Regreso doloroso para Iwata

10 dic 2015

Disputar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2015 en Japón, su país, contra el Sanfrecce Hiroshima, vigente campeón de la liga nipona, y ante la atenta mirada de los numerosos amigos y familiares que acudieron al Estadio Internacional de Yokohama, podría haber sido la historia de un regreso soñado para Takuya Iwata, lateral izquierdo del Auckland City FC. Sin embargo, la vuelta a casa acabó convirtiéndose en una auténtica pesadilla para este futbolista de 32 años que defiende los colores del conjunto neozelandés desde 2012.

El Auckland City, que el año pasado se convirtió en el equipo revelación del certamen al adjudicarse el tercer puesto de Marruecos 2014, cayó derrotado por 2-0 y fracasó así en su intento de alcanzar los cuartos de final. Para colmo de males, Iwata sufrió en el tramo final del encuentro una aparatosa brecha en la cara como resultado de una desafortunada acción en la que un rival le golpeó accidentalmente con la rodilla. El zaguero tuvo que ser atendido por las asistencias y, tras unos minutos, se reincorporó al terreno de juego con un llamativo vendaje y un ojo hinchado para disputar los instantes finales del duelo, aunque no pudo hacer nada por evitar la derrota de su equipo.

Al término del encuentro, Iwata se mostró abatido ante los micrófonos de FIFA.com. “Estoy muy triste. Queríamos ganar como fuese, pero hoy no he hecho un buen partido. Anduve escaso de concentración, sobre todo en ataque. Nos faltó dar el último pase”, declaró.

El dorsal número tres del Auckland afrontaba el encuentro con grandes expectativas. “Llegaba muy motivado, sobre todo por el hecho de haberme ganado la titularidad de cara al certamen”, explicó un Iwata que contó con el respaldo de su gente durante los noventa minutos. “Cerca de 400 personas, entre familiares, amigos y excompañeros de equipo, estuvieron hoy en el estadio para apoyarme. Uno de mis amigos se vino desde Australia incluso. Todos me dieron ánimos antes del partido y me dijeron que lo disfrutase. Durante el duelo pude oír sus gritos de aliento, que me ayudaron mucho”, desveló.

Palabras de apoyo y alientoSin duda, las palabras de elogio que su entrenador Ramón Tribulietx le dedicó tras el partido también le habrán venido muy bien a Iwata. “No creo que sus seguidoras estén demasiado contentas después del golpe que se ha llevado en la cara. La tiene hinchada como una pelota”, declaró el técnico español del Auckland. “En cualquier caso, el hecho de que Takuya haya querido seguir jugando muestra el tipo de carácter que tiene. Para él, lo peor del partido ha sido la derrota. Es un gran tipo”, añadió.

Pese a todo, el simpático futbolista japonés no tardó en recuperar la sonrisa cuando le preguntaron por la lesión. “Tampoco es para tanto, son gajes del oficio”, aseguró Iwata, que prefiere mirar hacia delante. “Para mí, disputar el Mundial de Clubes es un sueño hecho realidad. Hace unos años nunca me hubiera imaginado que participaría en una competición de semejante categoría, y esta ha sido mi cuarta edición ya. Me siento muy orgulloso de ello”, añadió.

Una vez que la aventura de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA ha concluido para el Auckland City, a Iwata y sus compañeros les toca volver a la realidad del día a día. El campeón de Oceanía es un equipo semiprofesional, así que los jugadores compaginan el fútbol con sus trabajos en otros ámbitos. “Trabajar todo el día antes de ir a entrenar resulta agotador”, explica el zaguero nipón. “Ha sido fantástico poder centrarnos exclusivamente en el fútbol aquí en Japón y tener la oportunidad de preparar el certamen como si fuésemos un equipo profesional. Me emplearé al máximo para poder disputar el Mundial de Clubes el año que viene de nuevo”, promete. Esperemos que, si acaba regresando a su país natal con el Auckland City para participar en la edición de 2016, Iwata tenga una experiencia menos dolorosa que la de este año.