Al Araimi, entre progresos y disgustos

  • Omán fue la primera selección eliminada de Rusia 2021

  • Aun así, los Rojos salvaron el honor venciendo a Senegal

  • Al Araimi: “Queríamos irnos con una sonrisa”

“Es sencillo, se ha respetado la ley del deporte. Hoy ha ganado el mejor equipo. Pero ojo, no es un equipo cualquiera, Omán es una referencia del beach soccer”. Esas fueron las palabras de Ninou Diatta, jugador de Senegal, tras la derrota de los Leones de la Teranga frente al cuadro asiático (3-2) en la última jornada del Grupo D de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rusia 2021. 

A pesar de este revés, Diatta y los suyos participarán en la segunda ronda, gracias a los triunfos conseguidos en sus dos primeros compromisos. Omán dice adiós al certamen cayendo por tercera vez en la fase de liguilla. Y, como en las ocasiones anteriores, se lleva una victoria a modo de consolación.

MOSCOW, RUSSIA - AUGUST 24: Khalid Al Oraimi of Oman takes a shot on goal during the FIFA Beach Soccer World Cup 2021 group D match between Oman and Senegal at Luzhniki Beach Soccer Stadium on August 24, 2021 in Moscow, Russia. (Photo by Octavio Passos - FIFA/FIFA via Getty Images)

Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rusia 2021™

Jugadas destacadas | Omán 3-2 Senegal

23 ago 2021

Progreso a pesar del disgusto

“Claro que nos habría gustado hacerlo mejor en este torneo, pero al menos queríamos irnos con una sonrisa”, explica Yahya Al Araimi, con un rostro que sí transmitía alegría, en declaraciones a FIFA.com. “No era para nada seguro, porque Senegal ya había exhibido sus cualidades en sus dos primeros partidos, al ganar a Uruguay y Portugal. También siento alivio, porque hemos podido mostrar de qué éramos capaces, aunque esta victoria llegue algo tarde”. Omán, única selección que tuvo que decir oficialmente adiós a la prueba ya antes de la última jornada de la fase de grupos, sin duda no ha obtenido la recompensa que merecía el espectáculo brindado por sus jugadores en Rusia. Aun así, su juego decididamente orientado al ataque no logró subsanar las lagunas defensivas del equipo. “Aunque el resultado haya sido el mismo, tengo la sensación de que progresamos, y de que no se ha acabado aquí, ¡porque en Omán está a punto de ponerse en marcha la liga! Seguro que servirá para que la disciplina avance. Me da la impresión de que los rivales nos temen cada vez más. También hay que decir que nuestra presencia en el Mundial es más regular”, continúa el dorsal número 4, que ha participado en todas las campañas mundialistas de su país.

La voz de la experiencia

Además Al Araimi, de 35 años, ha sido el jugador de mayor edad del joven combinado omaní. Su experiencia mundialista y su condición de veterano le han conferido una nueva función, la que antes desempeñaba Hani Al-Dhabit. “En cierto modo hago de hermano mayor en este plantel. Procuro compartir lo que sé y dar consejos cuando puedo. Si ha servido para ayudar algo, mejor”, señala Al Araimi.

Y puede estar tranquilo a ese respecto: su aportación en la arena ha sido evidente. El gol que situó a los suyos por delante ante los Leones, de auténtico depredador de la cancha, es el mejor ejemplo de ello. Todo apunta pues a que seguiremos viendo al pívot omaní competir al más alto nivel durante algunos años más. “Puede decirse que nací en la playa, en Al Mussanah. El beach soccer es mi pasión desde muy pequeño y nunca me he cansado de ella”, confiesa, antes de concluir: “¡Así que espero regresar pronto! Si pudiese disputar Mundiales toda la vida, ¡lo haría!”. El de Omán no es un adiós, sino un hasta luego. ¿Nos vemos entonces dentro de dos años?