Camp. Mundial de Clubes de la FIFA Copa Toyota Japon 2005™
11 de diciembre - 18 de diciembre

Camp. Mundial de Clubes de la FIFA Copa Toyota Japon 2005™

Camp. Mundial de Clubes de la FIFA Copa Toyota Japon 2005™

Posición final del torneo

Acerca de

Emoción intensa en Yokohama

  • Sao Paulo se impuso contra pronóstico en la final al Liverpool

  • Compitieron por primera vez los campeones de las 6 confederaciones

  • El arquero Rogério Ceni, Balón de oro del torneo

Se había anunciado como el torneo del que saldría el campeón de los campeones. Los vencedores de las seis confederaciones se dieron cita en Japón para luchar por el título de mejor club del planeta. Y el Campeonato Mundial de Clubes de la FIFA Copa TOYOTA Japón 2005 estuvo a la altura de lo esperado, demostrando ser una competición en gran medida equilibrada y un deleite para los espectadores.

Cuando sonó el pitido final, el São Paulo dejó claro que la escuela sudamericana sigue teniendo la misma cintura de siempre, encajando repetidos golpes antes de salir victorioso de su enfrentamiento con el representante europeo, el poderoso Liverpool, al que venció 1-0.

Un tanto de Mineiro en el minuto 27 bastó para dar el título a los brasileños en un atractivo encuentro jugado ante casi 67.000 hinchas en el Estadio Internacional de Yokohama. Pese a todo, el conjunto adiestrado por Paulo Autuori tuvo que batirse con bravura, ya que el Liverpool no cejó en ningún momento en su intento de conquistar el único trofeo que falta en su brillante palmarés.

El equipo inglés, fortalecido por figuras extranjeras y con los españoles Fernando Morientes y Luis García como puntas de lanza, se estrelló una y otra vez frente a un guardameta, Rogério Ceni, inspirador para un club del que el público japonés guarda gratos recuerdos.

hl72w4n2znjawxdy6ydn.jpg

De vuelta en territorio neutral, en Japón, los seis campeones continentales disputaban el nuevo torneo. Los campeones de África, Asia, Oceanía y Norteamérica, Centroamérica y el Caribe se enfrentaron de inmediato en cuartos de final.

El primer choque fue un clásico árabe entre el Al Ahly egipcio y el Al Ittihad saudí. Los africanos, entrenados por el portugués Manuel José, acudían tras 55 partidos sin conocer la derrota, pero fueron los dobles campeones asiáticos, con el avezado técnico rumano Anghel Iordanescu al frente, quienes asestaron el golpe de gracia al aprovechar su capitán, Mohamed Noor, un fallo del portero en una noche extremadamente fría en Tokio.

La otra eliminatoria de cuartos de final, que tuvo como escenario el magnífico estadio de la ciudad de Toyota, se perfilaba como un duelo menos equilibrado: el Deportivo Saprissa costarricense, con 23 títulos nacionales en su haber, contra el Sydney FC, de apenas un año de vida.

Pero el equipo australiano, entrenado por el antiguo extremo de la selección alemana Pierre Littbarski, y en el que militaban el legendario japonés Kazu Miura y Dwight Yorke, estrella de Trinidad y Tobago y antiguo ídolo del Manchester United, vendió cara su piel. Un meritorio tanto de Christian Bolaños al principio de la segunda parte acabó dirimiendo la contienda.

a5pggcppc8j3gjubo24p.jpg

La hora de los pesos pesados

Se había hablado y escrito mucho de los mortíferos lanzamientos a balón parado del guardameta del São Paulo, Rogério Ceni, antes de la semifinal contra el Al Ittihad. Y el experimentado jugador materializó un tanto que acabaría dando el triunfo a su equipo en un partido mucho más reñido de lo que habían osado esperar los brasileños.

El veterano delantero Amoroso, que en su momento protagonizó el fichaje más caro del mundo, adelantó al club paulista, pero Noor no tardó en empatar. Amoroso y Ceni, desde el punto penal, marcaron poco después del descanso, aunque los saudíes se negaron a rendirse, y un remate de cabeza de Hamad al Montashari, mejor jugador asiático del año, hizo sudar hasta el último minuto a Autuori y sus muchachos.

El Liverpool había llegado unos días antes, y no mostró síntomas de verse afectado por el desfase horario cuando superó sin problemas al Saprissa en la otra semifinal. En el único partido del torneo que no tuvo color, los ingleses se mostraron intratables, y dos goles de Peter Crouch, que abrió y cerró el casillero, más un exquisito disparo de Steven Gerrard, les otorgaron la victoria.

erfi3boaogggh0wn2zrs.jpg

El Sydney, de forma hasta cierto punto sorprendente, obtuvo el quinto puesto gracias a sendas dianas de Yorke y David Carney, que neutralizaron la de Emad Motab para un decepcionante Al Ahly.

Por otra parte, un contundente lanzamiento de falta con la zurda de Ronald Gómez en el último suspiro sirvió al Saprissa para llevarse el bronce tras una enredada lucha con el impresionante Al Ittihad. Mohamed Kallon y Joseph-Desiré Job habían adelantado a los asiáticos tras el tempranero gol de Álvaro Saborio, pero este último igualó desde el punto penal a falta de cinco minutos.

Sin embargo, el principal acontecimiento fue, tal y como habían vaticinado muchos, el partido entre Sudamérica y Europa. Se jugó ante miles de hinchas que abarrotaron el campo de Yokohama y que proporcionaron un gran apoyo a ambos equipos.

En la Copa Toyota y su predecesora, la Copa Intercontinental, los clubes sudamericanos tenían una ligera ventaja en los enfrentamientos directos, pero, con más días para aclimatarse y una increíble racha de once encuentros sin recibir goles, los campeones de Europa de Rafa Benítez partían como favoritos en la final.

Afortunadamente, la continua popularidad del fútbol gira en torno a su carácter imprevisible, algo muy alentador en este torneo. A pesar de ser acorralados durante largos períodos de tiempo por el conjunto de Anfield y sus estrellas, el São Paulo, Brasil y Sudamérica dieron la vuelta a los pronósticos y conquistaron un nuevo éxito.

iwuyisb8sleixqirunl5.jpg

Premios individuales

Rogério Ceni, capitán, guardameta y, sí, goleador, se ha labrado una fama considerable en su país gracias a sus lanzamientos a balón parado con la diestra. En la semifinal se convirtió en el primer portero en inscribir su nombre en el marcador del torneo, pero fueron sus manos, su elasticidad corporal y su imperturbable carácter lo que le valieron el Balón de Oro adidas y el premio TOYOTA. Quizás la guinda a sus muchas paradas fuese la realizada justo después del descanso en la final, cuando se estiró a la izquierda para rechazar un potentísimo tiro de falta de Gerrard desde 25 metros.

El capitán del Liverpool, cuyo gol en la semifinal posiblemente fuese el más destacado, exhibió un juego sensacional en todo momento, llevando a su equipo hacia arriba y ganando el Balón de Plata adidas. El tercer premio, el Balón de Bronce adidas, fue para el centrocampista costarricense Bolaños, poseedor de una mentalidad idónea para los grandes partidos, una habilidad técnica y un olfato de gol que pueden dar de qué hablar en la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006.

Clasificación definitiva

  1. Sao Paolo

  2. Liverpool

  3. Deportivo Saprissa

  4. Al Ittihad

  5. Al Ahly

  6. Sydney FC

Estadios

  • Estadio Internacional de Yokohama

  • Estadio Nacional de Tokio

Número de goles:

  • 19 (un promedio de 2,7 por partido)

Máximos goleadores:

  • Peter Crouch, 2 goles

  • Amoroso, 2 goles

  • Álvaro Saborío, 2 goles

Premios:

  • Balón de Oro adidas: Rogério Ceni (Sao Paolo)

  • Balón de Plata adidas: Steven Gerrad (Liverpool)

  • Balón de Bronce adidas: Christian Bolaños (Deportivo Saprissa)

Premio Fair Play de la FIFA: Liverpool

PARTIDOS

Noticias del torneo

erfi3boaogggh0wn2zrs.jpg

FIFA Club World Championship Toyota Cup Japan 2005

La otra vez del Liverpool en el Mundial de Clubes

16 dic. 2019

FC Sao Paulo of Brazil pulled off a narrow 1-0 victory over Liverpool FC to win the FIFA Club World Championship 2005, prompting scenes of unrestrained joy from the South Americans at the final whistle.

FIFA Club World Cup Qatar 2019™

Japón 2005: Sao Paulo 1-0 Liverpool  

6 dic. 2012