Los superhéroes de verde

6 feb. 2021
  • Palmeiras se mide con Tigres en semifinales del Mundial de Clubes

  • Recordamos algunos de los mejores planteles del equipo brasileño

  • Ademir, Edmundo, Rivaldo y Marcos, grandes protagonistas

“Creo que ha sido increíble, pero queremos hacer que sea histórica”, declaró Gabriel Menino a FIFA.com acerca de la temporada de 2020 del Palmeiras poco antes de la final de la Copa Libertadores. “Quiero pasar a la historia de este club. Cuando estoy en la sede del club, miro las fotos de las leyendas que han hecho historia en el Palmeiras y pienso: ‘Quiero ver mi foto ahí”.

En la víspera de que O Verdão pelee por alcanzar la gloria en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA™, nos fijamos en cinco de los legendarios planteles cuyas fotografías blasonan las paredes de la sede albiverde.

O Verdão alcanza la gloria mundial

Año: 1951

  • El superhéroe: Liminha

  • Los héroes: Fábio Crippa, Waldemar Fiume, Canhotinho, Jair Rosa Pinto, Rodrigues.

  • El entrenador: Ventura Cambón

Algunas de las voces más cualificadas del mundo del fútbol, entre ellos Jules Rimet, Ottorino Barassi y Stanley Rous, llevaban años soñando y debatiendo la posibilidad de celebrar un campeonato mundial de clubes, y acabaría concretándose en 1951, en Brasil, país que acababa de organizar la Copa Mundial de la FIFA™.

Se trataba de una competición de ocho equipos en la que participaron algunos de los pesos pesados de Europa, el potente Nacional uruguayo y dos clubes brasileños, Vasco da Gama y Palmeiras, clasificados en calidad de campeones de los torneos de Río de Janeiro y São Paulo.

Partían con ventaja en los pronósticos Juventus, dotado de un ataque excepcional, con Karl Aage Hansen, Karl Aage Praest, John Hansen y Giampiero Boniperti, y Vasco, que tenía ocho integrantes de la selección brasileña que había viajado al Mundial el año anterior. Ambos refrendaron su condición de favoritos en la fase de grupos, donde los cariocas golearon 5-1 a Sporting de Lisboa y Austria de Viena y el cuadro turinés arrolló por 4-0 al Palmeiras.

No obstante, los paulistas tenían otros planes y, sobreponiéndose a las lesiones que lastraban su once, vencieron a Vasco por un tanteo global de 2-1 en los 180 minutos de la semifinal y sorprendieron a la Juve ganándole 1-0 en el duelo de ida de la final. Río de Janeiro era una ciudad abarrotada el día del choque por el título y llegó a anunciarse que 10.000 italianos habían llenado sus hoteles, convencidos de que su equipo saldría vencedor.

Aun así, Liminha, jugador de 21 años que había empezado el torneo como reserva, ayudó en la creación del gol del primer empate de los suyos y marcó en el tramo final del encuentro la diana del 2-2 que les dio el trofeo ante los más de 100.000 espectadores presentes en el Maracaná.

La Academia de Fútbol

Años: 1960-73

  • El superhéroe: Ademir da Guia

  • Los héroes: Julinho, Djalma Santos, Djalma Dias, Dudu, César Maluco, Luís Pereira, Emerson Leão, Leivinha.

  • Principales entrenadores: Filpo Núñez, Aymoré Moreira, Mário Travaglini, Osvaldo Brandão

A pesar de la presencia del Santos de Pelé y de otros fantásticos equipos, el Palmeiras asombró al ganar nada menos que seis títulos brasileños durante este idílico periodo, además de alcanzar dos finales de la Copa Libertadores. Y en algo notablemente poco común, todo su plantel —además de su entrenador, personal de apoyo y los fisioterapeutas y masajistas del equipo— representó a Brasil en un partido saldado con victoria por 3-0 ante Uruguay en 1965.

Ademir da Guia, O Divino, es indiscutiblemente el jugador más grande de la historia de O Verdão y uno de los mejores que haya dado nunca Brasil, mientras que la “Academia de Fútbol” está considerado uno de los equipos más destacados de todos los tiempos de Sudamérica.

“La gente se extasió con el Barcelona de Guardiola. Nosotros lo logramos décadas antes. Conservábamos el balón durante cuatro o cinco minutos. Cada toque era impecable, cada pase perfecto. Fascinábamos incluso a los hinchas contrarios”, dijo Dudú.

Un doblete doble

  • Años: 1993-94

  • Los superhéroes: Edmundo, Rivaldo

  • Los héroes: Cléber, Roberto Carlos, César Sampaio, Flávio Conceição, Mazinho, Zinho, Edílson, Evair

  • El entrenador: Vanderlei Luxemburgo

A principios del año 1993, el Palmeiras llevaba 17 sin ganar el título estatal y 20 sin el brasileño. Esa sequía terminó mediante una asombrosa victoria por 4-0, con Zinho como gran estrella, sobre su acérrimo adversario, el Corinthians, ante 105.000 espectadores en el Morumbi. Después de alzar así el Paulistão, las asistencias de Roberto Carlos y el brillo de Edmundo lo catapultaron a la conquista del Brasileirão.

O Verdão revalidó cómodamente su título regional antes de fichar en agosto de 1994 a Rivaldo, que formó un tándem devastador con Edmundo. Con el concurso de ambos, el Palmeiras ganó sin complicaciones la temporada regular y vencería luego al Corinthians en la final del Brasileirão.

“Jugar contra Edmundo era como empezar con un 1-0 en contra. Pero Edmundo y Rivaldo juntos hacían que uno sintiese pena por el rival”, afirmó Cléber.

Emoción a raudales

  • Año: 1996

  • Los superhéroes: Djalminha, Rivaldo

  • Los héroes: Velloso, Cléber, Cafu, Flávio Conceição, Müller, Luizão.

  • El entrenador: Vanderlei Luxemburgo

Aunque varios de los astros de los triunfos de 1993 y 1994 se habían ido, al frente del equipo estaba de nuevo “Luxa”, quien armaría uno de los conjuntos más fascinantes que se hayan visto en el deporte rey.

Y en enero hubo un anticipo muy claro de ello. El Borussia Dortmund era el vigente campeón de la Bundesliga, iba camino de revalidar su título y no tardaría en proclamarse campeón de Europa cuando viajó a Brasil para disputar la Copa Euro-América, certamen organizado conjuntamente por la CONMEBOL y la UEFA. Las bazas de Ottmar Hitzfeld para conseguir el trofeo eran los campeones de Italia 1990 Stefan Reuter, Andreas Moeller y Karl-Heinz Riedle, así como Stéphane Chapuisat y el ganador del Balón de Oro de aquel año, Matthias Sammer.

Sin embargo, lo que ocurrió fue que el cuadro germano quedó anulado por un impresionante despliegue de regates, paredes y pases entre líneas que parecían más propios de un videojuego. Cafu, quien hace poco confesó a FIFA.com que se pregunta cómo habría sido su carrera de haber seguido siendo centrocampista ofensivo, deslumbró en esa demarcación, mientras que Rivaldo firmó una tripleta en la inapelable victoria por 6-1 de los suyos.

Con Djalminha, uno de los talentos más embriagadores que haya dado Brasil, Rivaldo y Müller pulverizando a los adversarios, el Palmeiras materializó la increíble cifra de 102 goles en 30 partidos —de los que ganaría 27— rumbo a la conquista del título del Paulistão, registró 21 triunfos consecutivos y fue subcampeón de la Copa do Brasil. Anotó la pasmosa media de 3,06 tantos por encuentro durante los seis meses anteriores al traspaso de Rivaldo al Deportivo de La Coruña.

“Hay pocos equipos en la historia del fútbol que hayan causado tanto pánico a los adversarios como aquel Palmeiras”, dijo Cafu.

La paciencia de un santo

  • Año: 1999

  • El superhéroe: Marcos

  • Los héroes: Júnior Baiano, Francisco Arce, César Sampaio, Zinho, Alex, Paulo Nunes.

  • El entrenador: Luiz Felipe Scolari

Marcos fichó por el Palmeiras en 1992 y esperó su oportunidad. Esperó y esperó. Y haciendo oídos sordos a los consejos de todo el mundo, rechazó repetidas ofertas para marcharse y optó por ser segundo de Velloso, una leyenda del club.

Finalmente, en 1999, una lesión de este hizo que a Marcos le llegase al fin su ocasión. A los pocos meses, ya había sido canonizado como “San Marcos”.

El arquero nacido en la localidad de Oriente desplegó un juego extraordinario en la eliminatoria a doble partido de cuartos de final de la Copa Libertadores frente al Corinthians, y se erigió en héroe de la tanda de penales.

Seguiría en la misma línea en semifinales, frente a un River Plate que tenía a gente de la talla de Marcelo Gallardo, Javier Saviola y Juan Pablo Ángel, y su contribución fue decisiva para que el Palmeiras superase al Deportivo Cali en los penales de la final.

Los lanzamientos de falta y la inventiva de Arce, los goles de Júnior Baiano — máximo anotador del equipo con cinco dianas, a pesar de ser central— y el juego hilvanado por Alex, de 21 años, también resultaron vitales, pero no cabe ninguna duda de que la primera conquista del título continental de O Verdão se debió fundamentalmente a Marcos.

“Felipão” y “San Marcos” volverían a asociarse para conducir a Brasil a la gloria en Corea/Japón 2002 y el arquero acabaría pasando casi dos décadas en el único club de su carrera.

“Lo único que no hizo Marcos en aquella campaña fue conseguir que lloviese”, supo decir Luiz Felipe Scolari.