Zheng y los secretos del Guangzhou

15 dic 2015

“¿Cuál es nuestro objetivo contra el Barcelona en la semifinal? ¡Ganar! ¡Nada que no sea ganar!”, afirmó un desafiante Luiz Felipe Scolari en la conferencia de prensa posterior al vibrante triunfo del Guangzhou Evergrande sobre el Club América.

Ahora, una vez dejado atrás el partido del domingo en Osaka, Scolari y su cuerpo técnico se centran en la estrategia para frenar a los campeones de Europa y de la liga española, que únicamente han perdido seis encuentros en 2015. FIFA.com ha hablado con el capitán del Guangzhou Evergrande, Zheng Zhi, para preguntarle cómo tenían previsto contrarrestar el juego de futbolistas de la calidad de Lionel Messi y Luis Suárez.

“Tenemos que centrarnos en la defensa e intentar no recibir ningún gol evitable”, explica. “Pero que podamos mantenerlos a raya va a depender de nuestras capacidades y de nuestro desempeño”.

“En nuestra última participación en el Mundial de Clubes, en 2013, jugamos contra el Bayern de Múnich y perdimos 3-0. Nos alegra volver a jugar ahora contra el campeón de Europa. Para nosotros representa una gran oportunidad de medir nuestros progresos y también de adquirir más experiencia ante rivales complicados”.

El jugador, de 35 años, admite que la perspectiva de cruzarse con el Barcelona en Yokohama les aportó muchísima motivación adicional a él y a sus compañeros cuando se vieron en una situación desfavorable en cuartos de final.

Deseo feroz y recompensa A diez minutos de la conclusión de su eliminatoria contra el Club América, el equipo chino perdía 1-0 y todo apuntaba a que tendría que conformarse con jugar el encuentro por el quinto puesto, pero protagonizó una remontada vibrante y acabó imponiéndose por 2-1 en el último minuto del tiempo añadido.

“Contra el América nos esforzamos tanto porque teníamos muchísimas ganas de ganar y conseguir la oportunidad de jugar ante el Barcelona”, dice sonriendo.

“Era nuestro objetivo antes de venir a Japón. Queríamos jugar contra el mejor equipo del mundo. Y ahora, aquí estamos, hay que aprovechar la oportunidad y disfrutar del partido. Ganar el primero nos ha dado confianza, esperemos que eso represente una base de cara a este próximo encuentro. Vamos a darlo todo como equipo y ojalá podamos responder a las expectativas”.

Zheng tuvo una actuación brillante como capitán en la campaña en la que el Guangzhou se hizo con su primer título de la Liga de Campeones de la AFC hace dos años, y sus prestaciones le valieron ser elegido mejor futbolista del año de la AFC.

El centrocampista, que ha competido también en la Premier League, ha conducido este año a sus compañeros a la conquista del doblete nacional y continental, y considera que el plantel tiene sobrados motivos para estar orgulloso de lo logrado: “Jugar el Mundial de Clubes es la recompensa a las actuaciones que nos permitieron ganar la Liga de Campeones de la AFC”.

“Estamos disputando el Mundial de Clubes en representación de Asia, eso demuestra que somos los mejores del continente. También es un reconocimiento a nuestra calidad futbolística. Ahora queremos demostrar de lo que somos capaces ante todo el mundo”.