El Messi del fútbol playa comanda a una Suiza imparable

  • Suiza se mete a lo grande en las semifinales de Rusia 2021™ 

  • Goleada más abultada del certamen

  • Noel Ott, pieza clave del combinado helvético 

Las entrevistas posteriores a los partidos de Suiza en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2021 que se está disputando en Moscú pueden suponer todo un reto, al menos para los sudorosos jugadores que responden a las preguntas de los periodistas inmediatamente después del silbatazo final.

Durante los diálogos, una palmadita amistosa en la espalda, un abrazo sorpresivo o un cruce de miradas con un compañero arranca a veces una sonrisa a los futbolistas. 

La actitud desenfadada de la que hacen gala los helvéticos se refleja también sobre la arena del estadio Luzhniki de fútbol playa. No en vano, el combinado suizo se metió en semifinales con una suficiencia insospechada al imponerse a Uruguay por 10-1, el tanteo más abultado de la presente edición mundialista hasta la fecha.

“No tengo ni idea de lo que ha pasado hoy”, declara Noel Ott ante los micrófonos de FIFA.com. “En los últimos partidos nos había tocado ir por detrás en el marcador, así que fue positivo vernos por delante en este encuentro para variar. En todo caso, el resultado del partido no deja de resultar sorprendente”, añade.

Ott, el Messi del fútbol playa

Ott, que comparte capitanía con Dejan Stankovic, el máximo goleador del certamen hasta la fecha, es una de las grandes estrellas de la selección suiza. Si se introduce las palabras ‘Noel Ott’ en algún motor de búsqueda de internet se comprobará que en los resultados no tarda en aparecer el nombre de uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos: Lionel Messi. Y es que son muchos los que se refieren a Ott como el Messi del fútbol playa.

“Mucha gente me compara con él”, reconoce Ott, “porque gambeteo entre los rivales como un remolino. En 2014 y 2015 jugué en la sección de fútbol playa del FC Barcelona, así que la comparación viene de esa época y corrió a cargo de la afición. Los dos somos más bien bajitos, marcamos muchos goles y destacamos por nuestras habilidades técnicas. Además, yo también llevo el 10 en la selección. Sea como fuere, obviamente, no me veo al mismo nivel que él. Messi es uno de los mejores, por no decir el mejor jugador de todos los tiempos. La verdad es que constituye un gran honor que te comparen con alguien así”.

Justo en ese momento de la entrevista, el internacional suizo Philipp Borer se suma a la conversación y pone los ojos en blanco mientras ríe: “¿Otra vez la comparación con Messi? Sí, Noel es nuestro Lionel, pero mejor hablemos de fútbol playa”.

MOSCOW, RUSSIA - AUGUST 26: Noel Ott of Switzerland battles for possession with Nicolas Bella of Uruguay during the FIFA Beach Soccer World Cup 2021 Quarter-final match between Switzerland and Uruguay at Luzhniki Beach Soccer Stadium on August 26, 2021 in Moscow, Russia. (Photo by Octavio Passos - FIFA/FIFA via Getty Images)

Un diez como jugador y como persona

Volvamos a lo importante, pues: Suiza está ya en semifinales y se cruzará con la anfitriona Rusia en la penúltima ronda. Ott, que ahora se agarra del brazo de Borer, recibe con entusiasmo esa posibilidad. “Sería sin duda un momento cumbre. Ya tuvimos uno con la victoria frente a Brasil, pero jugar contra la anfitriona siempre resulta especial. Lo que está claro es que en el estadio reinaría un ambiente muy distinto. No tenemos nada que perder y la presión le corresponde a Rusia, lo cual podría suponer una ventaja para nosotros”, reflexiona.

En el verano de 2020, la vida de Ott era muy diferente. Una lesión de rodilla lo dejó fuera de juego durante meses. Así, no fue hasta la primavera boreal cuando el internacional suizo de 27 años volvió a vestirse de corto. “Un éxito como el de Rusia resultaba impensable hace un año, pero en la preparación del certamen me fui sintiendo cada vez mejor y poco a poco fui recuperando mi mejor nivel. Estoy encantado”, explica.

Su seleccionador Angelo Schirinzi, con quien Ott lleva casi diez años trabajando, sabe lo mucho que vale nuestro protagonista. “Es fantástico, como jugador y como persona. Faltan superlativos para describirlo”, sentencia. El también capitán Stankovic no podría estar más de acuerdo. “Tiene esa facilidad con la pelota que le permite deshacerse de los rivales. Nunca pierde de vista a los compañeros y sabe tomar la decisión correcta en función del momento, ya sea para intentar una acción individual o para pasarla atrás”, elogia.

MOSCOW, RUSSIA - AUGUST 26: Players of Switzerland celebrate their side's victory after the FIFA Beach Soccer World Cup 2021 Quarter-final match between Switzerland and Uruguay at Luzhniki Beach Soccer Stadium on August 26, 2021 in Moscow, Russia. (Photo by Octavio Passos - FIFA/FIFA via Getty Images)

En la línea de 2009

Para Suiza, meterse en semifinales es su mejor resultado desde 2009, cuando se proclamó subcampeona del mundo. Desde entonces, el combinado helvético alcanzó los cuartos de final en tres ocasiones (2015, 2017 y 2019) y cayó una vez en la fase de grupos (2011). Ott disputó su primera cita mundialista en Portugal 2015 con 21 años y conquistó la Bota de Bronce de adidas que le distinguió como el tercer máximo goleador de aquel certamen.

En cuanto a la comparación con Messi, el internacional suizo todavía tiene que ponerse al día para igualar las tres Copas Mundiales de Clubes de la FIFA y la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA que ostenta el argentino. “No hay problema, me basta con ser campeón del mundo el domingo”, concluye Ott entre risas mientras se encamina hacia los vestuarios junto con Borer.

MOSCOW, RUSSIA - AUGUST 26: Philipp Borer of Switzerland celebrates with team mates after scoring their side's second goal during the FIFA Beach Soccer World Cup 2021 Quarter-final match between Switzerland and Uruguay at Luzhniki Beach Soccer Stadium on August 26, 2021 in Moscow, Russia. (Photo by Octavio Passos - FIFA/FIFA via Getty Images)