Japón hace historia

Se arrojaron al suelo, se abrazaron y lo celebraron por todo lo alto: los integrantes de la selección japonesa de fútbol playa no cabían en sí de gozo tras derrotar por 5-2 a Senegal en semifinales de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rusia 2021™.

Es la primera vez que los Samurai Blue se meten en una final mundialista. Hasta ahora, su mejor resultado en la competición había sido el cuarto puesto que habían logrado en dos ocasiones (2005 y 2019).

“Es increíble y no hay palabras para describirlo”, exclamó Takuya Akaguma con una enorme sonrisa en el rostro ante los micrófonos de FIFA.com. “Vinimos a Rusia con ganas de hacer un buen Mundial, pero no esperábamos llegar tan lejos”, añadió el atacante, que anotó tres goles frente al combinado senegalés.

A sus 30 años, el internacional nipón, que suma ya ocho tantos en la cita rusa, se coloca con opciones de conquistar la Bota de Oro de adidas. Solo los suizos Dejan Stankovic (10 goles) y Glenn Hodel (9) superan a Akaguma en la tabla de máximos goleadores.

“Me da absolutamente igual”, replicó el japonés. “Lo único que importa ahora es la final”, sentenció.

MOSCOW, RUSSIA - AUGUST 28: Ibrahima Balde of Senegal battles for possession with Ozu Moreira of Japan  during the FIFA Beach Soccer World Cup 2021 Semi Final match between Japan and Senegal at Luzhniki Beach Soccer Stadium on August 28, 2021 in Moscow, Russia. (Photo by Octavio Passos - FIFA/FIFA via Getty Images)

En el partido por el título, Japón se verá las caras con la anfitriona RFU, que se impuso a Suiza en un emocionante duelo que tuvo que decidirse en los lanzamientos desde el punto penal.

“Tenemos algo de lo que resarcirnos. En la fase de grupos jugamos nuestro peor partido precisamente frente a Rusia (7-1). Nosotros ya estábamos clasificados y Rusia necesitaba la victoria a toda costa. No fue un buen día para nosotros”, recordó.

Como no podía ser de otro modo, el único gol japonés en aquel duelo frente a la anfitriona en la última jornada de la fase de grupos lo marcó Akaguma. Los caminos de los ahora finalistas también se cruzaron en Paraguay 2019, donde rusos y japoneses se enfrentaron en el partido por el tercer puesto, con victoria para la escuadra europea por un ajustado 5-4.

“Claro que me acuerdo de aquel encuentro. Nosotros queríamos ganar nuestra primera medalla a toda costa, pero no pudo ser. Esta vez ya nos hemos asegurado un metal, pero ahora falta saber si será oro o plata”, afirmó.

Sin embargo, los Samurai Blue sí se llevaron a casa un trofeo dorado en la cita mundialista de hace dos años. Y es que Ozu Moreira, toda una leyenda ya del fútbol playa japonés, fue nombrado mejor jugador de aquel certamen.

En 2021, el capitán Ozu sigue siendo uno de los integrantes más importantes del combinado nipón, aunque ahora ocupa una posición un tanto diferente.

“Ozu es un baluarte defensivo para nosotros. Dirige al equipo desde atrás y nos da indicaciones sobre cómo jugar o cómo posicionarnos sobre el campo. Lógicamente, necesita un poco más de descanso por momentos, pero eso no impide que continúe siendo una pieza fundamental para nuestra selección”, explicó.

Y es que la contribución de Ozu volverá a resultar muy necesaria el domingo por la tarde cuando el silbatazo inicial suene por última vez en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2021™.

¿Y quién se llevará al final el gato al agua, la anfitriona RFU o la sorprendente Japón? “Nos dejaremos la piel sobre el campo, y, si al final no basta con eso, nos volveremos a casa orgullosos y con la cabeza bien alta, porque ya hemos hecho historia”, concluyó.