da este deporte, los momentos que me hace vivir y la linda responsabilidad de estar representando a tu país. Voy a estar agradecido toda mi vida.

Cuando Diego Giustozzi te llamó para ofrecerte el puesto de seleccionador ayudante, ¿te costó dar el salto después de aquel duro momento?

Sí, porque es difícil. Una cosa es ser jugador y otra ser entrenador y tener que compactar todos esos pensamientos que tienes y plasmarlos en un equipo. Hoy en día sigo teniendo la necesidad de replantearte muchas cosas, ver si mis ideas funcionan o hay que plantear otras. No siempre es fácil poner en práctica tu identidad porque tienes que adaptarte a los jugadores. Es un reto difícil, pero disfruto en el día a día y en los partidos. Son momentos únicos que no sabes si los vas a repetir, no sabes si en el día de mañana vamos a volver a estar en este lugar, por eso trato de aprovechar todo al 100%.

La lesión te hizo ver que de un día para otro todo puede cambiar y hay que disfrutar el momento…

Claramente. Uno aprende de luchar, de tener ese esfuerzo y compromiso por conseguir algo y no acomodarte. Si somos capaces de reflexionar ante cada problema, está claro que algo bueno te va a dejar. Después de tanto sufrimiento con la lesión ahora trato de disfrutar de este lugar, aprovechar estar dirigiendo a la selección y estar en un Mundial con 35 años. Espero poder tener bastantes más en mi vida.

¿Sentís cerca el apoyo de toda Argentina?

Es continuo, somos ejemplo para muchos chicos allí. Nos ven, nos escriben y nos dan aliento. En nuestro país lo necesitamos ya que el futsal es una disciplina que está en desarrollo, que fue a más tras las Copa del Mundo y que hoy en día lo volvemos a vivir. Pensamos en nuestras familias, nuestro país y en todos esos chicos que juegan al futsal y que sueñan con esto o en los jugadores que darían lo que fueran por estar hoy en nuestro lugar. Tenemos que ser un ejemplo dentro y fuera de la cancha.

VILNIUS, LITHUANIA - SEPTEMBER 17: Players of Argentina pose for a photo prior to the FIFA Futsal World Cup 2021 group F match between Argentina and Serbia at Vilnius Arena on September 17, 2021 in Vilnius, Lithuania. (Photo by Alex Caparros - FIFA/FIFA via Getty Images)